Gabriela Magro Magro. Gabriela Magro Magro. Foto: J. Fraile.

Gabi, a las puertas de la Cultura

PAISANAJE GUADALAJARA

A Gabi, Gabriela Magro Magro, la conocen todos los que hayan ido alguna vez a un evento cultural o deportivo o a hacer deporte a alguna instalación municipal de Guadalajara, porque desde mil novecientos ochenta y tres es el rostro que se encuentran al adquirir una entrada. Ya fuera en la piscina municipal, en plena calle o en las taquillas de plaza de toros, polideportivos y teatros siempre ha estado ella. Miles de paisanos y centenares de músicos, actores, bailarines, directores, representantes... Muchas experiencias en la vida no siempre fácil de una de Guada.

La pequeña  Gabi de los 70 ya se apuntaba a todo en las escuelas de Pinilla de Jadraque ; una maestra empeñada en hacer cultura les montaba talleres teatrales y solía ser de las primeras en coger papel,  el que hiciera falta. La suya es una vida de tirar para adelante, nada fácil como cabeza de familia, siempre con sus hijos por delante. Es persona luchadora y agradecida, no tiene una mala palabra con nadie y ya con la experiencia de los años se le nota optimista, aunque bien pegada a tierra.

Gabi tiene dos patrias en la provincia, su pueblo que siempre tiene en mente y en el que incluso hizo sus pinitos políticos y Guadalajara, la ciudad que la acogió a mediados de los 70 a emplearse en una de esas fábricas del polígono del Balconcillo en plena efervescencia laboral en esos años.

“Yo vine directamente del pueblo a la fábrica de Hispano Ferritas y allí estuve 11 años hasta que decidí cambiar”.  El trabajo de fábrica, su juventud y sus inquietudes culturales chocaban un poco. Gabi necesitaba cambios y la oportunidad de trabajar en la Piscina municipal ayudó. “Era joven y no se me ponía nada por delante. Mi relación andaba ya fastidiada y los chicos eran aún muy pequeños, pero opté por hacerlo. Dejé la fábrica en 1983 y durante un  tiempo alterné trabajo y paro hasta que se abrió la piscina de abajo, la cubierta y ya pasé a formar parte del Patronato de deportes”.

Loa años 80 fueron un boom de actividades culturales lo que motivó que el Patronato de Cultura contara con el personal de deportes para actividades extras como era el de proveer de trabajadores a los eventos que se realizaban; de hecho cultura y deportes durante años fueron llevadas por el mismo concejal.  Gabi comenzó a ser llamada y su rostro se hizo habitual en la entrada de los espectáculos.

Ahí te empiezan a conocer  por la chica de las taquillas... “Es que yo creo que he estado en todas. En la plaza de toros, en el auditorio de al lado de la cárcel, en el Coliseo. En el San José...  Incluso en la puerta del Palacio del Infantado. Donde tuviese que ver el Patronato de Cultura, el Ayuntamiento, allí que iba”. Incluso bolsa y fajo de entradas en mano anduvo vendiendo en plena calle entradas. “En la etapa que Jordi Badel estaba de concejal se hacían muchas actividades por la calle y  allí que me tenías, en la entrada de La Concordia con la bolsita, las entradas...”

Tantos años en la puerta de los grandes eventos de esta ciudad han llenado de vivencias y anécdotas su bagaje vital. ”Si yo te contara. Tengo un montón de anécdotas escritas tanto de deportes como de cultura y muchas veces digo que cuando me jubile me voy a dedicar a unir todo esto y escribir un libro”. Tantas que se le agolpan a la salida y no saca ninguna en concreto así que es momento de consultar una duda para desatascar. ¿Es cierto que en el concierto de Mecano se presentó un representante o algo así en taquilla a estar pendiente de lo que se recaudaba? “.... Pues no recuerdo nada de eso pero si quieres te cuento otra con Loquillo...” ha hecho efecto la pregunta sacacorchos. “Era al principio y venían El Norte y Loquillo. No paraba de vender entradas y yo allí sola...  Un montón de dinero en una caja 'así de grande' y la gente por los pasillos de detrás que no paraba, pues habían puesto un montón de cosas por los pasillos de la plaza. Allí no aparecía nadie, la caja llena y gente que no conocía de nada. Y yo pensando que en cualquier momento la caja desaparecía... fue un trago”.

