Perkins en su frutería. Perkins en su frutería. Foto: Luis Monge Arenas

Perkins, the supporter

PAISANAJE DE GUADA

Las ciudades y los pueblos no son nada sin sus gentes. Ellas las construyen y habitan  aportando las peculiaridades de cada individuo para generar una personalidad propia. Nuestros recuerdos se construyen en torno a un paisaje pero fundamentalmente es el paisanaje el que los dota de contenido y no se entiende nuestra propia historia sin ellos. Son los paisanos, esos que  se sentaron en el cole al lado nuestro cuando niños, o vivieron el tapón de aquél encierro; esos que disfrutaron en las gradas del Escartín animando al “Guada” y lloraron al verse descendidos, como es el caso de Perkins, que como su padre y hermanos  nunca han dejado de apoyar a los “Guadas” allá donde fuesen.

Frutas Búcar.... Buenas y caras, dice la gente siguiendo el chascarrillo de toda la vida; es lo que pasa cuando te conocen en una ciudad las generaciones de dos siglos a las que les has vendido tu fruta. Pero eso no es así, ¿verdad, Perkins?. “A ver, antes mis padres con Frutas Carmen y después nosotros, los hijos. Bucar es de Butrón Carmona, que son los apellidos”.

El partido de fútbol está de fondo; juega el Real Madrid y eso ayuda un poco a la conversación porque él es un tremendo aficionado y no puede evitar que el juego a veces le distraiga, pero es del Atleti; si hubiesen jugado los colchoneros no habría forma de quitarle los ojos de la tele. “¿De la tele?… estaría en el campo”

Antonio José, que así se llama aunque muy pocos sepan su nombre en vez del mote, es un hombre recio. La vida del frutero es dura y lleva en ello desde que tiene uso de razón. Físicamente es un tipo compacto, tirando “chaparro” y fuerte como un toro. Cualquier excusa le sirve para sonreír y es fiel a lo que ama por encima de todo. Toda la vida con Reme, otra que no para, siempre empleada en echar una mano donde sea. “Bueno, es que es asistente social, pero sí, sí que ha sido siempre muy activa en esas cosas”. Su hija futbolista que le ha hecho cambiar las preferencias. Aunque no más que su Atleti, el equipo que adora ahora es el Dínamo Guadalajara Femenino, con su hija como “goal average” para desempatar.

No sólo es deporte. Es difícil recordar alguna fiesta importante, algún concierto señalado o una buena merendola campera con cuatro o ciento cincuenta amigos, sin Perkins. “Ja, ja, ja. Los cumpleaños del Pablo; vaya reuniones”. Si,  tu llevabas la fruta. “Si, las famosas sandías voladoras, ja, ja. Allí no faltaba uno”.

En más de una ocasión Perkins fue tan protagonista como los del cartel, ya fueran músicos o futbolistas aunque sólo fuera por la insistencia y era imposible no verle. “Es que se lo pasaba uno bien; recuerdo con Derribos Arias una lluvia de cosas volando y yo por debajo... En el ascenso de Miranda nos sacaron del campo por llegar los primeros…” ¿Qué, que os echaron del campo, pero, qué hicistéis?. “Sí, a mí y a mi padre. Llegamos primeros y nos colamos hasta el césped, un policía se puso tieso, mi padre se enfurruñó y los dos a ver el partido al bar. Por cierto, la gente de Miranda se portó maravillosamente. Lo importante es que ascendimos, cosa que ya teníamos segura antes de ir. Estábamos seguros y acertamos”

Fueron buenos momentos que ahora se ven con pena porque las cosas no son como eran. “Ni en esto ni en nada. Todo ha cambiado y muchas cosas para peor. Ahora no se puede imaginar una fiesta en el campo como aquéllas, y el Dépor otra vez en tercera...”

Pero está el Dínamo de Guadalajara. “Ya, si, eso sí. Ahí estamos con las chicas en 2ª división que es la máxima categoría en la que militan equipos de Guadalajara, después del balonmano que aguantan ahí, en 1ª, y nadie lo comenta. Pero ahí están “

Están recientes las Ferias y es inevitable hacer un pequeños balance. Los de Guada de toda la vida, GTV, tienen referentes de sobra y más en el caso de Perkins, que hay picado de todos los platos. “Se viven distintas y son distintas. El Ferial al otro lado de la general ha cambiado mucho las cosas; antes parecía todo más lleno porque la gente se movía en el centro. Ahora las Ferias son más grandes, hay más peñistas pero la gente se conoce menos. Eso y que los años no permiten tanta fiesta”.

Y es que Guadalajara ya no es la ciudad pequeña y provinciana de los 80; no es que sus pasos hayan sido desmesurados pero casi se dobla la población, mucha de ella procedente de sitios dispares que la hacen más cosmopolita pero también más problemática porque hay que acomodar muchos gustos nuevos. “Hoy Guada es una ciudad que está bien; ha pasado sus cosas y las pasa como todos, adaptándose. A veces se olvida de lo suyo como pasa con el fútbol de las chicas o el SOS y otros deportes pequeños, que somos la leche pero como si no. Yo he trabajado siempre, con y sin crisis...  Cerré las tiendas pero el almacén funciona  bien, sólo hay que adaptarse”

Y es que Perkins, Antonio José, lleva algo ganado siempre, esa sonrisa que suele ser amable, pero también burlona y pícara cuando le bulle alguna broma en la cabeza.

Oye Perkins, con tanto vegano ¿será cuestión de expandirse?. “Sí, si. Ja, ja. La gente siempre comerá fruta”.

Acaba de empatar el Madrid, Perkins tuerce el gesto, pero poco. El eterno rival siempre pica un poco, pero sabe que es mejor esfuerzo dedicarse a animar a su Atleti, a su Dínamo Femenino, a su Dépor, al Balonmano Guadalajara, a...  Lo suyo es apoyar, animar; lo tiene por herencia;  es el supporter, el hincha que cualquier equipo desearía tener.

Visto 3347 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.