Una grúa de luces tratando de levantar la tauromaquia en la Plaza de Guadalajara. Una grúa de luces tratando de levantar la tauromaquia en la Plaza de Guadalajara. Fotos: Blanca Corrales. Guadaqué

La Tauromaquia moderna y el Bolero de Maurice Ravel

Cuando el poeta madrileño José Bergamín, escribió en el año 1981 su libro La música callada del toreo, todos los analistas apuntaron a Rafael de Paula como el máximo instigador del argumento de la obra. Eran otros tiempos. Eran otros tiempos donde la música callada del toreo de aquel escalafón, sobre todo, tenía la virtud de la variedad. Si el poeta y maestro Bergamín, en un descuido, levantara cabeza... yo no sé que le daría. Mejor que no lo intente.

Hoy si alguien tuviera que escribir sobre la música callada del toreo moderno... muchos pentagramas se dejarían en blanco. Porque la monocorde manera de interpretarse, la Tauromaquia, por la gran mayoría de los que se visten de luces, es de un desesperante casi enfermizo. Y no digamos de las ganaderías que dominan el mercado cuyas reses solo destilan embestidas al son del movimiento non troppo.

Yo recomendaría a los profesionales de hoy que en sus varias sesiones de entrenamiento haciendo toreo de salón, pusieran como música de fondo para su inspiración y relajo la admirable pieza musical El Bolero del francés Maurice Ravel; un enamorado de España y un admirador de la música de nuestro gran Albéniz.

Les vendría al pelo..; porque desde el año 1928, deja en el aire para quien quiera oírlo, un tempo invariable, que se repite hasta 16 veces de manera casi obsesiva salvada por los efectos especiales de su genial orquestación. Y, para mayor ayuda a los toreros, dura los casi 15 minutos de las faenas de muleta que hoy padecemos. Sé que no es fácil, pero les serviría para introducir en su labor las fases de allegro ma non troppo y los vivace non troppo que darían, al menos, variedad dentro del tostón al que nos someten..; en fin.

- Y, oiga amigo Ron, todo este discurso… ¿quién se lo ha preparao?. Si se puede saber.
Hombre Casimiro.., la música clásica me va; y tengo buen oído. Aunque sea solo uno...

- Pues me deja impresionado; qué quiere Vd que le diga. Un día de este invierno retomamos el tema, con un kilo largo de mis hojaldritos y una Beefeater; y pasamos un rato hablando de las músicas calladas de hoy. Las hay de Paquito el Chocolatero..¡eh!.

Con semejante introducción, se puede decir, que la crónica está casi hecha, porque para más INRI, la sinfonía del baile de ganaderías que se nos ofrece, ha cogido un ritmo molto vivace de no te menees, que hace correr el peligro de dejar en humo todo lo que por activa y por pasiva se nos ha prometido, desde abril, sacando pecho. Tanto así...

Por si fueran pocos los hierros anunciados de Torrehandilla y Torreherberos, nos cuelan al del vecino José Vázquez, con su ya mítico hierro de Aleas de finales del siglo XVIII. Pero tranquilos.., hoy todos son juampedros. Y vamos a llevarnos bien...
Ganaderamente hablando, la presentación a sido un insulto a Guadalajara, permitido por quiénes no debían hacerlo. Soltar por chiqueros a cinco toros como los que se han visto, después de lo de ayer, con un trapío muy, pero muy … arregladito; es una bofetada que no tardará en volverse boomerang contra la empresa y sus compañeros de viaje. El lamentable espectáculo, sobre todos, del pitón derecho del sexto toro aflorando en alcachofa después de clavarlo en el suelo..; solo tiene un nombre: FRAUDE.

