Jaime Carnicero, vicealcalde de Guadalajara. Jaime Carnicero, vicealcalde de Guadalajara.

Guadalajara se niega a que el autobús de Marchamalo tengan más paradas

“Recurriremos todas aquellas decisiones que adopte la Junta de Castilla-La Mancha y que vayan en contra de los intereses de los vecinos de Guadalajara”.  Esto es lo que ha manifestado el vicealcalde, Jaime Carnicero, tras hacerse público el pasado viernes que la Junta de Comunidades quiere “imponer” al Ayuntamiento de Guadalajara que los autobuses procedentes de Marchamalo, incluidos en el plan regional ASTRA, paren, además de en RENFE, estación de autobuses y el Hospital, junto a San Ginés y en el centro comercial Ferial Plaza. Además, la Junta añade a esa imposición un recorrido que transcurriría por Cardenal González de Mendoza, Fernández Iparraguirre y Virgen del Amparo. 

Esto supondría que por pleno centro de Guadalajara, pasaran otros 320 autobuses semanales procedentes de Marchamalo y 1.200 al mes, y que éstos estacionaran en puntos que ya registran una alta densidad de tráfico. Jaime Carnicero ha señalado que esta “imposición” es un “auténtico despropósito” al conllevar un aumento del volumen circulatorio que va a afectar directamente a los vecinos de Guadalajara. 

“Imposición contraria a la Ley y al PMUS”

El Ayuntamiento de Guadalajara ya ha trasladado su oposición a la Consejería de Fomento de C-LM a través de tres informes, uno jurídico, otro técnico y otro de la empresa concesionaria del transporte urbano de viajeros, que es quien tiene la exclusividad del transporte en la ciudad. Según ha afirmado el vicealcalde, las intenciones del Gobierno regional “contravienen la Ley a nivel estatal, a nivel regional y también el Plan de Movilidad Urbana Sostenible que el Ayuntamiento de Guadalajara aprobó en 2015 sin que la Junta presentara una sola alegación al mismo. La legislación marca que no se pueden establecer líneas nuevas sobre trayectos ya existentes”. 

Actualmente, en los puntos en los que paran los autobuses de Marchamalo, existen conexiones a través del servicio urbano que enlazan con todos los barrios y lugares estratégicos, motivo por el cual, tal y como ha señalado el vicealcalde, “la imposición de la Junta no tiene sentido. Las conexiones están garantizadas”. 

Carnicero denuncia que la Junta trata de favorecer a Marchamalo

Por otro lado, el vicealcalde ha denunciado que la Junta de Castilla-La Mancha está tratando de beneficiar a Marchamalo frente a otras localidades de la provincia de Guadalajara. Y se pregunta qué pasaría si otros municipios como Tórtola, Cabanillas, Azuqueca o Villanueva, por ejemplo, pidieran lo mismo que está pidiendo ahora Marchamalo. 

Según Jaime Carnicero, “todo esto es consecuencia de un problema de números. El servicio de Marchamalo es deficitario, el número de viajeros ha bajado en 100.000 y ahora ese desequilibrio nos lo intentan echar a la espalda de Guadalajara y de sus vecinos. Porque hay que dejar claro que, es muy posible que si esta “imposición” se lleva a efecto, repercutirá negativamente en el transporte urbano de Guadalajara, que registrará un desequilibrio económico que el Ayuntamiento tendrá que compensar, y eso repercutirá directamente en el bolsillo de los vecinos. No podemos consentirlo”. 

El vicealcalde también ha aclarado que, por parte de la Junta de Comunidades, el Ayuntamiento de Guadalajara sólo ha recibido un escrito y una llamada, trasladándole sus intenciones. “Ni siquiera se han reunido con nosotros. Parece mentira que la consejera de Fomento y exconcejala de este Ayuntamiento sólo se dirija a nosotros por escrito y que no coja el teléfono para hablar directamente con el alcalde. La lealtad institucional brilla por su ausencia una vez más. Cuando la Junta de Comunidades está gobernada por el PSOE se convierte en la oposición socialista del Ayuntamiento de Guadalajara”. 

Por último, Carnicero ha recordado que hasta hace unos años, el servicio de transporte urbano de Guadalajara también daba servicio a la localidad de Marchamalo, y que fue el alcalde, quien “de modo unilateral decidió abandonarlo”. Después se acordaron una serie de paradas con la administración regional, que se localizaron en Renfe, estación de autobuses y Hospital. "Hubo consenso y aceptación por todas las partes", según Carnicero, dado que el pliego realizado al efecto no fue recurrido ni por Guadalajara ni por Marchamalo ni por la Junta. "Por eso, cuando se toman decisiones debemos ser responsables y consecuentes. Es intolerable que esas malas decisiones perjudiquen a los vecinos de Guadalajara”, concluyó el vicealcalde.

{module Robapaginas Google}

Visto 2735 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.