Indios, vaqueros y tiros al aire en el Western de la Plaza Mayor

Indios, vaqueros y tiros al aire en el Western de la Plaza Mayor

El salvaje Oeste se ha apoderado de la Plaza Mayor en la tercera Feria Temática Cultural de esta semana grande de nuestras fiestas. Una enorme escenografía de madera frente al Ayuntamiento representa un poblado de las desérticas llanuras americanas, con su banco, su imprescindible salón y, por supuesto, la garita del sheriff.

Los visitantes han disfrutado con los detalles decorativos, sin parar de hacerse fotos empujando con ambas manos las clásicas puertas de vaivén de las películas de Western o fingiendo ser forajidos prisioneros de la justicia en la cantina del Sheriff, donde los niños jugaban detrás de los barrotes de las “celdas” pidiendo auxilio a sus familiares.

Muchos trajes de vaquero, señoritas de salón, forajidos y algún indio ya que, en esta ocasión, no solo los mercaderes y los personajes de la feria iban ambientados en el salvaje Oeste sino que muchos niños y niñas de la ciudad han acudido a la feria pertrechados con sus disfraces de indio o sus sombreros de cowboy y jugaban entre ellos persiguiéndose por la plaza con sus pañuelos de bandolero tapándoles media cara. Buena parte de la chavalería se divertía dando botes en la cama hinchable regentada por un vaquero muy serio y luego estaban, como siempre, todos esos pequeños que disfrutan como enanos trepando a las chapas de ventilación de la Plaza Mayor y dejándose caer a modo de tobogán. Un entretenimiento que, toque la feria temática que toque, nunca falla.

Aunque a primera vista se apreciaba menos movimiento que ayer, lo cierto es que un gran número de personas se apelotonaba en torno al gran decorado esperando con impaciencia algún tipo de espectáculo y es que, si algo descuadra a los visitantes de estas ferias es que, a pesar de todas las actividades programadas para mañana y tarde, no se especifica el horario de cada actuación por lo que los curiosos andan siempre impacientes esperando que algo ocurra. Por fin, ha salido a escena un vaquero que ha contado a los asistentes sus aventuras por el desierto mientras realizaba trucos de magia aprendidos en sus viajes con los indios, como por ejemplo, leer la mente de las personas en el fuego y las cenizas.

Y, esta tarde, mucho más movimiento, con diversos personajes interactuando con el público, como el enterrador que se paseaba midiendo a la gente para ver si cabían o no en su ataúd o los forajidos que retaban tanto a niños como adultos a duelos de pistola. Junto al fuego, unos indios con sus crestas y sus plumas, enseñaban a los curiosos cómo hacer buenas flechas para acabar con los vaqueros, con sus puntas de metal y todo. Junto a la cantina de cervezas artesanales se arremolinaban más personajes y, es que el calor del desierto necesita ser sofocado con buenas pintas de cerveza. Una vez hidratados, los personajes del lejano Oeste se han juntado para organizar un concurso de puntería entre los niños que se ofrecían sin reparos a ser pistoleros y pistoleras y derribar botellas con sus balines e incluso han probado puntería apuntando a los músicos del salón.

Una jornada llena de plumas, sombreros y tiros al aire en la que, especialmente los más pequeños, han podido sentirse como verdaderos indios y vaqueros a la conquista del Oeste o como actores en un set de grabación de películas Western. Y todo ello sin salir de la Plaza Mayor.

GALERÍA GRÁFICA FERIA OESTE (Fotos: Andrea Clemente)

Visto 902 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.