En 2016, el Ayuntamiento ha tenido que pagar a la empresa concesionaria 750.000 euros más que en el año anterior. En 2016, el Ayuntamiento ha tenido que pagar a la empresa concesionaria 750.000 euros más que en el año anterior.

Los autobuses urbanos han perdido un tercio de los viajeros desde 2013

El servicio de autobuses urbanos de la ciudad de Guadalajara ha perdido un tercio de los viajeros que tenía antes de que el alcalde, Antonio Román, decidiera modificar las líneas, en el año 2013. Según ha desvelado el Grupo Socialista, entre enero y noviembre de 2016 se contabilizaron 3,1 millones usuarios, lo que supone una disminución de casi 1,5 millones –un 31,4 por ciento– con respecto al mismo periodo de 2012, último año anterior al cambio de recorridos. Aunque los datos del mes de diciembre aún no han sido facilitados por el Equipo de Gobierno del PP, en un nuevo intento de ocultar un fracaso que se acentúa año tras año, lo cierto es que la proyección de los meses anteriores permite asegurar que solo en 2016 se perdieron más de 300.000 usuarios.

“Los autobuses de Guadalajara han perdido uno de cada tres viajeros en cuatro años, y lo peor es que no estamos ante un hecho puntual, sino que la tendencia es imparable y estamos cada vez más lejos de recuperar las cifras anteriores”, ha asegurado el concejal del Grupo Socialista Víctor Cabeza. De hecho, todos los meses del año 2016 estuvieron por debajo de las cifras que habían registrado en el mismo periodo de 2015.

“Cada día que pasa, tenemos un transporte urbano menos atractivo. Muchos vecinos y vecinas que aún venían utilizándolo tras la modificación de 2013, aunque no fuera todo lo efectivo que necesitaban, han optado por abandonarlo definitivamente al no compensarles el coste que supone en relación al servicio que reciben. El descenso continuado de viajeros demuestra que el servicio impuesto por Román ya no es útil y la ciudadanía ha terminado por darle la espalda”, ha agregado el concejal socialista.

Un dato especialmente preocupante para el PSOE es que los principales descensos continúan produciéndose en las líneas 4 y 5, que son el principal eje vertebrador de la ciudad de norte a sur y de este a oeste. Además, se da la paradoja de que la línea 5 fue remodelada en mayo de 2015, poco antes de las elecciones municipales, para tratar de sofocar las innumerables críticas y protestas de los usuarios de barrios como El Alamín, Los Valles, Escritores o Los Manantiales. Sin embargo, ahora se ha introducido una nueva modificación de esta línea y también ha habido cambios en la línea 4. En realidad, estas supuestas “mejoras”, como las ha calificado el Equipo de Gobierno, no son tales, ya que lo único que hacen es devolver al servicio algunas de las paradas y de los horarios que fueron suprimidos.

“Estos vaivenes evidencian una total falta de criterio en la remodelación que se impuso en 2013, y la improvisación continua en que Román y el PP mantienen al servicio de autobuses. Mientras tanto, siguen sin atenderse las reivindicaciones de muchas asociaciones y colectivos que han venido demandando desde el primer momento cambios en estas y otras líneas, tanto en recorridos como en ubicación de las paradas”, ha lamentado el concejal socialista.

Menos viajeros, más gasto para el Ayuntamiento

Por otro lado, a medida que desciende el número de viajeros, aumenta el gasto de dinero público para sostener el servicio. El importe pagado por el Ayuntamiento a la empresa concesionaria en 2016 se ha incrementado en más de 750.000 euros sobre lo abonado en 2015. “Seguimos denunciando que lejos de producirse un ahorro, como Román prometió, estamos en los valores anteriores a la modificación del servicio, con un agravante, que no es útil para la ciudadanía y por tanto es utilizado por muchos menos usuarios, lo que supone que el coste por viajero sigue incrementándose”, ha advertido Cabeza.

Además, ha denunciado que a diario nos encontramos innumerables pantallas informativas situadas en las paradas de autobuses que no funcionan. “Unas están vandalizadas, otras apagadas y otras no ofrecen información de servicio al usuario, sino únicamente publicidad. Mientras tanto, Román y su Equipo de Gobierno lo siguen permitiendo, en vez de defender los intereses municipales y velar para que los ciudadanos reciban un servicio adecuado. Una vez más queda de manifiesto el absoluto desinterés de un alcalde que está dedicado a sus asuntos particulares y solo de manera residual se dedica al Ayuntamiento”.

Aunque la accesibilidad de los usuarios está mejorando en algunos casos, todavía hay carencias muy destacadas, como la parada situada en el Hospital Universitario, que continúa siendo un hándicap para personas con movilidad reducida. En todo caso, las obras que se están realizando en algunas paradas –cuyo coste supera los 120.000 euros y está siendo asumido íntegramente por el Ayuntamiento– traen consigo la eliminación de un buen número de plazas de aparcamiento. Un problema añadido en algunos puntos, como en las calles de Zaragoza, de Madrid o de Bolarque, es que están ralentizando el tráfico rodado, al obligar a los autobuses a detenerse en la calzada para recoger y dejar viajeros, con lo que todos los vehículos que circulan en el mismo sentido tienen que parar también.

Visto 1167 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.