Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional. Rafael Bachiller, director del Observatorio Astronómico Nacional. Foto: UCM.

El hombre que escrutaba el firmamento

Rafael Bachiller es, desde hace más de una década, el director del Observatorio Astronómico Nacional y al contrario que las estrellas que tan bien conoce, no se encuentra a años luz de la realidad sino que resulta una persona verdaderamente cercana y familiar. Ni siquiera los múltiples reconocimientos que ha recibido por su labor le apartan los pies del suelo, aunque su cabeza se encuentra a menudo, por motivos laborales, flotando entre galaxias. Doctor en Físicas por las Universidades Joseph Fourier de Grenoble y la Complutense de Madrid, es especialista en formación estelar y en nebulosas planetaria, miembro numerario de la Real Academia de Doctores y ha recibido el Premio a la Excelencia en Investigación de Castilla-La Mancha y, más recientemente, un premio por liderar ASAI, el mejor proyecto astronómico franco-español de 2014. Cuando no está viajando entre congresos y observatorios, vive en Guadalajara y ha accedido a compartir con nosotros un poquito de su fascinante universo que, en realidad, también es el nuestro.

P.- ¿En qué momento se interesa por la Astronomía?
R.- La Astronomía me interesó desde muy joven. Como vivía en Castilla, en un sitio con noches muy oscuras, las estrellas llamaban mucho la atención y siempre me intrigaba lo que podía haber en el firmamento. Luego cuando estudié el Bachillerato las Matemáticas no se me daban mal, las Ciencias me gustaban y la Física me resultó una ciencia muy atractiva porque tenía el rigor de las Matemáticas pero con los pies en la tierra, en el sentido de que intentaba explicar los fenómenos de la Naturaleza. Así que empecé a estudiar Física y, una vez allí, como ya antes había mostrado ese interés por el cielo, me incliné hacia la Astrofísica muy pronto.

P.- Desde hace más de diez años ocupa el puesto de director del Observatorio Astronómico Nacional. ¿En qué consiste su labor?
R.- Además de mi investigación personal, mi labor consiste en impulsar nuevos proyectos a la altura de la institución que es relativamente pequeña, pero importante también por su vertiente histórica, ya que es una de las instituciones científicas más antiguas de las que aún permanecen activas en España. Se fundó en el s.XVIII y una labor importante es mantener el legado histórico que hemos recibido, impulsarlo, desarrollarlo y pasarlo a las siguientes generaciones.  También tengo que representar a la institución en los actos nacionales e internacionales, lo que me obliga a viajar con frecuencia. Además, mi propia investigación me lleva a realizar observaciones en otros observatorios, acudir a congresos para exponer los resultados y mantenerme al tanto de lo que se investiga en otros sitios.

P.- ¿Cómo ve a España en el panorama internacional dentro del campo astronómico?
R.- España tiene aún hoy los cielos más oscuros de toda Europa y gracias a eso, muchos extranjeros trajeron a partir de los años 1980 sus mejores telescopios a nuestro territorio, sobre todo al sur de España y a las Islas Canarias. Gracias a eso, en España se desencadenó un interés por desarrollar sus propios equipos y ahora contamos con un telescopio óptico que, con un espejo de 10m de diámetro, es el mayor del mundo. La isla de La Palma es ahora una auténtica reserva para el estudio del cielo, está completamente protegida de la contaminación lumínica. No se permite poner por ejemplo bombillas que iluminan hacia arriba y pudiesen molestar en la observación del cielo y que, por desgracia, son muy comunes en las calles… esas esferas blancas en las farolas, que son una pérdida de luz y una pesadilla para los astrónomos. Así que España ocupa un lugar protagonista en el ámbito de la astronomía internacional, yo diría que entre los 8 primeros países en investigación astronómica.

P.- Y, centrándonos en los recursos de la provincia, ¿Qué importancia tiene el observatorio de Yebes?
R.- Este observatorio, perteneciente al Instituto Geográfico Nacional, es uno de los más importantes de Europa en el ámbito de la radioastronomía, la técnica que permite observar los astros por medio de las ondas de radio. En concreto, su radiotelescopio de 40-m es un instrumento sobresaliente en el ámbito internacional que, además observa de manera coordinada con algunos de los mayores radiotelescopios del mundo.

P.- En la ceremonia de ingreso a la Academia de Doctores pronunció un discurso titulado La Astronomía en la encrucijada de la Filosofía, la Ciencia y la Tecnología. ¿Considera que la Astronomía es más que una ciencia?
R.- La Astronomía es una ciencia muy peculiar; es una de las más antiguas porque, desde las primeras civilizaciones, el hombre se preguntó por su lugar en el Universo, la naturaleza de las estrellas…etc. Por otro lado, es también muy contemporánea ya que cada vez hay más descubrimientos como resultado de los grandes esfuerzos de investigación en todo el planeta. Además tiene puntos de unión con muchas otras ciencias: por supuesto con la Física, al estudiar la naturaleza de los astros, con las Matemáticas porque se hacen medidas de movimientos y de posiciones, con la Química, con la Geología…etc. Pero también la hace peculiar su íntima relación con la Filosofía; de hecho, muchos filósofos a lo largo de la historia fueron también astrónomos; no solo en la Grecia clásica, sino también más adelante… Kant, por ejemplo, se preocupó mucho por la Astronomía legando a hacer conjeturas sobre la formación del sistema solar.

