'El edificio de UGT en Guadalajara se demolerá y el nuevo se acabará en 2012'

David Pinillos (Guadalajara, 2 de octubre de 1971). Secretario Provincial de UGT Guadalajara.

Ayer, fue su cumpleaños y lo celebra junto a los tres meses (desde el 27 de junio) al frente del sindicato que, en estos momentos, tiene más afiliados en la provincia. Tiene la garganta cascada, pero eso no le impide responder todas las preguntas sobre huelga general, Avicu, CCOO... Aborda casi todo de frente y, entre caramelo y caramelo para aclarar la voz, va explicando el camino que afronta ahora UGT.

P: ¿Es cómoda su nueva silla?
R: Mmmm… Es cómoda. Es todo lo cómoda que puede ser en estos momentos con las circunstancias que hay alrededor. En cualquier caso, siempre he pensado que este no es un lugar para tener una silla cómoda, sino para estar a pie de calle en lugar de en la silla.

P: ¿Cómo se afrontan las riendas de un sindicato mayoritario después de un mandato largo como fue el de Hilario Escobar?
R: El mandato de Hilario Escobar es largo en cuanto a la trayectoria en el sindicato, en la Unión no tanto. Hilario fue secretario de la FSP antes de serlo de la Unión, que es similar, pero no idéntico. En todo caso, al final la maquinaria es siempre la misma, el trabajo por hacer es muy similar y, ahora, estamos viendo que no han cambiado prácticamente las cosas no sólo respecto al mandato de Hilario, sino desde principios del siglo XX, con la lucha de clases al orden del día. Uno lo afronta consciente de que la situación es complicada, con ilusión y con ganas de trabajar.

P: Es curioso que diga ‘lucha de clases’ en un momento en que parece que ya hay sólo ‘clase media’. ¿Sigue habiendo esa lucha?
R: Creo que sí. No se puede olvidar cuando hay señores que se llevan cantidades indecentes de dinero y otros que no tienen para cubrir las necesidades más básicas. Entre 3 millones de euros y los 420 que podrán cobrar algunos hay una diferencia abismal.

P: ¿Qué tal ha sido la acogida?

R: Intensa, han sido sólo tres meses, pero me parecen más. Además, agosto ha dejado de ser un mes inhábil y septiembre también. Y estamos en una época congresual en UGT, pendientes del inicio de proyecto de obra del edificio, el tema de las aulas que esperemos que a fin de año estén abiertas en la calle la Mina… En fin, infinidad de cosas que hacen que uno se tenga que aclimatar sí o sí.

P: ¿Cómo serán estas aulas?

R: Son las mismas que han estado funcionando en Azuqueca muchos años, pero trasladadas a Guadalajara. Su oferta variará un poco en función de las necesidades o sugerencias del SEPECAM y las Federaciones.

P: ¿Por qué el cambio?
R: Porque se entiende que en Azuqueca lo necesario es la información, en cambio, en Guadalajara es más obvio el tener las aulas, cuando todo el centro neurálgico de UGT en la provincia está aquí. La dispersión hace el trabajo más complicado entre el que gestiona y quien lo lleva a cabo. La decisión se tomó antes de llegar yo, pero es lógica y coherente. Tanto la nueva ejecutiva como las federaciones estamos de acuerdo en que en Azuqueca se pueden dar cursos pidiendo cesión de aulas a un centro de educación, pero lo que sí han demandado es un punto de información de UGT, asesoría jurídica, atención al inmigrante… entendemos que son más interesantes que las aulas.

P: Hablando de afiliados, ¿en época de crisis, aumenta el número de afiliados?
R: En época de crisis, hay a quien le gusta jugar con el miedo. El miedo es libre. Igual que a veces influye a que alguien se afilie por miedo a no tener cobertura jurídica al quedarse en la calle. Pero también ocurre al revés: Afiliarse, ser delegado sindical en una empresa, te hace estar en el filo de la navaja y empezar a ser persona non grata para los empresarios.

En abril de 2009, había 8.261 afiliados. Somos algo poco usual en esta región, porque en el resto de provincias CCOO es quien ostenta mayor número de afiliados.

P: Pero, ¿Han expedido más carnés?
R: Creo que de un tiempo a esta parte, hay una tendencia sostenida de crecimiento, tanto en la época del pleno empleo (aunque fuera empleo precario) como ahora. No hay datos suficientes como para decir que se ha producido un aumento significativo. Lo que está claro es que hay que ganárselo en la calle.