El anecdotario se ha abierto y salen del recuerdo algunas experiencias que ahora son eso, anécdotas pero duras en el momento de pasarlas. “Para una madre sola, la vida no es fácil nunca y menos antes; a mí nadie me ha ayudado para nada y si hacía falta trabajar se hacía. Recuerdo una Nochevieja que cené en la taquilla de la piscina y allí sola se hizo duro, pero el concejal, Fernando Planelles, tuvo el detalle de mandarme unos platitos variados”.

A lo largo de los años Gabi se ha acostumbrado a ver personajes de relumbrón. Tanto en conciertos como en teatro o eventos deportivos ha tenido oportunidad de tratar con muchos de ellos. “Hay de todo; los muy bordes, otros más simpáticos. Bueno, los bordes son los menos pero también hay algunos que son muy... Y más que los artistas los representantes, que son los que más tratamos y que a veces hay que mandarlos poco menos que a freír espárragos, con tanta exigencia y dificultades que ponen”.

Algunos han dejado más impronta, “Isabel Pantoja, tanto en la primera como en la segunda vez que vino fue bastante desagradable y Julio Iglesias me decepcionó bastante, además que fue muy poquita gente y eso que comprando la entrada te regalaban un jamón. Eso sí, trajo un escenario que por aquí no se había visto nunca, pero no me gustó. Hablaba más que cantaba y fue muy despreciativo con alguna cosas. No me gustó nada.”También hubo de lo contrario, “Bertín Osborne además de ser un tío simpatiquísimo era muy amable. María del Monte por allí bailando con nosotros, muy divertida y cercana. Sí también hay cosas muy divertidas”.

Gabi continúa en la actualidad con la tarea y ha visto de cerca como ha afectado la crisis a la vida  cultural arriacense. El presente se le hace interesante. “Hemos pasado unos años malos y se notó mucho. Poca programación y poco público porque no había para gastar, pero ahora ya vuelven a estar los carteles más completos, se hacen más cosas y la gente está volviendo. Cada vez hay más actividades y de mejor calidad”.

Hablando de su relación con las diferentes corporaciones municipales que ha vivido no sabe distinguir con quien ha estado mejor o peor. “Es que todos se preocupan. Puede que alguno se dedique más a una cosa que a otra pero no es verdad que no se preocupen. Desde García Breva a los actuales todos han hecho lo que han podido. Por lo menos en lo que a mi concierne”. Insistiendo en el tema aparece un “ sí, pero”, el nuestro. Sí pero quizás unos fuesen más de Julio Iglesias y otros de conciertos en la calle... “Pues hombre, sí. Pero todos hicieron cosas y las hacen. El teatro, Los festivales, los cuentos... Todos van dejando cosas pero la política a veces no es justa con algunos, porque vemos más los defectos. Mira, yo estuve un tiempo en política y me gusta un poco por lo que tiene de bueno luchar por los demás. Desde luego no es lo mismo ir en una lista por Pinilla que por Guadalajara, pero cuando ves algo más que a los políticos, te das cuenta de no están ahí para enfadar a los que no les votan”.

Siempre orgullosa de sus hijos cuenta mil y un detalles de los avatares del hijo Gabriel por el mundo del periodismo o la trayectoria profesional de su hija Laura, agente artístico que no para y esposa de Dani Marco, líder de Despistaos.  “Pues andan liados con la gira y el estudio... Están trabajando mucho”. No nos cuentes Gabi, que eso es objeto de otra entrevista. ¿Ves bonita Guada en el futuro? “Pues claro. Están saliendo muchos grupos nuevos, de música, de teatro, fotógrafos. Y la gente mira otra vez a lo suyo, por eso tiran tanto el Tenorio o el Maratón. Se hacen cada vez más cosas y se piden que es lo bueno”.

Este rostro amable que tantas veces hemos visto comprando la entrada o recibiéndonos en las puerta de Buero, es Gabi, una paisana hecha a sí misma que por esas cosas de la vida lleva abriendo tantos años las puertas a la cultura, y que ahora echaremos de menos, pues está apunto de jubilarse.

Visto 6629 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.