El único que pasó el listón fue el 5º, que se hartó de seguir el engaño de Perera, como un perrillo faldero de franciscana y mansa condición, con fija adoración por las tablas. El mérito del torero fue el sujetarlo, que no torearlo, salvo equivocaciones aisladas, durante por lo menos el tiempo de un re-Bolero de Ravel. Para canonizar semejante milagro, la presidencia (?), le concedió al animal, muerto en vida, durante media hora pegadito a tablas... ¡la vuelta al ruedo!.

- Verdaderamente, amigo Ron, yo no he visto nunca semejante dislate; ni siquiera en mi pueblo; Pegalajar. Creo sinceramente que ese hombre del palco, en el manejo de los pañuelos, no está en sus cabales.., la verdad. Menos mal que aquí son Vds pacíficos...

Es la causa mayor de que esta plaza no levante cabeza. Es, según creo, su último año...

Casimiro, me llamó la atención cómo el anovillado moribundo primero, le complicó a Castella su faena. No daba crédito..; y en el que parecía desecho de tienta cuarto, que fue bonancible, no superara la prueba del pitón izquierdo y tal vez por eso, lo apiolara con dos puñaladas. Empezó con ganas y una aturrullada decisión, pero... no lo entendí. De verdad.

- Se le olvidó otro hecho insólito, amigo Ron; la salida de monosabios a regar, mediante toque de clarín, ya arrastrado el primero… ¡Joder con las cosas raras que pasan aquí!

Sí, es verdad, fue antes del primero de Perera, que estuvo muy pesado en una labor vacua y aburrida. Ni se encontraba él, ni le buscamos a él tampoco desde el tendido. Nadie dijo nada cuando se atravesó con la espada.

A mí lo que me preocupó fue la tarde de Fandiño; y mucho Casimiro. Porque con las ganas de auparle que hay aquí, cuando parece querer salir de un embrollo que nos tiene.. y se nos presenta con semejante ganado indecoroso e inválido; eso es señal de que algo no va bien. No. Observé con preocupación como, por vez primera, se oyeron leves pitos a su labor en el primero. Un derrengado con el que solo pudo conseguir la nada absoluta.

En el sexto, un blando escachifollado de pitones al que comenzó a torear con la muleta con pases por todo lo alto con la consecuencia que derrengaron aún más al animal.., me produjo gran confusión que me aumentó cuando tiró de zapatillas al aire y de los más estrambóticos adornos agarrado al bicho.., como nunca lo vi.

De acuerdo en que la tarde se le iba de vacío, sí..; pero querer llenarla con semejantes argumentos... la verdad. Se encontró a sí mismo cuando se encunó al entrar matar y arrancó, solo por ello, un merecido trofeo. Pero él sabe y, alguno más, que aquello resultó un desatino que nunca se debió dar.

Y menos en Guadalajara. Y menos anunciándolo, antes del festejo, como la sustitución de Paquirri para cumplir su tercera aparición, de entre los cuatro festejos de matadores, en la temporada, sin conocer cómo quedaría el torero en la tarde de ayer. Y menos dejándose la tan extraña sensación, entre sus seguidores, de que el apostar y apostar y seguir apostando con más festejos donde el ganado no es el idóneo para recuperar al torero que tanto y a tantos nos ilusionó, solo puede deberse al marchamo económico que representa la decisión tomada... Esa fue la peor noticia de la jornada de ayer.

Yo, lo veo así, Casimiro y mucho me duele tener que decirlo... a Vd.., ¿qué le parece?.

- Pues, solo decirle.., que el tiempo empieza a refrescar y hay que abrigarse…¿o no?.

 

Ficha del festejo: Plaza de Guadalajara 16/9. Entrada: más de media plaza. Toros de Torrehandilla (1º, 2º y 6º), Torreherberos (3º) y José Vázquez (4º y 5º, vuelta).
S. Castella; silencio y aviso. M.A. Perera; silencio y 2 orejas. I. Fandiño; algunos pitos y oreja.

 

GALERÍA GÁFICA 2º FERIA TAURINA GUADALAJARA

Visto 1424 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.