P: ¿Ahora tenéis más afiliados que el resto de sindicatos en la provincia, verdad?
R: En cuanto al número de delegados sindicales y afiliados, sí. Somos algo poco usual en esta región, porque en el resto de provincias CCOO es quien ostenta mayor número de afiliados.

P: ¿Podría decirme cuántos afiliados tiene UGT?
R. No me sé el dato exacto. (Se levanta y va a buscarlo). En abril de 2009, había 8.261 afiliados. En 2005, el número era 6.704; en 2006, 7.414; en 2007, 7.591; el año pasado, 8.203. Como ve, el crecimiento ha sido sostenido en los últimos años, creo que la tendencia se mantendrá este año. Es algo que hay que trabajarse día a día y concienciando a la gente de que es más fácil actuar de forma conjunta que individualizada. A pesar de que, la cultura que llega desde el otro lado del Atlántico, nos hace ser más insolidarios y más individualistas.

P: ¿Es fácil entre tantas federaciones (son 11) llegar a acuerdos?
R: Estamos hablando de una Unión de federaciones y uniones. Cada una tiene su propio ámbito de actuación, a nosotros nos toca tratar de cohesionar todo y apoyar a aquellas que lo soliciten.

P: Lo que parece que va como la seda es su relación con su homólogo en CCOO…
R: No hace mucho lo hablaba con José Mª Rey, también es atípico ese aspecto respecto al resto de la región, donde no parece que tengan tanto feeling. Viene desde antes de nosotros en los cargos: Hilario y Torralba se llevaban bien; Hilario y Campano se llevaban bien… Creo que no hay porqué llevarse mal. Está claro que hay momentos determinados donde cada uno tiene su forma de actuar, sus bazas sobre la mesa, intereses particulares, en las elecciones sindicales cada uno trata de conseguir el mayor número de delegados.

Pero pensando fríamente, está claro que la única forma de hacer músculo sindical es creando apoyo entre los sindicatos de clase. Podemos dar la batalla por pedida si no. Es lo que se ha defendido siempre desde los dos sindicatos, la unidad de acción. Además, coincide que los dos secretarios provinciales no es que lo defendamos porque toque, sino por convicción personal.

El 7 de octubre habrá manifestaciones en todas las capitales de provincia, en Guadalajara, será en la Plaza de Santo Domingo a las 19.00 horas. Este será el primer paso, supongo que le seguirán otros. ¿Huelga general? No creo que sea necesario [...] los daños colaterales afectarían al Gobierno.

P: Sé que es difícil, pero, ¿podría hacer una radiografía de la situación laboral en Guadalajara?
R: Complicado y con los datos de septiembre más complicada. Convergen varios aspectos. Por un lado, algo que beneficiaba a Guadalajara, como el aumento de población, gente que trabajaba fuera y vivía en la provincia, ahora se está volviendo un poco en contra porque se están perdiendo empleos fuera de la provincia de esos residentes y a la hora de tramitar el desempleo, se están apuntando aquí. Con lo que sube más el índice de desempleo.

En cualquier caso, siempre dijimos que cuando había pleno empleo, era precario: mucha logística, sector servicios… Hay un desmoronamiento económico porque hay un sistema económico que se desmorona, pero se nos ha olvidado porque la fuerza mediática la tiene la patronal y otros sectores del poder.

En España, hay que añadir el impulso que había por el ladrillo. En Guadalajara, los condicionantes de empleo precario. Lo negativo es que éste es el primero que desaparece en tiempos de crisis. ¿Lo positivo? Que es el primero en volver en cuanto hay una pequeña recuperación, siempre y cuando no se haga de forma sumergida que es otro de los problemas que hay ahora.

Otro problema es la deslocalización de empresas. Lo que parecía empleo, se va desvaneciendo a través de EREs, mala gestión empresarial… Y el problema añadido es el posicionamiento estratégico de la patronal a la hora de paralizar convenios, cláusulas de revisión salarial…

P: En la provincia, se están destruyendo empresas (cierran negocios a diario), lo que conlleva pérdida de empleos. ¿Prevén qué sector será el más vulnerable en los próximos meses?
R: Es el sector servicios, lo vemos mes a mes, porque es el núcleo donde más contratación había y donde antes se resiente. Después, la construcción. También, ha habido daños colaterales en el caso de los autónomos, que no es el típico autónomo de familia con negocios, sino oficios relacionados con la construcción, que estaba dado de alta, pero facturaba a la empresa para la que trabajaba.

