El Tenorio Mendocino ya tiene su escultura homenaje de Guadalajara

El Tenorio Mendocino ya tiene su escultura homenaje de Guadalajara

Junto a la iglesia de Santiago, en el paseo que cada año recorren los actores del Tenorio Mendocino, para trasladar las escenas del Liceo caracense al Palacio del Infantado, quedaba ayer tarde inaugurada la escultura que el Ayuntamiento de Guadalajara ainstalado como homenaje a este evento cultural que ya cumple 26 años de trayectoria. La escultura, obra de Óscar Alvariño Belinchón, no representa a Don Juan, sino al Comendador, don Gonzalo de Ulloa, el padre de doña Inés en la obra de Zorrilla, y su rostro está inspirado en uno de los padres del Tenorio Mendocino, Javier Borobia, quien durante muchos años representó el papel y que acudía emocionado al acto acompañado por su hijo Diego, que ahora es un mendocino más.

El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, junto a José Gonzalez Vegas,  presidente de Gentes de Guadalajara, colectivo que cada año da vida al Tenorio Mendocino, fueron los encargados de descubrir esta escultura unas horas antes de la nueva representación del Tenorio. Román recordaba que esta escultura es un homenaje de la ciudad de Guadalajara a este evnto tan participativo, porque tal y como indicaba Gonzalez Vegas, "hace mucho tiempo que el Tenorio dejó de ser de la asociación para ser algo de toda la ciudad".

También hubo palabras de recuerdo de José Antonio Suarez de Puga, recordando la trayectoria del Tenorio desde aquellos inicios en la taberna, recitando versos entre amigos de la capa, y recordando a otro de sus fundadores ya desaparecido, Fernando Borlán. Un aplauso emocionado de todos los presentes, entre ellos la mayoría de actores del Tenorio Mendocino ya ataviados con sus trajes, puso el punto final a este acto, con el deseo de una nueva exitosa representación.

Además del Tenorio Mendocino, el Ayuntamiento de Guadalajara ha instalado dos esculturas más en los últimos meses para homenajear a otros eventos que proporcionan personalidad a la ciudad y que constituyen un destacado reclamo turístico. Se trata de la escultura de los "Dos nazarenos", situada en la plaza de Santa María para rendir homenaje a la Semana Santa de Guadalajara, y "La bella durmiente", en la Plaza de Dávalos, para homenajear el Maratón de los Cuentos.

Visto 1474 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.