Gran participación en la procesión del Santo Entierro

Gran participación en la procesión del Santo Entierro

Cientos de vecinos y feligreses se echaron a la calle en la tarde noche del Viernes Santo para acompañar y arropar una de las procesiones más concurridas de la Semana Santa de Guadalajara, la procesión del Santo Entierro, o procesión del Silencio, declarada de Interés Turístico regional, en la que participan cuatro hermandades de la capital, con ocho pasos en total, que parte de manera unificada desde la concatedral de Santa María hasta San Nicolás, aunque cada cofradía sale de su sede y regresa a ella. El adelanto de la Semana Santa en el calendario este año, sin haberse producido el cambio horario, dio un ambiente de penumbra a la procesión ya desde su inicio al filo de las ocho de la tarde.

Desfila en primer lugar la cofradía de la Pasión del Señor, que llega desde la Iglesia de Santiago a las puertas de la concatedral,  retomando el esfuerzo realizado en la noche del Jueves Santo, y lo hace denuevo con sus tres pasos, con los pasos el del Cristo de la Expiración, llevado a hombros con la cruz tumbada, La Piedad, cargada por mujeres y la imagen titular de Jesús de la Pasión, cargada por los hombres. Esta cofradía, que es una de las más numerosas de la ciudad, cambia su capirote a negro de luto el Viernes santo, siendo la única que realiza ambos esfiles, con la mayor participación de cofrades de todas las edades, acompañada por su banda de tambores.

Le sigue la Cofradía de Nuestra Señora de de los Dolores, saliendo de la misma concatedral donde tiene su sede, con los pasos del Calvario en la Quinta Palabra (integrado por las imágenes de Cristo crucificado acompañado de Santa María, de San Juan y de María Magdalena) y la Virgen de los Dolores, bajo palio, con su espectacular manto negro. Ambos pasos son conducidos en carrozas sobre ruedas. Aunque la hermandad participó tanto el Domingo de Ramos como el Lunes Santo en las procesiones, es en el Viernes Santo la primera y única vez que saca sus pasos, que suelen ir acompañados por mujeres con mantilla. La Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores de Guadalajara nace en la segunda mitad del siglo XVI, y sus cofrades visten túnica blanca con capirote negro.

El Santo Sepulcro

También desde la concatedral de Santa María parte la Cofradía del Santo Sepulcro del Crsito Yacente, heredera de la antigua hermandad de Caballeros Cruzados Excombatientes, que conduce con 20 banceros el paso más significativo de la Procesión del Silencio, el del Santo Sepulcro, con la imagen de cristo a tallada en madera atamaño natural, obra del escultor Fernando Cruz Solís, que la realizó en el año 1943. La imagen se saca de su hornacina habitual y reposa para la procesión sobre una carroza acaba de ser restaurada este año en los talleres artesanos de los Hermanos Martínez de Horche.

La Soledad

En último lugar se incorpora a esta procesión la Virgen de La Soledad, que llega desde San Nicolás, por la cuesta San Miguel, que tiene el privilegio de ocupar este último lugar el el desfile, por ser la cofradía más antigua de la ciudad, fundada el 7 de octubre de 1469, lo que la convierte también en una de las más veteranas de toda España.

La imagen de La Soledad, que es una escultura que por su naturalidad y sencillez despierta una gran sensación de amargura, es obra del imaginero José Martínez Duches, realizada en 1941 a imagen y semejanda de la primitiva imagen desaparecida en la Guerra Civil.

El paso de la virgen es llevado a hombros por una cuadrilla de unos 30 cargadores y un capataz y acompañada por más de doscientos penitentes que visten hábito morado con capa y capirote negros y con mayorítaria participación de mujeres. También portaban al Cristo del Consuelo de la iglesia del Carmen, cedido amablemente las Madres Concepcionistas.

Presencia institucional

Cerraba el desfile procesional, los representantes eclesiásticos, con el vicario de la Diócesis, Agustín Bugeda a la cabeza,  y las autoridades políticas, entre las que se encontraba concejales de todos los grupos municipales salvo Ahora, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, la consejera de Fomento, Elena de la Cruz; el delegado de la Junta, Alberto Rojo, la vicepresidenta de la Diputación, Ana Guarinos y algunos parlamentarios nacionales.

Tras recorrer durante casi cuatro horas las calles de la ciudad, la procesión culmina en la iglesia de San Nicolás, cuando la Virgen de la Soledad entra en el templo, y las otras tres hermandades regresan a sus respectivas sedes.

A la semana Santa de Guadalajara ya solo le resta un desfile procesional, que será  en la mañana del Domingo de Resurrección, con la imagen de Cristo Resucitado. Sale a las 10:30 horas desde la concatedral de Santa María. Irá acompañada por la agrupación musical del Santísimo Cristo del Amor y de la Paz.


Galería Grafica procesión Santo Entierro Fotos: J. Fraile



{module Robapaginas Google}


Medios

Visto 937 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.