Un año después parece que nadie se acuerda de Lehman Brothers, ni de los 8.000 millones inyectados en los bancos que no han revertido ni en la pequeña ni mediana empresa. Ahora, tenemos sobre la mesa que va a subir el IVA que incidirá directamente en el bolsillo de los más débiles.

P: La crisis está demostrando que no se puede basar toda la economía en logística y construcción. ¿Qué modelo se podría plantear en Guadalajara?
R: Entiendo, y no quiero ser muy repetitivo, lo repetiremos el día 7 en la Jornada Mundial por el trabajo decente; que hay que cambiar el aspecto productivo, no sólo en Guadalajara, en todo el país. En el caso de Guadalajara, el desarrollo sostenible es una de las bazas, porque tenemos una provincia muy peculiar, pero con mucha riqueza. Es una de las líneas por las que habría que apostar. Hay gente con intención de hacerlo en esa línea. Está claro que ahora, la situación no es la mejor, pero el I+D+i, apostar por afincar puestos de trabajo en toda la geografía provincial, que ahora está muy concentrada en el Corredor del Henares.
Hay mucha riqueza en la provincia que ahora está desaprovechada.

P: En UGT, ¿Han detectado pérdida en los derechos laborales de los trabajadores que aún tienen empleo?

R: Una cosa conlleva a la otra, es la práctica del miedo de la que hablábamos antes. A veces, pensamos que individualmente, uno puede conseguir más cosas y, al final, ves que te han tomado el pelo. Se juega con el ‘mira que si te vas a la calle, lo tendrás complicado para encontrar trabajo’, etc y ahí llega el recorte, que además, se ha estado manteniendo en las mesas de negociación. Cuando el máximo exponente de la patronal pone sobre la mesa los recortes, los demás hablan de lo mismo.

P: Hablando de convenios, el día 7 de octubre, el sector del metal ha convocado huelga porque no se llega a acuerdos con la patronal respecto al convenio ya firmado. El diálogo es difícil, ¿qué se pone: la máscara de la diplomacia o la de Shrek?
R: La diplomacia no hay que perderla nunca, pero no por ser muy diplomático hay que perder el derecho al pataleo. Esto no funciona por determinados intereses y posiciones estratégicas. Hay un poder económico enfrentado al poder político que está jugando sus bazas para ostentar el poder político también en las próximas elecciones y estamos perdiendo el norte de que se llegue a la situación porque el modelo económico y político, el Neoliberal, hace crack a nivel mundial. Y parece que es el que luego está saliendo de rositas, porque los paganos son los más débiles. Un año después parece que nadie se acuerda de Lehman Brothers, ni de los 8.000 millones inyectados en los bancos que no han revertido ni en la pequeña ni mediana empresa. Ahora, tenemos sobre la mesa que va a subir el IVA que incidirá directamente en el bolsillo de los más débiles y, ante eso, los sindicatos estamos obligados a salir a la calle para que los empresarios abandonen las pretensiones de reducir gastos, salarios, eliminar empleos y recortar condiciones laborales.

El Plan de Choque son sólo contratos de seis meses, pero para alguien que ya no recibe ni subsidios… Es verdad que no reúne las condiciones más dignas, pero da cobertura a sectores que pasaban condiciones extremas.

P: ¿Cree que la situación es lo suficiente grave como para convocar una huelga general?
R: De momento, el 7 de octubre, sale a la calle el sector del metal, pero coincide con manifestaciones globales. Habrá manifestaciones en todas las capitales de provincia, en Guadalajara, será en la Plaza de Santo Domingo a las 19.00 horas. Este será el primer paso, supongo que le seguirán otros. ¿Huelga general? No creo que sea necesario esto, tanto como reivindicar quiénes son los culpables. (Piensa) Tanto en un caso como otro, los daños colaterales afectarían al Gobierno, hay que dejar claro que parte de la culpa de la situación en que estamos la tienen quienes son abanderados de reducir costes reduciendo empleos y salarios, es decir, los empresarios.

Huelga general contra los empresarios, es lo que se está valorando en los sindicatos a nivel confederal. Habrá que seguir trabajando, pensando y no sé en qué acabará sin en una concentración masiva en la capital de España o en una huelga general…

P: Parece que los sindicatos se están ablandando. En otras ocasiones, sí han salido a la calle.

