Imprimir esta página
Alberto Rojo recibiendo el bastón de alcalde en Guadalajara, con el apoyo de Ciudadanos para la mayoría absoluta, compartiendo gobierno. Alberto Rojo recibiendo el bastón de alcalde en Guadalajara, con el apoyo de Ciudadanos para la mayoría absoluta, compartiendo gobierno.

Alberto Rojo se compromete a ser "alcalde de todos, sin revanchas y sin sectarismos"

Alberto Rojo ya es el nuevo alcalde de Guadalajara, tras ser investido esta mañana, con los 10 votos del PSOE y los 3 de Ciudadanos, que le garantizan una mayoría absoluta estable durante su mandato, puesto que los tres concejales de Ciudadanos se incorporan a su nuevo equipo de Gobierno, un gobierno, que como destacaba el nuevo alcalde tras recibir el bastón de mando está centrado en las personas, "donde primero será Guadalajara y segundo más Guadalajara".

Ha sido una larga ceremonia la celebrada esta mañana en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Guadalajara, repleto de familiares e invitados, donde se contó con la presencia de la Ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, sentada junto a cuatro de los anteriores regidores de Guadalajara, Javier de Irízar, Jesús Alique, José María Bris y Antonio Román, que deja el cargo tras 12 años al frente del Ayuntamiento de Guadalajara. Faltó Blanca Calvo en el lugar de ex alcaldes y tampoco estuvo ningún cargo del Gobierno regional, aunque sí el secretario de organización del PSOE en Castilla-La Mancha, Sergio Gutiérez.

Sin embargo, Alberto Rojo ya se encargó en su discurso de alcalde de recordar y dar las gracias en su discurso al presidente de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, con quien aseguró las cosas irán mejor para Guadalajara.

También ha agradecido la presencia en el acto del rector de la Universidad de Alcalá de Henares, José Vicente Saz, y ha recordado la importancia que tendrá el proyecto del nuevo campus Universitario para Guadalajara.

Tres entonar su ilusión y alegría,  y agradecer el respaldo de los votantes, Rojo pedía a sus concejales que afronten esta etapa con cabeza, y amabilidad, porque "hay que hacer las cosas agradables", al tiempo que reconocía que Antonio Román, "es un duro adversario, pero no un enemigo" y agradecía su trabajo como alcalde, al tiempo que se comprometía a ser "alcalde de todos, sin revanchas y sin sectarismos".

 

Juras, promesas e imperativos legales

Antes de la investidura del alcalde tenía lugar el juramento de los concejales, comenzando por la Mesa de Edad, que finalmente han constituido dos concejalas socialistas, María Ángeles García, como la de más edad y Lucía Pontón como la más joven (no lo era José Luis Aguacil como habíamos anunciado).

Bajo la fórmula promesa, o de juramento, uno a uno han pasado todos los concejales, aunque a la décima del PSOE, Pilar Sánchez, casi se la saltan de la lista. Tanto el concejal de Unidas Podemos, José Morales como el de Aike, Jorge Riendas, han utilizado la fórmula del imperativo legal, añadiendo Morales la defensa de los trabajadores el feminismo y el ecologismo, mientras que los concejales de VOX Ciudadanos y la mayoría del PP optaban por el juramento, o los del PSOE por la promesa.

Y a la hora de las votaciones, solo Unidas Podemos y Ciudadanos no presentaron candidato, siendo el candidato del PP Eladio Freijo,  puesto  que Román renunció el jueves a su acta de concejal, pero no hubo sorpresas, y Rojo obtuvo sus trece votos, mientras que el resto votaban a su formación, salvo Unidas Podemos que se abstenía, siendo las votaciones a voz viva y sin urna.

Cinco generosos y alargados minutos dio el alcalde, Alberto Rojo, ya presidiendo el Pleno, a los portavoces de los grupos para intervenir, empezando por la formación menos votada, Aike y acabando con el grupo socialista, antes de tomar él mismo la palabra.

En estas intervenciones hubo un poco de todo, desde un Jorge Riendas, de Aike, afeando el hecho de que el pacto de Alcaldía se hubiera tomado en Toledo, hasta los halagos para Román que no solo llegaban desde el portavoz del PP, Jaime Carnicero, sino también del de Vox, Antonio de Miguel, o el discurso emocionado del portavoz de Ciudadanos, Rafael Perez Borda, que pedía "un ambiente de humanidad" y que incluso llegó a llorar al finalizar el acto, o la manera amable en que José Morales llamaba fascista a sus compañeros en la bancada, los concejales de Vox. Como portavoz del PSOE, al menos esta vez, ejerció Sara Simón, que dijo que "la ciudadanía de Guadalajara puede estar tranquila porque tienen un alcalde comprometido al cien por cien".

Y como el salón de plenos se había quedado pequeño, la anécdota surrealista la ponía los aplausos con retardo que llegaban desde la sala de invitados, donde se seguí la retransmisión en vídeo, también la prensa fue desplazada a una sala anexa con vídeo..

Tras acabar el acto, y posar juntos toda la nueva corporación, encargándose Alberto Rojo de sacar a Rafael Pérez Borda del fondo a su diestra en primera fila, felicitaciones entre todos y abrazos con los familiares, también entre el alcalde saliente, Antonio Román y quien lo será hasta 2023, si no hay imprevistos, Alberto Rojo.

 

Visto 722 veces

Artículos relacionados