La publicidad del entorno del Infantado incumple la normativa

La publicidad del entorno del Infantado incumple la normativa

“El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, está permitiendo la vulneración de la ordenanza reguladora de actividades publicitarias, e incumpliéndola él mismo, en el casco histórico de la ciudad y el ejemplo más evidente es el edificio contiguo al Palacio del Infantado”.

La denuncia es de Manuel Granado, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Guadalajara, quien se basa en que la ordenanza sobre actividades publicitarias en la vía pública entró en vigor el 9 de julio de 2014 y ya se ha sobrepasado en un mes el plazo de 24 meses que daba para la adaptación de soportes publicitarios a la nueva normativa, “sin que nada haya cambiado y sin que el equipo de Gobierno haya abierto ningún expediente, como es su obligación, para obligar a cumplir esta ordenanza”.

El edil socialista subraya que la ordenanza tiene varios artículos dedicados a restringir la publicidad en el casco histórico, con especial énfasis en el respeto a monumentos y edificios declarados Bien de Interés Cultural (BIC), como es el caso del Palacio del Infantado. La norma da un plazo máximo de 24 meses, que venció el pasado 9 de julio, para la adaptación o eliminación de grandes rótulos y distintos soportes publicitarios y,  en caso de no haberse llevado a efecto estas acciones, el Ayuntamiento debe iniciar expedientes para que se cumplan y, en su caso, sancionar las infracciones a la ordenanza.

“La realidad es que Román y su equipo han dejado pasar dos años sin mover un dedo para hacer cumplir la normativa municipal a empresas que todavía mantienen su publicidad junto al Infantado, pese a haber estado años sin actividad, algo que prohíbe expresamente esta ordenanza” y “una vez abierto el periodo para que el equipo de Gobierno obligue a retirar o adaptar esos rótulos mediante la apertura de expedientes, no ha empezado a tramitar ni uno solo en un mes”, recalca Granado.

En opinión del concejal del PSOE, “las aberraciones estéticas que se ven a diario en el centro de la ciudad y en el entorno de edificios declarados BIC, con rótulos y carteles que ya no debían estar ahí, son otra muestra del desinterés de Román por mejorar de verdad nuestro dañado casco histórico”.

“Defender el Infantado es algo más que soltar unos globos de vez en cuando”

Manuel Granado señala que hay otros ejemplos de grandes rótulos que afean el entorno de edificios BIC en el casco histórico de Guadalajara, pero “el caso más sangrante es el del Palacio del Infantado, nuestro monumento más emblemático y que hoy por hoy es candidato a ser declarado Patrimonio Mundial por la UNESCO”.

En este sentido, ha indicado que “la desidia de Román y su inacción para obligar a que se eliminen los rótulos que dañan la imagen del Infantado no ayuda en nada a la candidatura” y ha agregado que “defender el Palacio del Infantado es algo más que soltar unos globos de vez en cuando, hacerse fotos propagandísticas y organizar alguna actividad esporádica”.

Granado considera que “defender el Infantado es levantar la voz cuando Cospedal vetó el acceso a este monumento si no era previo pago, algo que Román no hizo pero sí lo hizo la ciudadanía de Guadalajara, defender el Infantado es no consentir la proliferación de solares a su alrededor, mantener en buenas condiciones sus jardines y eliminar la rotulación que afea su entorno, y Román no está haciendo tampoco nada de eso”.

Visto 1549 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.