Enrique Ponce en su faena con el cuarto toro de la tarde. Enrique Ponce en su faena con el cuarto toro de la tarde. Foto: B. Corrales / Guadaqué

¡Cómo está estoooo!; Ponce con toros del encierro...

Hace cuatro días ni se lo proponían, porque oiga..; ¡un respeto al maestro!. Pero hoy sí, con 28 años de alternativa y casi 47 años de una que deseamos muy larga vida. Enrique Ponce, cuyo tío-abuelo el buen matador de toros, Rafael Ponce Rafaelillo, que cuando se anunciaba en la parte seria de El Empastre, como Poncelito, ya había tomado clases en la escuela taurina existente en Utiel, dadas a los chavalillos por un tal.., Don Julián Sáiz Saleri II, (que algo a gloria nos suena y sabe...); allá por los inicios de los años 30.

Enrique Ponce.., sin duda uno de los mejores desde hace muchos años, torea ahora todo lo que quiere y lo quiere todo; hasta debutó en Ayamonte hace 7 días con 46 años y sus 28 de alternativa, convirtiendo su temporada en un frenesí de festejos de cualquier tipo y en cualquier lugar; y eso, oiga, llama mucho la atención...

Enrique Ponce..; que se unió a la reciente moda de salvar la fiesta de toros con su muy cacareada Tauromaquia Crisol... y que pretendía, desde su muy particular Proclama de Málaga simplemente acrisolarla, sin hacer la más que necesaria depuración general de lo existente, tiene a toda la afición desorientada. Y los poncistas, hasta las trancas, están más que confusos por tal deriva; no hallando explicación, ni remedio a su desconsuelo.

Pues sí..; Enrique Ponce, Sebastián Castella y El Fandi, en Las Cruces, tuvieron a bien, sobre todo el primero, el vérselas con los toros de lidia de María Loreto Charro de Llen, corridos a las ocho de la mañana por las calles capitalinas y que, en su reconocimiento veterinario, produjeron la noticia dada esta mañana por este medio que condiciona cualquier crónica taurina independiente.

Porque no es de recibo la actuación de una autoridad que desatienda las indicaciones técnicas de unos profesionales con sus más de treinta años de ejercicio por las plazas del país. Indicaciones que van encaminadas a salvaguardar los intereses de los espectadores. Este es un problema creado por el Ayuntamiento donde no lo había, y que corresponde al mismo solucionarlo; lo antes posible es ya tarde; bastante tarde.

De los toros enviados por la gentil ganadera, que en el argot taurino se definen como un resto de camada; por lo que hemos visto en nuestro coso, decirles que la misma consiguió mediante escrupulosa selección domecqticar, pero que muy requetebién a sus reses, para gozo y disfrute de los que se pasean vestidos de luces por todos los ruedos de este país...

Si es cierto el dicho, que mucho se comenta entre los que saben de esto, afirmando que el comportamiento de los toros durante su lidia, son el fiel reflejo del carácter de sus criadores; María Loreto Charro tiene el cielo asegurado y, además, en una estancia VIP.

Porque ya tiene su mérito criar seis ejemplares con espíritu de animales de compañía, llenos de nobleza y colaboradores hasta la extenuación..; y se puede afirmar, que la compañía fue durante toda la tarde compartida con unos señores vestidos con trajes de colores muy llamativos, que sueñan con lo que se encontraron en Guadalajara y que luego no saben aprovecharlos con un toreo que levante a las gentes de sus asiento. Salvo el quinto, que resultó algo revoltoso, el resto fueron para llevárselos todos a la feria y al sexto, también a cenar con las peñas.

La tarde empezó esperanzadora porque el remate del presidente no dando trofeo a Ponce por una faena dubitativa, dando pases en línea, sin entrega y sin ganas con lo que tenía enfrente, fue ajustada a la realidad sancionadora por un bajonazo. Ponce le concedió la razón al palco, pues ni hizo asomo de dar la vuelta al ruedo. Generosidad, por aplicar diferente criterio recibió en el cuarto, por algo más de lo mismo. Se lo llevó calentito...

El Fandi, en su primero probó la misma medicina por el mismo pecado, con otro toro de buena condición al que lo toreó al final por lo verbenero. Y en el quinto se hinchó de fandismo por toda la plaza hasta el aburrimiento. Las banderillas de compromiso las administró como él sabe. Pero se le fueron dos toros, uno de autentico ensueño y otro para su toreo del bueno. Que también lo sabe hacer.

Pero la sorpresa llegó en el tercero con un Castella simplemente sin sitio, con una abulia sin consuelo y mecánico hasta la desesperación. Lo acribilló al pobre animal y por su torpeza se lo llevaron a corrales con un lacerante espectáculo que resultó un cheque en blanco a los antitaurinos.

No sabemos lo que pasó por su cabeza para su transformación en el sexto. Un gran toro, que le brindó todas las bazas para hacer su peculiar faena, que siempre gusta cuando el temple se impone con cadencia y entrega. Le salió su castella de las tardes de triunfo y esta fue para él su redención, además refrendada con una estocada hasta los gavilanes y en su sitio. Se llevó de Guadalajara, para su recuerdo, la cara y cruz de esta inescrutable fiesta. Y los espectadores nos llevamos en las nalgas casi tres horas de aplastamiento, con hormigueo incluido. Un desastre...

Ficha del festejo. Plaza de Guadalajara 14/9/2018. Menos de tres cuarto de entrada. Toros de Loreto Charro; desiguales de presentación y cuatro de escaso trapío, nobles, colaboradores, sobresaliendo el sexto. Un gran toro

E. Ponce: bajonazo, saludos. Pinchazo, estocada caída y descabello. Oreja generosa.

El Fandi : media desprendida y descabello, saludos. Pinchazo y media, aviso, oreja.

S. Castella: 5 pinchazos, 5 descabellos y 3 avisos; pitos. Gran estocada, 2 orejas.

 

GALERÍA GRÁFICA CORRIDA VIERNES GUADALAJARA

Visto 823 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.