Santi Sánchez, Inhumano. Santi Sánchez, Inhumano.

Santi Sánchez, Inhumano

PAISANAJE GUADALAJARA

Una tarde de diciembre que pide café y conversación sentado en algún bar de la ciudad y no es casual.  Recordamos a viejos conocidos que llevan dando a esto de la música desde los 80 y se despiertan las ganas de saber que fue de esos músicos que hacían parranda sobre un escenario. Nacidos para la fiesta  LOS INHUMANOS nos hicieron ver la dificultad de hacer el amor en un Simca 1000 y sentir el dolor de ser tan guapos, siempre con sus hábitos frailescos. Santi Sánchez, azudense adoptivo él,  es quien en la actualidad mantiene el espíritu inhumano y sigue trabajando para que el buen humor llegue hasta un público que ha cambiado mucho y que necesita más nunca del sentido del humor.

El tráfico en la tarde decembrina  es tan intenso que no sirven los cálculos habituales para llegar a la cita. Los nervios por el retraso son notables porque preocupa que Santi se marche aburrido. Desde Cabanillas a Guadalajara más de 45 minutos, tiempo suficiente para escribir doscientas páginas de insultos populares al tráfico y víctimas colaterales.

Pero no, Santiago Sánchez del Cerro es un tipo cabal y bien humorado, además de bien plantado que nos recibe con una sonrisa enorme y la paciencia de Job y toda su parentela. Ya casi ha apurado su consumición y ante mi rostro desencajado por la preocupación no pierde tiempo en tranquilizarme. “Oye, que no pasa nada. Esto también les pasa a otros”. Un apretón de manos y un qué quieres tomar, terminan de encauzar la cosa y la conversación es ya un continuo. Nos conocemos de hace muchos años, desde los primeros conciertos de la estrambótica formación valenciana nacida entre las facultades de Derecho y Medicina para llevarse la juerga de gira.

Santiago no es fundador de Los Inhumanos, pero casi, porque este madrileño tardó poco en unirse a la troupe. Antes de eso presentaba shows por las grandes salas de Madrid de la época. La sala Morasol y Oh! Madrid fueron sitios frecuentes para él. También hacía sus pinitos como locutor de radio y disc-jockey, hasta que él hábito le hizo monje de esta congregación del desparramo, en septiembre de 1988.

En los primeros años la banda fue adquiriendo nombre, más que nada porque hacían un ruido enorme allá por donde iban y pronto se hicieron necesarios en todas las fiesta. En las radios recibíamos alguna grabación “al vuelo” recogida en alguno de los fiestones de los que eran protagonistas y nos intrigaban, hasta que vinieron por Guadalajara, a Azuqueca de Henares concretamente, donde gustaron tanto que de alguna forma los azudenses provocaron unos lazos muy especiales. 

“De pronto comenzamos a escuchar que en Azuqueca de Henares Los Inhumanos  iban a abrir un bar de copas”, comenta Santi. “ Un bulo enorme empezó a rodar, e intrigados por el tema un compañero y yo nos acercamos para comprobarlo. Nos hablaban de locales ya en obras y hasta fecha de apertura, pero ninguno de nosotros tenía esa intención porque ninguno estaba vinculado al pueblo. El caso es que si tenía que ser, sería y abrí el DUBA DUBA. Y ese el comienzo de mi relación con el pueblo en el que vivo desde entonces”. Tras la explicación hemos descubierto que en Azuqueca se hacen hijos predilectos, hijos adoptivos y hosteleros juerguistas por iniciativa popular.

Otra vinculación importante de Inhumanos con Azuqueca es Guaje, paisano muy conocido que por su aspecto físico respondía a la perfección al personaje que la troupe tenía como mascota, el troglodita, y anduvo de concierto en concierto algunos años. Hay quien piensa que se hizo burla y abuso de Guaje, dada las características un poco gamberras de la banda, pero él mismo revela que se lo pasó en grande, además de ser bien remunerado y magníficamente tratado. Hacía su papel y punto.

La banda pegó el zambombazo con '30 hombres solos' en el 88 lo que la llevó a un éxito tremendo, que pudiendo ser bueno no lo fue tanto. “Se digirió mal", comenta Santi, la banda debía profesionalizarse y la juerga-gira de unos amigos ahora tenía obligaciones con una importante discográfica. Para muchos se hacía incompatible, pues en aquéllos años empezabas a ejercer según terminabas la carrera y muchos dejaron los conciertos por la profesión para la que estudiaron. La banda se transformó varias veces por completo y en apenas dos años yo era de los más veteranos”.

Desde entonces y ya bajo la batuta en la producción de Nacho Maño (hermano de Soledad y miembro de Presuntos Implicados como ella), se decidió que fueran tres los cantantes que alternaran. “El fundador Alfonso Aguado lo fue desde el principio, allá por el 83 cuando apenas se los conocía en la facultad, hasta 1997. Desde 1988 alternaría con Rafa Alvarado que desapareció en 1995 y conmigo que aún sigo. Por cierto, participé desde entonces en todas las grabaciones y giras de la formación hasta la fecha.”