R: Los sindicatos han salido a la calle en huelga general contra el Gobierno cuando el culpable de determinadas actuaciones ha sido el Gobierno. Es decir, se salió contra ‘el Decretazo’ de Aznar, contra el gobierno socialista de González y determinadas políticas de ese Gobierno. Ahora, entendemos que no se dan las condiciones para salir a la calle contra el Gobierno, sí contra los empresarios. Todos somos conscientes de quien controla los medios, los sindicatos no controlan ningún medio de comunicación, sí el partido de la oposición, y sí esas fuentes de control económico. Los sindicatos no podemos entrar en ese juego, tenemos que mantenernos firmes en nuestra postura, pero ser coherentes a la hora de señalar quien es el culpable de las situaciones creadas.

No se dan las condiciones para salir a la calle contra el Gobierno, sí contra los empresarios. [...] Aunque no estamos de acuerdo con las medidas del Gobierno. Se tendría que hablar de la SICAF, de gravar más ostensiblemente las rentas apabullantes que hay en el país, de la reducción progresiva de los 400 euros, de otros planteamientos distintos que se han puesto sobre la mesa

P: ¿Quiere esto decir que está UGT de acuerdo con las medidas económicas planteadas por el Gobierno de España?
R: No, porque entendemos que se tendría que haber hablado de la SICAF, se tendría que haber hablado de gravar más ostensiblemente las rentas apabullantes que hay en el país, se tendría que haber hablado de la reducción progresiva de los 400 euros, de otros planteamientos distintos que se han puesto sobre la mesa. Es un melón que se acaba de abrir y presupuestariamente, hay parte que negociar y es el Gobierno quien decidirá si busca pactos hacia la izquierda o hacia la derecha y, en consecuencia, los sindicatos actuaremos.

P: ¿Y con las medidas dispuestas por el Gobierno regional?

R: Si hay que comparar unas con otras, entendemos que el Plan de Choque es una medida que no es sustitutiva de los 400 euros, pero sí más acorde con determinada pretensiones, en todo caso, está ofertando una formación añadida. Persiguen lo que reivindicamos los sindicatos dar cobertura a las personas que lo están pasando peor. Hay líneas de cohesión entre el Gobierno regional y UGT, aunque ha habido discrepancias, como con Geacam, que es empresa pública. Se trata de reclamar cuando alguien tiene culpa, no de pedir peras al olmo.

P: ¿No le parecen más parches que medidas, es decir, sólo seis meses de trabajo y luego…?
R: Depende del cristal con que se mire. El Plan de Choque son sólo contratos de seis meses, pero para alguien que ya no recibe ni subsidios… Es verdad que no reúne las condiciones más dignas, pero da cobertura a sectores que pasaban condiciones extremas. Y estos contratos, les permiten volver a cobrar subsidio. Además, reciben formación. Habrá que ver cómo revierte a la hora de que esa persona vuelva al mercado de trabajo.

Además, una vez que se ha trabajado para la administración, estos trabajos computan en un proceso selectivo. Lo ideal habría sido que se hubiera equiparado el convenio a los salarios, pero también es cierto, que los Ayuntamientos están haciendo un esfuerzo a pesar de las dificultades económicas que están padeciendo. Por otra parte, se materializa este trabajo en servicio para la comunidad.

P: Sí, mejorar el servicio al ciudadano es positivo, pero ¿Cuántos empleados puede tener el Estado? ¿Cuánto dinero necesita para pagar todos esos sueldos?
R: Menos que con los servicios externalizados, porque en el segundo caso, hay un intermediario, y obviamente, si la gestión es directa de la Administración el gasto debería ser menor que si hay un intermediario, porque no conozco a ninguno que trabaje por amor al arte.

P: También, es importante el papel del SEPECAM. ¿Cómo calificaría su respuesta a la crisis? Hay personas que llevan más de una año apuntadas al paro y que no han recibido ni una oferta de trabajo, tampoco hay cursos…
R: (Piensa) Hay que tener en cuenta el margen de maniobrabilidad y el desbordamiento de trabajo que tienen. Están los servicios casi colapsados, sólo tramitar todo el trabajo… Se está trabajando para gestionar el cobrar los 420 euros, y con los Ayuntamientos tramitar el credencial del Plan para poder trabajar. Aunque es cierto que, con credenciales expedidas, hay gente que no está acudiendo a los Consistorios para reclamar sus puestos.

