El PSOE denunciaba hoy que el antiguo Bar Bilbao vendrían a sumarse a los edificios declarados en ruina. El PSOE denunciaba hoy que el antiguo Bar Bilbao vendrían a sumarse a los edificios declarados en ruina.

Casi un centenar de solares en el casco histórico de Guadalajara

El concejal Manuel Granado, del grupo municipal del PSOE, ha comparecido ante la fachada del antiguo Bar Bilbao, entre la Calle Juan de Dios y la Plaza de Oñate, a escasos metros de la Calle Mayor y el Palacio del Infantado, para denunciar la situación del casco histórico en lo referente a solares y expedientes de derribo.

El antiguo Bar Bilbao es “uno de los diez próximos solares posibles que van a aparecer en nuestra ciudad” y que vendrían a sumarse al elevado número de solares del casco histórico que, según el concejal, “ya está rondando el centenar”, algo que ha calificado de “vergüenza”.

“Esto no es Lorca que ha habido un terremoto, esto es la desidia del propietario y la complicidad del equipo de gobierno”, ha denunciado Granado señalado la responsabilidad de los propietarios “que están haciendo un avance muy rápido del deterioro de los edificios para que se declaren en ruina y se conviertan en otro solar más”.

Ventanas abiertas visibles desde la calle o boquetes abiertos adrede son algunas de las técnicas que según el socialista se emplean para que las palomas y las inclemencias del tiempo menoscaben los edificios. Ante esta situación Granado ha acusado al equipo de gobierno de no actuar para que esto no ocurra: “pueden poner paliativos, pueden obligar a que se haga un cerramiento del edificios para que no entren las palomas, plantear ayudas de rehabilitación…”. El Ayuntamiento, según señalaba el socialista, “tiene la obligación moral y política, como se hace en otros ayuntamientos de España, de estar detrás de que el casco histórico no se deteriore a marchas forzadas”.

Manuel Granado ha criticado el plan de dinamización del casco histórico que “más que dinamizar es dinamitar”, y ha declarado que “a parte de la vida que se ha creado por parte de los hosteleros, no se ve que se esté rehabilitando, no se ve que se esté construyendo en solares, es más, cada vez hay más solares”. El concejal se ha referido así al reciente derribo de la Tahona de Lucas, en plena zona de Bardales, y a la aparición de vallas en los últimos días en el entorno de La Carrera. También se ha referido al incumplimiento en los plazos de construcción en solares: “hay un plazo si no recuerdo mal de dos años para empezar a construir y no se está haciendo; el señor Jaime Carnicero ha anunciado con bombo y platillo la construcción del edificio que tenemos al lado de la Plaza Mayor, el antiguo edificio del Maragato pero como veis los andamios son casi patrimonio histórico artístico de nuestra ciudad”.

El socialista ha aportado unas fichas elaboradas por dos concejales de su grupo municipal de diez edificios con expediente de ruina “situándolos sobre el plano, con fotografías del estado en que se encuentran y con una pequeña ficha descriptiva de la importancia de estos edificios para protegerlos y que no se llegue al solar”.  El antiguo Bar Bilbao, el Palacio de Miralrío en la Plaza de Dávalos o el Palacio de Montemar, donde se ubican Ópalo y Novoplex y cuyo derribo fue finalmente paralizado por la Junta, son algunos de los inmuebles recogidos por los socialistas. “Tenemos diez fichas pero por desgracia creo que podemos sumar más y más”, comentaba el concejal conminando al equipo de gobierno a que, “si realmente les interesa el casco histórico, con las herramientas que tienen y con técnicos municipales, esto que hemos hecho nosotros, lo pueden hacer ellos perfectamente”.

Granado ha señalado que “un entorno tan deteriorado” no favorece a la catalogación del Palacio del Infantado como Patrimonio de la Humanidad. “Somos los primeros que queremos que se consiga y esto es lo que no ayuda: la complicidad del equipo de gobierno con algunos propietarios que no mantienen en óptimas condiciones los edificios”.

También se ha apuntado que el catálogo de edificios del casco histórico “está completamente desfasado” y salvo los pocos inmuebles que son Bien de Interés Cultural,  “la catalogación que tienen la mayoría de los edificios es ambiental y eso implica que se pueden derrumbar perfectamente”.

El concejal ha declarado que estos edificios mantienen un valor por su interés etnográfico, por ser edificios tradicionales de nuestra geografía castellana o de algún momento concreto de nuestra historia y ha recordado que existen diversas posibilidades y soluciones antes que la demolición: “un derribo parcial, una rehabilitación completa, una rehabilitación parcial… pero aquí lo más rápido y lo más cómodo es hacer el derribo por completo. Si la fachada se puede mantener, como la del Maragato, pues bien… ¿Qué no se puede mantener? Bueno, entonces se puede reconstruir como era antiguamente o respetando lo que es el entorno y no construyendo aberraciones como las que se hicieron en los años 70” ha manifestado refiriéndose a edificios como el Centro Cívico Municipal o la sede de Onda Cero y Radio-Televisión Castilla-La Mancha.

Asimismo, ha destacado el riesgo que suponen las demoliciones en un casco antiguo por la elevada posibilidad de topar con elementos de valor arqueológico como los restos de la iglesia de San Andrés aparecidos tras el derribo del Bar Soria o el arco de la antigua iglesia de San Esteban visible tras la demolición de la Tahona de Lucas.

 

 

Visto 3504 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.