La ponencia de alertas, en la que participan el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, han consensuado un nuevo protocolo que amplia la realización de la prueba PCR a todos los contactos estrechos de personas confirmadas de COVID-19, la enfermedad que provoca el nuevo coronavirus.