La pregonera ensalzó el valor de la tradición en el Carnaval

La pregonera ensalzó el valor de la tradición en el Carnaval

El viernes de Carnaval en Guadalajara es, desde 1969, un día para la hermandad de todas botargas de la provincia que acuden con sus máscaras y chachiporras, con sus vaquillones o con sus danzantes a la capital, a demostrar que Guadalajara tiene unas fiestas tradicionales ancestrales, que se mantienen vivas, y en las que cada año se suma algún nuevo personaje carnavalesco recuperado del olvido.

Pues este año había dos, la vaquilla de Riba de Saelices, con sus mascarillas y la botarga de Yélamos de Abajo, que más que de Carnaval es botarga del Miércoles Santo, pues es en esta fecha cuando salía, con sus carracas y una espada de fuego en la mano, representando a la muerte en su parte posterior y al diablo en la anterior.

Con sus amugas y unos cuernos de toro, la vaquilla de Riba de Saelices, acompañada por la cencerrá de los mozos y por las mascaritas, han hecho su estreno por las calles de Guadalajara, junto a esa extraña botarga de Yélamos de Abajo.

Y lo han hecho junto a otras viente botargas y vaquillones, algunas y muy veteranas y otras recuperadas también hace poco, en un desfile que este año ha sido todavía más participativo.

Allí estaba la botarga más tempranera del año, el Zarragón de Alarilla, y otras veteranas como la de Aleas, Arbancón, Beleña de Sorbe, Fuencemillán, Humanes, Mazuecos, Motarrón o Razbona.

Robledillo de Mohernando ha traído a todas sus botargas, la Infantil, la de los Casados y los Vaquillones, pues cada uno es una fiesta distinta y tiene su día en el calendario.

Y junto a las mascarillas de Almiruete, que ya llevan fama y gloria, las de Salmerón que también se recuperaron hace un par de años o los ocho danzantes de Valdenuño Fernández, que ya llevan décadas con su paloteo, sin olvidar a las botargas de Razbona, Tórtola de Henares, Málaga del Fresno o Mohernando, ni tampoco a los cuatro personajes de la botarga de Guadalajara, con los dos Manda, el Lilí y la botarguilla, que como cada año cierran el desfile como buenas anfitrionas, y que fue recuperada en 1997 por el grupo de los Mascarones.

El valor de la tradición en el pregón

Y precisamente sobre el valor de recuperar estas fiestas tradicionales ha versado el pregón de este año, pues la pregonera enmascarada, que una vez más no desveló su identidad hasta el final, no era otra que Mari Carmen Vicente, coordinadora federal de la Sociedad Española de Antropología y Tradiciones Populares que ha hecho toda una loa al trabajo que en Guadalajara ejercen las distintas asociaciones y ayuntamientos para recuperar sus tradiciones carnavalescas.

Y como manda la tradición, la pregonera ha tirado de trompetilla, para entonar aquello de por orden del señor alcalde se hace saber, y rendir su particular homenaje también a los pregoneros, “esos que tantas veces han pregonado en estas tierras, que son el pueblo de mis antepasados”. Recordó que además era el Día de Santa ägueda y que mejor el intercambio de papeles, pues los pregoneros eran tradicionalmente hombres.

Detalló como en el Quijote, Cervantes ya describe esos extraños atuendos de las botargas, con su personaje vejiguero lleno de cascabeles y vestido de bociganga, y apeló a seguir potenciando esta fiesta, para que llegue a ser declarada de interés Turístico Nacional.

“Os animo a guardar la tradición con celo constancia y amor e inculcarla en los pequeños y dure cientos de años”, manifestaba la pregonera, antes de convocar a todos los presentes a disfrutar con la transgresión del Carnaval, a  hacer uso del libro albedrío, “ y sin molestar a nadie, sed felices en libertad”, para terminar gritando Viva el Carnaval.

Tras descubrir su rostro, recibió la placa de pregonera de manos del alcalde, Antonio Román, y luego se sumó, junto al resto de los políticos a tratar de coger el higo sin manos, de esa caña con hilo que le ofrece el Lilí, mientras que los Mascarones cantan el Alhiguí y los políticos se someten a la prueba con mayor o menor fortuna.

Este año fue fácil para el alcalde, Antonio Román y el concejal de Festejos, Armengol Engonga, pero las botargas se lo pusieron mucho más difícil al concejal de Ciudadanos, Alejandro Ruiz y a la consejera de Fomento, Elena de la Cruz.


Galería Gráfica Carnaval Pregón y botargas FOTOS: Jesús Fraile




Visto 2330 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.