La cultura latina es la del pícaro. Sigue habiendo gente que prefiere la economía sumergida. ¿Cómo actuar? El lunes nos reuniremos ambos sindicatos con la inspección de trabajo y ver cómo se puede atajar. Esto es como quien se enorgullece de tener un amigo que ha estafado a Hacienda. Hay que pensar que quien estafa al sistema público de pensiones, a Hacienda, te está estafando a ti también.

P: Unos no reclaman esos puestos y otros, están dispuestos a trabajar sin contrato ni seguridad social. Este verano los inspectores se han puesto las botas poniendo multas a este tipo de trabajadores, sobre todo en el sector servicios. ¿Por qué cree que están dispuestos a trabajar en estas condiciones?
R: Estamos en España. La cultura latina es la del pícaro. Sigue habiendo gente que no quiere los puestos del Plan de Choque, y prefiere realizar trabajos en la economía sumergida. ¿Cómo actuar en todo esto? El lunes nos reuniremos para hablar sobre el asunto y que ambos sindicatos se reúnan con la inspección de trabajo y ver cómo se puede atajar esta economía, que es muy difícil. Esto es como quien se enorgullece de tener un amigo que ha estafado a Hacienda. Hay que pensar que quien estafa al sistema público de pensiones, a Hacienda, te está estafando a ti también. El sistema se mantiene con aportación solidaria de todos.

P: ¿Cómo cree que afecta al mercado laboral este tipo de práctica?

R: Es complicadísimo. Los impuestos tienen que existir, es una aportación solidaria para mantener el sistema, claro que, quienes más tienen deben aportar más. Pero si vamos dejando de ser solidarios el sistema deja de sostenerse. Hay que luchar contra ello, pero es complicado. A veces, la patronal juega a esto. Vemos que se negocia de forma individual con trabajadores en medio de EREs para contratarlos después, como el caso de Infinity System. Es difícil acusar al vecino de que está haciendo una chapuza y no paga. Es una cuestión de educación y conciencia social.

P: ¿Con tanto ERE, se han desgastado más las escaleras de la sede de UGT?

R: Ha habido mucha gente y situaciones muy dramáticas. Se han visto situaciones de EREs negociados donde la situación era coyuntural, otros que han despedido sin más… Lo peligroso es que siendo tan fácil poner sobre la mesa 45 días por año…

P: ¿45? No es lo habitual…
R: Es el máximo que se puede conseguir. Hay empresas que lo han puesto sobre la mesa, que no han llegado al ERE, sino al despido de toda la plantilla. Además, se pide flexibilizar el despido. Aunque digan que no, el despido libre existe. Se juega a no ofertarte a ningún día por año. Esta mañana he visto un hombre con cuatro partes de baja y le han dicho que no vuelva al trabajo. Son situaciones habituales. Y a pesar de eso, se pide más flexibilidad a la hora de despedir. Así, el siguiente paso es que en cualquier momento, te puedan decir: a la calle.

Hay personas que tienen que cambiar el chip porque no les queda más remedio, porque se han encontrado en la puñetera calle después de llevar veintitantos años trabajando en un sitio. Como ha pasado en Avicu, donde se han visto casos dramáticos

P ¿Cuál es el perfil de la persona que acude al sindicato?
R: Tenemos de todo. Hay empresas de distintos sectores en los EREs y también, despido puro y duro, como en el caso del inmigrante; o la parte dolorosa de personas que llevan más de 20 años en una empresa y la sienten suya y se encuentran en la calle. Cuando llegué a este puesto, me preguntaron sobre cambiar el chip. Y es verdad que lo cambias: cambias el lugar de trabajo, los horarios, las responsabilidades… pero lo haces porque quieres. Ahora bien, estas personas tienen que cambiar el chip porque no les queda más remedio, porque se han encontrado en la puñetera calle después de llevar veintitantos años trabajando en un sitio. Como ha pasado en Avicu, donde se han visto casos dramáticos.

