Jesús Fernández, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha. Jesús Fernández, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha.

Castilla-La Mancha baraja seguir perimetrada y retrasará el toque de queda hasta la medianoche

Castilla-La Mancha baraja seguir perimetrada y retrasará el toque de queda hasta la medianoche, con el cierre una hora antes por parte del sector de la hostelería, a partir del 10 de abril.

Así lo ha avanzado el consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, y ha señalado que, teniendo en cuenta la situación actual, "deberíamos seguir perimetrados" no solo en esta Comunidad Autónoma sino "todas las regiones", algo que se se abordará no solo en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CSISN) este miércoles, sino en el Comité de Trabajo con el que cuenta Castilla-La Mancha.

Según ha indicado el consejero, el objetivo es tener medidas acordes "con la situación epidemiológica en la que nos encontramos en este momento", resaltando que Castilla-La Mancha se encuentra "entre las tres o cuatro regiones con menor incidencia".

En cuanto al fin del estado de alarma, previsto por el Gobierno de España para el próximo 9 de mayo, Jesús Fernández Sanz, ha admitido que hay "ciertas dudas, sobre todo desde el punto de vista jurídico, sobre cómo actuar si se acaba". "En aquellas situaciones donde se tienen que tomar decisiones que tienen que ver con los derechos fundamentales, tenemos dudas que veremos cómo se van trabajando y discutiendo", ha señalado, aclarando que se abordarán en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) prevista para este miércoles.

La hostelería seguirá cerrando a las 23 horas

Sobre este tema también se ha pronunciado la portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Blanca Fernández, que ha señalado que se retrasará el toque de queda hasta la medianoche, aunque se mantendría el cierre de la hostelería una hora antes, es decir, a las 23:00 horas. 

La idea del Gobierno castellano-manchego, según ha informado Blanca Fernández, es seguir permitiendo visitas en centros sociosanitarios por parte de familiares y también salidas por parte de residentes. Además, el Ejecutivo plantea que en las zonas donde no exista alto riesgo pueda continuar la actividad hostelera en interiores al 50 por ciento y en exteriores al 75 por ciento, "tal y como está la inmensa mayoría de la región en este momento". 

Las restricciones adoptadas por Semana Santa expiran el 9 de abril y Castilla-La Mancha ya trabaja en un nuevo decreto con medidas para frenar la expansión del coronavirus, que se publicará en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la noche del viernes.

Visto 289 veces