Rebeca Gutiérrez Alonso, la doña Inés de esta 26º Edición del Tenorio Mendocino Rebeca Gutiérrez Alonso, la doña Inés de esta 26º Edición del Tenorio Mendocino Foto: Néstor Muñoz.

Rebeca Gutiérrez (doña Inés): "El Tenorio engancha, engancha mucho"

Hablamos con Rebeca Gutiérrez Alonso, la doña Inés de esta 26º Edición del Tenorio Mendocino que se llevará a cabo como cada año el domingo 30 y el lunes 31 de octubre en nuestra ciudad. Rebeca lleva años participando en el Tenorio pero seguramente esta sea su edición más especial, después de once años encarnará a la ingenua y dulce doña Inés en algunos de los lugares más emblemáticos del casco histórico de Guadalajara. Como la mayoría de las personas que conforman la obra, es una actriz amateur que tendrá que trabajará duro para que la obra siga superándose año tras año.

P.- Enhorabuena por el papel, ¿cómo fue enterarte de que este año serías doña Inés?
R.- Durante la semana de Ferias de Guadalajara hicimos un casting entre todas las chicas convocadas, todo gente que ya había participado en el Tenorio otros años. A los tres días me dijeron: “¿Qué harías si te diesen el papel, lo aceptarías?” y yo dije “hombre, claro que sí”, me dijeron que eso no quería decir que me lo fuesen a dar pero yo ya estaba un poco preparada para la noticia aunque no había nada seguro. El lunes de después de Ferias teníamos una reunión, como siempre, con toda la gente que participa para dividir los grupos, presentar a los jefes de equipo… y allí repartieron los papeles: nos daban una copia del guión e iban diciendo quién iba a representar a quién. Nadie se esperaba que yo fuese a ser doña Inés, no le había dicho a nadie que me habían llamado, entonces fue un momento como muy… ¿raro? Yo me lo esperaba pero no me lo terminaba de creer, la gente venía a felicitarme y yo estaba como en otro mundo.

P.- Llevas muchos años participando en el Tenorio, ¿alguna vez habías imaginado ser doña Inés?
R.- Este es mi onceava edición en el Tenorio y antes de participar como activo desde muy pequeñita iba a verlo con mis padres, mi madre se iba antes con mis hermanas pequeñas y yo me quedaba viéndolo con mi padre hasta la última escena (aunque me muriese de frío). A mí siempre me ha gustado mucho leer y me había leído el Tenorio como treinta mil veces y según fui avanzando empecé a llevarme el papel allí y lo iba leyendo según escuchaba a los actores representarlo. Siempre imaginaba de pequeña alguna vez hacer de doña Inés, luego una vez que entré en el Tenorio no tanto porque ves que la gente que, aunque es amateur, es más profesional y entonces decía: ¿cómo voy a hacer yo de doña Inés, si esta gente sabe muchísimo?

P.- Y en estos once años, ¿de qué más te has encargado en otras ediciones?
R.- Pues el primer año de aldeana, de figuración vamos, antes sólo éramos cuatro acompañando a los actores y llevábamos unas lámparas gigantes que pesaban un montón. Al año siguiente me dieron el papel de hermana Tornera, que tampoco me lo esperaba, pero es que no había nadie para hacerlo y ya que estaba por allí me lo dieron (risas). Hice dos años seguidos de hermana Tornera y luego desde entonces no he vuelto a hacer papel pero he estado todos los años como aldeana y echando una mano en lo que hiciera falta, hace dos años estuve encargada del atrezo con Nacho -que es el que siempre lo hace- y entonces tenía que ir antes de todas las escenas a montar el decorado y luego quedarme a desmontar y recoger, y hasta que no te toca hacer eso no te das cuenta de lo importante que es.

P.- La gente suele repetir año tras año, ¿el Tenorio engancha?
R.- Engancha, engancha mucho. Desde fuera no te lo imaginas, ves la representación y piensas que es como otro grupo de teatro que llegan, ensayan y la representan. Aquí somos gente que no nos vemos de un año para otro –si nos vemos es en alguna de las cenas que se hace de vez en cuando- y sin embargo un año después siempre sigue ese buen rollo que hubo la edición pasada. Lo que engancha es la gente, encontrarte con toda esa ilusión, todo gente amateur haciendo bailes, iluminación o maquillaje y lo hace porque le apetece, y apetece porque engancha cuando estás dentro.

P.- ¿Cuándo empezáis a ensayar la edición de cada año?
R.- La primera semana de septiembre se hace una pequeña reunión para decidir el director, las fechas y las cosas más generales y se hace como un llamamiento a toda la gente de Guadalajara que quiera participar. Luego se hace el casting y se deja la semana de Ferias de descanso, ya al lunes siguiente se reparten los papeles y se ponen los días de ensayos así que la tercera semana de septiembre ya estamos ensayando por así decirlo, se empieza con lecturas y luego se va pasando a ensayos sin guión.

P.- ¿Y cuánto tiempo lleva preparar a doña Inés?
R.- Bufff…  como no me lo esperaba para nada fue empezar a prepararlo cuando me lo dijeron. Ya ese mismo día cuando llegué a casa, después de pasar la emoción del momento, me di cuenta de que de verdad estaba pasando, rompí a llorar, de verdad, suena como muy a… pero te lo juro. Y cuando se te pasa dices: vale, ahora es de verdad, ahora es cuando te tienes que enfrentar al papel y tienes que hacerlo, es muy bonito que te hayan elegido pero ahora tienes que hacerlo de verdad. Entonces me puse a leerlo como si lo leyese desde cero, me lo he leído mil veces, pero hice como si fuese la primera vez para entender a doña Inés y de qué está hablando.

P.- ¿Sientes más presión en esta edición que en las anteriores?
R.- Hombre, eso por supuesto. Me gustaría que no, pero claro, los otros años no dependía de mí que saliese bien pero este año si me equivoco o lo que sea es cuando puede quedar algo deslucido.

P.- ¿Y qué hay del Don Juan de este año? ¿Es buen galán?
R.- Sí, sí, se lo está currando. La verdad es que Arturo es muy majo y es muy bueno haciendo lo que hace, él sí que se dedica a la actuación, está estudiando en la RESAD y entonces sabe lo que está haciendo y aprendo muchísimo con él. Aparte de que es muy simpático aprendo actuando así que muy bien.

P.- ¿Qué le dirías a alguien que nunca ha ido al Tenorio para animarle a que esta sea su primera vez?
R.- Pues mira, la verdad es que nada. Yo le dejaría que lo descubriese por él mismo porque si sabes un poco de qué va la historia como que ya te lo esperas. A mí me encantaría volver a vivir ese momento de descubrir la historia de nuevo, aunque hayas oído hablar de ello no te imaginas esa fusión de espacios aquí en Guadalajara con la historia del Tenorio, a mí me gustaría que alguien fuese y se encontrase allí con la obra desde cero así que, venid que no os vais a arrepentir. Y nada más.

P.- Nos vemos el domingo, ¿nerviosa?
R.- Un poco, pero sé que saldrá bien y al menos yo haré todo lo que pueda para que así sea.

Comentario publicado en el Facebook de Rebeca cuando supo que haría el papel de Doña Inés

Visto 3956 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.