Elena Loisa junto al exconcejal José Luis Maximiliano, en cuya etapa se reclamó la protección del Laboratorio de los Ingleses. Elena Loisa junto al exconcejal José Luis Maximiliano, en cuya etapa se reclamó la protección del Laboratorio de los Ingleses.

IU celebra la protección del Laboratorio de los Ingleses

Izquierda Unida de Guadalajara, a través de su Coordinadora Local, Elena Loaisa, ha mostrado su satisfacción por el anuncio de la Junta de Comunidades de declarar Bien de Interés Cultural el conocido como Laboratorio de los Ingleses.

El Laboratorio de los Ingleses es un edificio situado junto a la carretera de Fontanar, el único que queda en pie del que fuera entre 1719 y 1822  complejo industrial de los Batanes de las Reales Fábricas de Paños y que convirtió a Guadalajara en una de las ciudades más industriales del país, destacando en la Europa de la Ilustración. La Real Fábrica ocupaba edificios del casco urbano, como el Palacio de Mostesclaros (luego Academia de Ingenieros y también Archivo militar), o el Alcázar Real, ambos en el entorno del Palacio del Infantado; además de otros de nueva construcción, como los Batanes. El laboratorio, estaba  dedicado a la elaboración de los tintes de los paños, recibiendo su nombre de la nacionalidad de los maestros operarios que en él trabajaron y fue levantado bajo la dirección de Miguel Vallejo por el arquitecto Diego García. Tras una época de esplendor, las reales fábricas se cierran en 1822 y los edificios se ponen a la venta. Fue así como los Batanes pasan a manos privadas, sobreviviendo con el tiempo solo el edificio de los tintes.
 
Loaisa ha recordado que el entonces grupo municipal de Izquierda Unida, haciéndose eco del trabajo de investigación publicado por Pedro José Pradillo, titulado: “El laboratorio de los ingleses en Guadalajara, 1786. Un caso de patrimonio industrial en peligro”, se puso manos a la obra para rescatar del olvido y proteger este edificio, último ejemplo de un importante periodo de la historia de nuestra ciudad.
 
“Para ello –ha continuado- IU solicitó en mayo del 2011, en un escrito remitido a la entonces Delegada de Cultura, Reyes Estévez, la iniciación del expediente de declaración de Bien de Interés Cultural para este edificio. La inacción entonces de la JCCM, permitió que el Ayuntamiento de Guadalajara ordenase su demolición en octubre de 2014, una decisión que  consiguió frenarse gracias a la denuncia pública y al recurso de Izquierda Unida, que dio sus frutos y esta vez sí, la Junta tomó cartas en el asunto, inició un expediente de protección, que finalmente salvó del derribo al edificio”.
 
“Desgraciadamente la ausencia por parte de los sucesivos gobiernos de una política rigurosa, proteccionista con nuestro patrimonio, ha permitido la desaparición de numerosos edificios, solo hay que pasear por el centro de Guadalajara para ver las consecuencias de esta dejación de funciones, en forma de tapias y solares” señala la también concejala de Ahora Guadalajara en el Ayuntamiento.
 
“Para IU proteger el patrimonio histórico ha sido una de sus prioridades, nuestras denuncias han servido para frenar derribos como el palacio del antiguo Bar PI, o la declaración de BIC del Poblado de Villaflores y ahora nos congratulamos con esta resoución de la Junta que nos da la razón con esta calificación. Confiamos que esta declaración de BIC suponga además de su protección, la rehabilitación y puesta en valor de este edificio singular” ha finalizado Elena Loaisa.

Visto 1175 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.