Tratamos de agilizar los pasos hasta que cobrasen de Fogasa. Ahí, sería importante que la Administración agilizara los procesos judiciales. Chocamos con la voluntad y carga de trabajo de los jueces. Pero hay que agilizarlo para que personas que llevan meses sin cobrar, puedan cobrar de Fogasa. Me gustaría ser optimista pensando que lo más duro ya ha pasado, básicamente porque ya no hay empresas en la provincia con el volumen de trabajadores de Avicu. Lo triste es que no queda tanto núcleo industrial que deslocalizar como para que ocurran situaciones similares. Pero claro, vemos muchos poquitos que suman un número similar de desempleo.

Los trabajadores y acreedores de Avicu están esperando que se cierre el capítulo. El día 7 de octubre tenemos una reunión con los administradores y el día 8, una asamblea con los ex trabajadores para explicarles la situación

P: Hablando de Avicu, ¿Está ya todo cerrado?
R: Todos los trabajadores tienen su sentencia, todos menos alguno ya son ex trabajadores. Lo que no está concluido es el tema concursal. Los trabajadores y acreedores están esperando que se cierre el capítulo. En esa línea, estamos tratando de mantener informados al colectivo afectado, para que no haya rumores. El día 7 de octubre tenemos una reunión con los administradores y el día 8, una asamblea con los ex trabajadores para explicarles la situación, hemos tenido otra en septiembre para informar cómo iba el tema.

P: Para el final del cuestionario, lo que vemos que preside su mesa: el edificio de UGT, la nueva sede…

R: Va avanzando. Ya tenemos planos, licencias, el proyecto básico hecho, el proyecto de demolición está acabado. Lo que ocurre es que las federaciones han consensuado modificaciones en el proyecto básico y se lo tenemos que trasladar al arquitecto para, de acuerdo con la ejecutiva regional, podamos consensuar entre todos las modificaciones para el proyecto final. Una vez hecho, se abrirá el plazo para que las empresas presenten ofertas y, luego, se abrirán plicas, se adjudicará…

P: ¿Proyecto de demolición? ¿No mantiene la fachada?

R: Se va a mantener, creo, parte de la cimentación, pero el edificio va a desaparecer. Por el deterioro y porque económicamente es más caro. No merece la pena, porque hay que hacer un edificio que mantenga el carácter social singular, con el entorno, Guadalajara y que sea funcional. Se ha entendido que mantener parte de lo que hay no sería positivo. Pero en el nuevo edificio habría una placa o reconocimiento a todos aquellos que colaboraron con su esfuerzo en el edificio actual. El nuevo será similar en cuanto a alzados, estructuras… Hay que buscar una funcionalidad, como recuperar el salón de actos que en origen había y que se sustituyó por la cafetería. Hay que hacer aulas, que la biblioteca tenga un carácter más cultural.

P: ¿Fechas?
R: Los plazos están marcados presupuestariamente. En 2009, hay una partida de la Junta para licencias, planos, etc. en 2010, hay otro capítulo presupuestado para demolición, inicio de obras. Se cerraría en 2011 con el montante final de 3 millones y pico de euros para concluirlo. Si todo va bien, podría estar acabado para finales de 2011 o principios de 2012. Pero las obras se saben cuándo se pueden empezar, pero no tanto cuándo se finalizan. El lugar es complejo, estamos en el centro de Guadalajara…

P: Y mientras tanto, ¿dónde montáis la tienda?
R: Depende de la empresa adjudicataria. La intención es que la adjudicataria de la obra sea la que nos reubique en el transcurrir de la obra. Hay que ir sin prisa, pero sin pausa.

P: ¿Qué tal van los congresos internos de UGT?

R: Estamos en un periodo congresual, este fin de semana hay dos congresos, hemos tenido un congreso regional, otro provincial… Tiene que haber de todas las federaciones y también, otros regionales. Desde ahora hasta febrero que será el último vamos a congreso por semana. Es el momento de cambiar las comisiones ejecutivas de cada federación, los responsables de cada una de ellas hay que cambiarla porque han pasado cuatro años. Eso significa un poco más de trabajo y revuelo en las federaciones…

P: ¿Mucho lobby?
R: No… es una cuestión de trabajo y debate interno. Cualquier proceso congresual, hasta en las elecciones de los delegados del colegio, hay negociación, pero vamos… en base a unas directrices y objetivos comunes… La línea que se quiere llevar es conseguir unidades de acción. En el congreso en que yo salí elegido había dos candidaturas y se trabajó para que sólo hubiera una.

P: ¿Quiere añadir algo más?
R: De momento, no se me ocurre nada más…

Visto 2892 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.