1.999 fue un año significativo en la vida de Los Inhumanos donde los despachos cobraron un desagradable protagonismo, porque los intereses personales de alguno generaron situaciones poco edificantes.  “Es cierto; firmamos un convenio compraventa de acciones de la empresa que ostenta los derechos de la marca, o así parecía, MÚSICA CORDIAL SL. Pasé, además de ser componente del grupo, a ser copropietario del mismo, pero más tarde esta operación se vino al traste porque alguien – dejémoslo ahí –, registró el nombre artístico. Hubo serios conflictos para poder aparecer como LOS INHUMANOS, y al venderse acciones en mayor número de las existentes, la copropiedad supuso un palo al desvalorizarse. Así que me planteé desvincularme de la marca e iniciar camino en solitario, que pocos años más tarde llevé a cabo”

Ya en 2001 y sin abandonar la formación, Santi aparece junto a otros ex componentes con LA BANDA DEL CAPITAN CANALLA en la que militó entre los años 2001 al 2005. “Pegamos otro notable zambombazo con el primer disco publicado en  2002. Todos recuerdan el  'Bicho malo pille', para la compañía de moda, Vale Music.  Debido al éxito de Capitán Canalla hubo que decidirse y  momentáneamente Los Inhumanos quedaron en stand-by.  Fundé  la productora artística Duba-duba Manageando, en exclusiva,  mientras seguía como componente  de la banda del Capitán Canalla”

Los años siguieron pasando y Santi, culo inquieto él, se extendió en otras tareas musicales. En 2005 crea 'Los 3 Temores', junto con otros dos componentes en activo de Inhumanos en esas fechas, repasando en clave de humor los 20 años de carrera sobre los escenarios y combina las actuaciones de La Banda del Capitán Canalla y también se realiza la gira 'Modestia y Amigos' 2006, como solista de Los Inhumanos en principio y posteriormente, ya en solitario, como Santiago Sánchez, inhumano. “Y sigo en ello, de  hecho ando con gente como Alberto Comesaña de Semen Up, Amancio de Tennessee o Fernando de Modestia Aparte entre muchos otros”

Ya en  2013 y sin dejar de realizar giras desde que empezase, cumple los 25 años con la túnica puesta, así que lo celebra con amigos de varias generaciones de inhumanos y otros artistas grabando en directo: '25 Años Saqueando Camerinos'. Este disco era el broche final a una larga etapa, o el punto y aparte , porque llega el momento del Santi Sánchez Inhumano, poniendo distancia entre la carrera personal y las marcas bajo las que actuó. Era el momento de nuevos temas y nuevas ilusiones. Una larga gira e intervenciones en festivales varios, marcan los nuevos pasos del ahora solista con compañía.

El año siguiente es el de la aparición de dos cds: 'Santi Sánchez 25 Años Saqueando Camerinos' y 'Caravan Pop' de Blanco y Negro, en el que participa con dos temas y en la grabación de 'No mires a los ojos de la gente', junto a Cómplices, Seguridad Social, Marta Botía…



Para Santi la vida continúa y la actualidad da motivos más que sobrados para sacarle punta. En 2015 aparece  'El Caloré'  que adquiere  gran popularidad ese verano y en el que  pone la letra ayudado en la música por  Gabriel Araujo. Así abre etapa con la compañía Avispa Record que se nutre con un buen número de artistas de los 80 y 90.

Hace no demasiadas fechas ha sido protagonista e  la gira por el Mediterráneo de 'El Barco ochentero' en y en junio se produjo el lanzamiento del single compuesto y producido por Santi Sánchez: 'Y si somos los mejores…Bueno y qué'.  “Una interesante experiencia junto a varios radios deportivas que trata de sacar la inocencia del niño que sólo quiere participar en una actividad deportiva. El fútbol puede ser, ya sea ganando o perdiendo 30 a 0; lo importante es divertirse sanamente y participar”.

Santi lleva mucho ya en esto. A veces se le nota un poco cansado. “Bueno, es que pronto serán 30 años desde que me puse la túnica por primera vez y no es que esté cansado de la música pero sí un poco de lo que la rodea. Además, siempre he dicho que no quiero jubilarme con túnica y calvo. Medio en broma, medio en serio, siempre dije que quería jubilarme en el treinta aniversario; no pretendo ser como los Rolling... Pero, no nos engañemos, si aparece un mega contrato de bolos multiplicados y caché multiplicado sigo hasta que aguante o el público me quiera.  Siempre me pareció prepotente marcharse en lo más alto y absurdo aguantar lo que no se debe como hacen algunos tristemente. Es mejor ponerse fecha y terminar porque es la hora y el día”.

Y es que aunque el proyecto Inhumano siga siendo necesario el mundo de la música ha cambiado. Todo parece más raro. “El público cada vez está más lejos del artista y ya no ve arte, ve un producto para consumir que no necesita de calidades y eso es culpa en gran parte de los recopilatorios, que sólo necesitaban de los masters y publicidad pero no de los artistas, cada vez menos necesarios”. 

También internet, la tecnología parece haber salido rana. “El producto se ha comido al artista. La gente consume sin calidad y te tira. Las teles ya no necesitan conciertos porque no nos ven; hemos quedado como productos residuales para rellenar el horario nocturno. Encima la tecnología corre demasiado; no estoy en contra de ella pero va demasiado deprisa y el público se está perdiendo con ella porque no interaccionamos”.

Nos queda un poco de pesadumbre al escucharle, sin embargo, él mismo se encarga de volver a poner ánimos. “Aún así, seguimos siendo necesarios, la música y la alegría es lo que más falta hace en estos momentos; hay que ser conscientes y dejar que otros tomen las riendas pero nunca abandonar la necesidad de expresarse, de divertirse. Podemos colgar el hábito, la ropa, pero no perder el hábito, la costumbre de divertir y divertirse”.

Santiago Sánchez, un inhumano lleno de experiencias, esas que los humanos necesitamos constantemente y que él se ha encargado de repartir tantos años. Apuramos las cañas y tras la interesante conversación nos quedamos con ganas de más porque tras este elegante artista que se pone sotana para currar hay todo un personaje de la música pop, pachanga si quieren, pero más necesaria que la canción protesta de la que sinceramente nos gustaría prescindir porque de protestas estamos hasta los ... Y si somos los mejores, bueno ¿Y qué?

Visto 5528 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.