“Son unas fiestas más austeras, pero mantenemos la calidad”

“Son unas fiestas más austeras, pero mantenemos la calidad”

ANTONIO ROMÄN, alcalde de Guadalajara, responde sobre la organización de las Ferias y Fiestas de Guadalajara

¿En los tiempos de crisis que corren hay cuerpo para fiestas?
Las fiestas de Guadalajara hay que verlas desde varios puntos de vista. Es una época de diversión, y para aquellas personas que lo están pasando mal, también en las fiestas tienen la oportunidad de evadirse de sus problemas, pues hay actividades gratuitas para todos los públicos. Por otra parte las fiestas también son un elemento de dinamización económica, aunque sea temporal, que incrementa el consumo e incentiva el empleo. Por eso dentro de la austeridad, pienso que hay que mantener las fiestas, aunque no se hagan grandes dispendios, ni gastos extras, pues no sería justo con la situación social.


¿En cuánto se cifra la austeridad de las Fiestas?
La partida del presupuesto de Ferias y Fiestas, se reduce un 10,5%, pero ya se acumula este ahorro al practicado en los últimos años. Y hay que tener en cuenta que antes las empresas colaboraban con mucha cantidad de dinero en el programa festivo, y ahora esos montantes debe asumirlos el Ayuntamiento. Hemos tenido que agudizar el ingenio y la imaginación y algunos actos se han reducido en cantidad, pero lo hacemos intentando mantener la calidad. Al final yo creo que la esencia de las fiestas, que es la participación de los ciudadanos se mantiene con actos para todos los gustos y todas las edades.

El alcalde de Guadalajara se ha ganado bastantes críticas por defender la Fiesta Taurina. ¿Es taurino por vocación o por obligación?
Yo no soy aficionado taurino, si dijera lo contrario mentiría, pero si soy defensor de determinadas trayectorias de nuestras tradiciones y en Guadalajara hay festejos taurinos desde hace por lo menos dos siglos, mucho antes de que existiera el coso de las Cruces. Hay una gran tradición taurina que hay que mantener y que es bien de interés cultural. Además Guadalajara está declarada como ciudad taurina. Yo respeto la oposición a los toros, pero como alcalde debo potenciar esta fiesta taurina, y defender la fiesta nacional. No se entenderían las fiestas de Guadalajara sin toros. Hemos tratado de potenciar la feria taurina, porque está demostrado, como ocurre en Cuenca, que esto también dinamiza el turismo y la actividad hostelera de una ciudad, y más aquí que tenemos tan cerca Madrid. Es una oportunidad, para que vengan aficionados taurinos madrileños, también a consumir.

¿Está justificada la inversión en los nuevos corrales para los encierros?
Es una inversión justificada pues había una modificación del reglamento taurino y todos los encierros se van a correr en puntas, dos mañanas con los toros que luego se lidian por la tarde, y esto exigía mayores medidas de seguridad, que no se cumplían con los anteriores corrales. Ya había un proyecto desde hace años, pero no se llegó a impulsar. Había una reivindicación histórica de los aficionados de Guadalajara para que los encierros se hicieran en puntas. La oposición política ahora lo critica, pero no supo atender esta demanda .
En el plano económico el coste de desmontar y montar corrales todos los años, a la larga resulta más caro. Con los nuevos corrales ganamos en seguridad y ahorro a largo plazo.

¿Le agobia el riesgo de los encierros como alcalde?
Preocupa, pero el riesgo lo asume cada persona cuando se coloca delante de un toro. Guadalajara además puede presumir de una buena organización y de muchas medidas de seguridad. Eso no quita que se puedan registrar heridos. Hay responsabilidad, como la hay en todos los actos programados, y por supuesto preocupación porque no se produzcan incidentes, pero va añadido con la organización de las fiestas.

¿Ya son cinco años en el nuevo recinto Ferial, es solución definitiva?
No hay solución sine die, pero es por ahora una solución. Cuando se hizo el traslado, se dio solución al problema de Adoratrices, donde sí que se había planteado como un emplazamiento temporal que se  prolongó durante décadas. El nuevo ferial tiene posibilidades de ampliación en un futuro. Es un recinto mucho más seguro y más cómodo y muchos ciudadanos lo aprecian como mejor, aunque siempre hay gente que quiere el recinto ferial en el centro de la ciudad, y eso no puede ser.

¿Las peñas ya agrupadas son menos problema?
Sí, no son ya solo las molestias, sino la falta de seguridad de algunos locales de peñas. Es un trabajo que se ha hecho poco a poco y todas las peñas que firman convenio con el Ayuntamiento ya están en carpas o en locales con condiciones de seguridad. Ahora hay dos polos de peñas, uno en el recinto ferial y otro en el entorno de la Fuente de la Niña y San Roque. Por primera vez en el Ferial se están celebrando verbenas organizadas por el Ayuntamiento, para dinamizar esta zona.
Sobre las peñas que no firman convenio también tratamos de mantener un control, para garantizar la seguridad. Las peñas mantienen la subvención municipal y la colaboración con la organización de muchos actos del programa. Dan color alegría y bullicio en las calles. Sin peñas las fiestas no serían lo mismo.

¿Con qué se queda de todo el programa de Fiestas?
Como padre me quedo con las actividades que hay en el centro de la ciudad durante el fin de semana grande, por la mañana y por la tarde. Los títeres, las estatuas humanas, la magia, los cabezudos… Se ve mucha actividad en la calle y hay fiestas para todos los horarios, y ahora se respira mucha actividad festiva, no solo por las noches. Son fiestas para todos.
Visto 1849 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.