P.- ¿Influye ese carácter filosófico de la astronomía en su forma de entender el mundo?
R.- No solo eso sino que influye también en mi comportamiento y en mi forma de ser porque, al saberte un elemento diminuto de un todo mucho más grande, uno aprende a relativizar los problemas y creo que eso es de mucha ayuda. Cuando nos pasan cosas desagradables, las pongo en un contexto más amplio y es más fácil darse cuenta de que, al fin y al cabo, no van a tener mucha trascendencia.

P.- ¿Es como una cura de humildad?
R.- Sí, exactamente es eso. La Astronomía actúa muchas veces como una cura de humildad.

 

La Astronomía actúa muchas veces como una cura de humildad

P.- Entonces quizás nos hace falta a todos mirar más las estrellas...
R.- (Se ríe). Bueno, sí, vale la pena tomar una perspectiva más amplia y con un mayor distanciamiento para casi todo. Siempre viene bien.

P.- ¿Cree que hay vida en otros planetas?
R.- Las investigaciones recientes evidencian que los planetas extrasolares son extremadamente abundantes. Tan solo en nuestra galaxia podríamos tener unos mil millones de planetas similares a la Tierra, potencialmente habitables. Si tenemos en cuenta este número tan elevado y lo robusta que se muestra la vida en la Tierra (donde ni glaciaciones, ni meteoritos, ni otras catástrofes, consiguieron acabar con ella) sólo podemos concluir que la vida debe de ser un fenómeno muy generalizado en el universo.

P.- ¿En qué proyecto está trabajando en estos momentos?
R.- Realizamos una exploración de la evolución química que tiene lugar desde las nubes interestelares hasta la formación de las estrellas y planetas. Tratamos de determinar en qué momento de esta evolución cósmica surgen las moléculas complejas que pueden considerarse precursoras de la vida.

P.- ¿Cómo repercuten los avances en investigación astronómica en la sociedad?
R.- La astronomía actúa también como un potentísimo motor de tecnología. Al ser una ciencia tan exigente con la precisión de las observaciones, desarrolla una instrumentación innovadora siempre en la frontera del conocimiento tecnológico. Gracias a la astronomía se desarrolló la fotografía digital, por ejemplo, y muchos métodos de análisis de imágenes que pueden ser utilizados en medicina. Además, la astronomía siempre nos ha proporcionado las herramientas para medir el tiempo y para ubicarnos en el espacio.

 

Las investigaciones recientes evidencian que los planetas extrasolares son extremadamente abundantes.

P.- En 2010 recibió el premio a la Excelencia de Investigación de Castilla-La Mancha, algo digno de mención especialmente teniendo en cuenta que no es usted oriundo de la región… ¿Qué sintió al recibir este galardón?
R.- Fue un grandísimo honor. No es habitual dar muestras de reconocimiento en esta España nuestra que, a menudo, se muestra ingrata con los profesionales, los artistas, y no digamos con los científicos. En mi caso, este reconocimiento representó un estímulo muy importante y redobló mis ganas por esforzarme en mi trabajo. Es cierto que no nací en Castilla-La Mancha, pero llevo en Guadalajara casi 30 años y me siento más ligado sentimentalmente a esta tierra que a ninguna otra.

P.- A Guadalajara le une su familia, pero también está usted muy vinculado a la Fundación Siglo Futuro ¿dedica mucho tiempo a la divulgación científica?
R.- Dedico buena parte de los fines de semana, lo que me permite ampliar el campo de conocimiento en el que me muevo a nivel profesional. Pero también, mi afán por la divulgación, trata de ser un pequeño ejercicio de responsabilidad cívica. Nuestras investigaciones las financian los ciudadanos con sus impuestos y me parece obligado que los científicos expliquemos a nuestros conciudadanos, de la manera más clara posible, qué es lo que investigamos y para qué sirve.

P.- La investigación científica es muy sacrificada pero también conlleva sus satisfacciones… ¿Qué grandes logros espera usted de la Astronomía en las próximas décadas?
R.- Vivimos en unos tiempos extraordinarios en los que la investigación científica no deja de sorprendernos cada día. Confío en que en un futuro muy próximo podamos estudiar con más detalle las atmósferas de muchos exoplanetas y que ello nos lleve a localizar, finalmente, algunos signos de vida extraterrestre. Por otra parte, la exploración del universo más lejano deberá darnos muchos más detalles sobre la formación del universo con aquel colosal Big Bang y de los momentos inmediatamente posteriores, cuando se formaron las primeras galaxias y estrellas. Además, estoy seguro de que la exploración del sistema solar mediante sondas espaciales también nos reserva muchas sorpresas.  

Visto 2332 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.