Inauguración de la palca conmemorativa del centenario en la casa en la que naciónAntonio Buero Vallejo. Inauguración de la palca conmemorativa del centenario en la casa en la que naciónAntonio Buero Vallejo. Foto: J.Fraile.

Buero Vallejo nació y se hizo en Guadalajara

"Buero Vallejo se convierte en Buero Vallejo, no después de irse de Guadalajara, sino durante el tiempo que estuvo en Guadalajara donde se asentaron sus cimientos como escritor". Esta es la aseveración que el hijo del dramaturgo, Carlos Buero, hacía esta tarde cuando se procedía a inaugurar en el número 30 de la Calle Miguel Fluiters, esa placa conmemorativa del centenario de su nacimiento en esa casa y en Guadalajara, el 29 de septiembre de 1916. "En la infancia está todo, o casi todo" recuerda Carlos Buero en el prólogo de "El único nombre", cuento con el que un Buero adolescente, ganó el certamen liteario de Guadalajara en 1933, y que ahora el ahora el Patronato de Cultura ha editado con motivo del centenario. Luis Iglesias Feijoo, uno de los estudiosos de la obra de Buero define este primer cuento como "casi un programa literario, una declaración de principos estéticos y éticos, un futuro plan de acción".

"Guadalajara está siempre al fondo de mí, porque allí es donde tuve las vivencias más definitivas de la infancia", reza la placa conmemorativa, reproduciendo una de las confesiones de Buero en sus entrevistas, placa que era descubierta por el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, el hijo de Antonio Buero Vallejo, Carlos Buero y los dos alcaldes anteriores que también materializaron otros homenjaes a buero, el socialista Javier Irizar, en cuyo mandato se puso el nombre a una calle y a un instituto y el popular José María Bris, que inauguró el el año 2002 el teatro que lleva su nombre.

"A la hora de recordar a Buero Vallejo en su ciudad natal, dentro de los actos del centenario, también hemos querido que la ciudad se implicara", señalaba el alcalde Antonio Román. De ahí la iniciativa de las frases de Buero Vallejo en cien comercios de la ciudad y la placa que esta tarde se colocaba en el suelo a la entrada de en su casa, que se completa con esa simbología de la escalera sobre la fachada, construida con telas rojas, bajo el diseño de Laura Domínguez, que saca a la calle la vida de esa "Historia de una escalera", como metáfora, "para que la obra de Buero salga a la calle, para que la piensen y la disfruten los ciudadanos".

Román agradecía la colaboración de los cvninos de ese inmueble que vio nacer a Buero y que hoy nos lo devuelve en cartón piedra sobre el balcón, haciendo real un deseo que según relataba su hijo había expresado en la dedicatoria a una vecina de Guadalajara de uno de sus libros en 1998, "...Guadalajara, ese lugar donde me gustaría volver a vivir ahora".

Representantes de todos los grupos políticos municipales, de la Diputación de Guadalajara, con su vicepresidenta Ana Guarinos y de la Junta, con el delgado Alberto Rojo, han compartido este acto junto a una treintena de vecinos, entre ellos algunos de los que compartieron la amistad con Buero en esa adolescencia.

Y tras esta placa homenaje, el mejor modo de celebrar a Buero Vallejo, con su teatro, y la representación del "Sueño de la razón" en el Teatro Buero Vallejo, pues tras su muerte, tras su muerte, en abril de 200, su producción teatralapenas ha tenido presencia en la cartelera. La obra, drama fundamental del teatro histórico bueriano, era presentada por la compañía Ferroviaria, y dirigida por Paco Maciá. El argumento gira en torno a los días que precedieron a la salida de España de un anciano Francisco de Goya, camino de un exilio no impuesto, pero al que se vio empujado por las insoportables circunstancias que rodeaban su vida. El teatro Buero Vallejo recibía esta representación con una espectacular proyección visual sobre su fachada.


Medios

Visto 2038 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.