Daniel Jiménez, portavoz del PSOE, realizó una sola intervención sumando sus dos tiempos. Daniel Jiménez, portavoz del PSOE, realizó una sola intervención sumando sus dos tiempos.

El PSOE fue el más crítico en el Debate de la Ciudad

El portavoz del grupo municipal socialista, Daniel Jiménez, no quiso hacer uso del primer turno de intervención de su grupo en el Debate del estado de la Ciudad y sumó sus dos tiempos de 15 minutos, en una sola intervención, en el segundo turno, siendo su discurso el más crítico con la acción del Gobierno municipal y contra las declaraciones de Román, no solo en el tono, sino también en la forma, hasta el punto de ser calificado de vehemente, por el portavoz del PP, Armengol Engonga.

Jiménez comenzó recordando sus críticas hacia la fecha elegida para el debate, “en mitad de las ferias” y el formato del mismo, “sin medir los tiempos del Gobierno”, para entrar directamente en faena y acusar al equipo de Gobierno de no cumplir los acuerdos plenarios “porque en este Ayuntamiento la oposición son 12 concejales y el Gobierno 11 más 2, con lo que se sigue pasando un rodillo, que ahora en vez de ser todo azul tiene tonos anaranjados”, en clara alusión a Ciudadanos.

Aseveraba Jiménez que Guadalajara tiene los mismos problemas que hace un año, “y algunos hasta agravados”, y recordó que el POM ha estado siete años paralizados, “para anunciar que retomaban su redacción, pero nada más hemos sabido de esto”.

La glorieta junto al puente del río, la conexión del SP11 y SP12, el viario desde la Fuente de la Niña al Hospital, o el desarrollo del polígono industrial del Ruiseñor eran apuntes, en el debe de la ciudad, hechos por Jiménez,.

En materia de empleo volvía a criticar la existencia de una sola técnico en la Oficina Local de Empleo, al tiempo que aseveraba que aunque se haya reducido el desempleo, en un -8,4% en la ciudad, “estamos por debajo de la media provincial y de otros municipios como Azuqueca o Marchamalo”. Con esto volvió a acusar a Antonio Román de “boicotear los planes de empleo de la Junta”.

Exigió, una vez más, “un alcalde con dedicación completa” y al reclamó un proyecto para el Tyce. De pasada arremetía contra la empresa Producción Malvhadas, pero sin citarla, al decir “que las naves del Tyce se han convertido en un vergonzante almacén de una empresa que luego tiene problemas para acreditar medios de comunicación locales”.

Y hasta el calor le sirvió a Jiménez como argumento, “el cambio climático ha venido para quedarse”, criticando la falta de compromiso sostenible del Ayuntamiento, como también criticó el abandono de solares y la apuesta por grandes eventos deportivos “sin rendir cuentas y en detrimento del deporte base”.

Jiménez también tuvo su puya para Ciudadanos “una cosa es decir y otra votar”, aunque la última perla se la dedicó al alcalde, de quien dijo “no es solvente ni dialogante, y aunque no lo crea, su tiempo ha pasado tras 21 años como concejal”.

El alcalde, Antonio Román, respondía ampliamente en el turno de cierre, a todos los grupos, pero principalmente a Daniel Jiménez, a quien acusó de "trabajar pocas horas y estar demasiado tiempo de vacaciones”, en referencia a las críticas por la fecha del debate. También le acusó de hacer mucha crítica y pocas propuestas. En la referencia personal dijo que Jiménez también lleva muchos años en el Ayuntamiento “ y si los ciudadanos querían de mí que me fuera, como usted dice, obteniendo la mayoría de los votos, imagínese que querrán de usted, que obtuvo el segundo peor resultado de las historia del PSOE en Guadalajara”.

El enfrentamiento PP - PSOE, también aderezado con las intervenciones del portavoz del PP, Armengol Engonga, dejó en un segundo plano el resto de las intervenciones de la oposición, que además tuvieron un tono más plano.

Así el portavoz de Ciudadanos, Alejandro Ruiz, insistía en que el Ayuntamiento debe gastar menos en Fiestas y más en gasto social, al tiempo que se quejaba del mal funcionamiento del alumbrado, de la suciedad de muchas calles y de una Guadalajara de primera, y otra de segunda, “con barrios abandonados como Manantiales o Las Ramblas que deberían visitar no solo en elecciones”.

Por su parte el portavoz de Ahora Guadalajara, José Morales, realizó un discurso en tono muy político, aludiendo al empleo precario, la falta de participación ciudadana o una cultura excesivamente oficial, recordando también el incumplimiento de las mociones aprobadas en el Pleno y especialmente el cambio de las calles con referencias franquistas, que incumple la Ley de la Memoria Histórica “ y que les descalifica como representantes democráticos aquí, y en Alemania hasta les inhabilitaba”.

Aunque tanto Ciudadanos como Ahora Guadalajara fueron algo más incisivos en sus segundas intervenciones, quedaron eclipsados por la contundencia del PSOE., al igual que la réplica de Engonga quedaba eclipsada por la que hacía luego después, mucho más densa y detallada el propio alcalde, en otro largo turno de cierre, dando contestación una por una a todas las críticas de los distintos portavoces.

Armengol Engonga criticó la forma de hacer oposición de PSOE y Ahora Guadalajara durante este mandato. Del PSOE dijo que les puede el afán destructivo, pero que hay faltas de propuestas y de Ahora Guadalajara dijo que “ha tenido un estreno político decepcionante", asegurando que los temas que plantean, como el cambio de calles "no quitan el sueño a los ciudadanos".

Y pasadas las 22:30 este primer Debate del Estado de la Ciudad  acabó de la misma manera  que había empezado, con ese ofrecimiento de Román de un pacto de Gobierno a tres bandas, PP PSOE y Ciudadanos, en el que excluyó a Ahora Guadalajara “por la falta total de coincidencia política”, “con el que podríamos dar ejemplo nacional de que el consenso es posible”.

Visto 1003 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.