El Colectivo Alázar, un grupo de vecinas y vecinos con la firme convicción de que el dinero destinado al Alcázar va a ir a parar a dos rampas carísimas cuando se podría hacer una revisión del proyecto para realmente sostener los muros e invertir en hacer otro tipo de intervención que tenga más sentido desde el punto de vista técnico y patrimonial. El Colectivo Alázar, un grupo de vecinas y vecinos con la firme convicción de que el dinero destinado al Alcázar va a ir a parar a dos rampas carísimas cuando se podría hacer una revisión del proyecto para realmente sostener los muros e invertir en hacer otro tipo de intervención que tenga más sentido desde el punto de vista técnico y patrimonial.

No quieren rampas de hormigón en el Alcázar de Guadalajara sino consolidar sus ruinas

Las obras que se pretenden ejecutar en el Alcázar de Guadalajara no aportan nada al propio edificio del Alcázar, sino que sólo pretende sustituir la actual ladera junto al barranco del Alamín por un conjunto de rampas y muros de hormigón de hasta 7,5 m. de altura.

Así lo denuncia el recién creado Colectivo Alcázar, que hoy se ha presentado en público como un grupo heterogéneo de vecinas y vecinos con inquietudes por el cuidado del patrimonio de la ciudad de Guadalajara. Denuncian el grave impacto en el entorno del Alcázar que generarán unas obras que, según han insistido, apenas se han explicado a la ciudadanía. “Queremos que se invierta el dinero en el Alcázar, pero en consolidar sus cimientos y sus muros, y en seguir con las investigaciones arqueológicas que es lo realmente necesario para este monumento que ha estado abandonado desde hace años. No queremos que se emplee el dinero público de la subvención del 1,5% cultural para resolver una comunicación vial entre la travesía Madrid y el barranco del Alamín, que es un tema urbanística y no patrimonial. Hay que invertir el dinero en el interior del Alcázar, que es donde realmente se necesita”, ha comenzado detallando Javier López-Roberts.

Seguidamente, Antonio Miguel Trallero, arquitecto de profesión, ha detallado los pormenores del proyecto, insistiendo en que “no se invierte dinero en rehabilitar el Alcázar de manera acorde al Plan Director redactado en su día, sino que se plantea sustituir la ladera existente entre el Alcázar y el parque fluvial del Alamín por unas rampas y muros de hormigón que degradarán el entorno del propio Alcázar, haciéndole perder su característica principal de haberse construido junto al barranco por su predominante efecto defensivo. Es una intervención con un impacto brutal en el entorno del Alcázar, que es un Bien de Interés Cultural, no podemos permitir que se ataque de esta manera al patrimonio”, y ha procedido a detallar diferentes actuaciones similares y sus nefastos resultados para la protección del patrimonio histórico-artístico en el resto de España.

David Cuevas ha reflexionado sobre la poca información transmitida a la ciudadanía y se ha preguntado si también se ha contado con informes de expertos en patrimonio. “Son muchas personas las que nos hemos sorprendido de esta actuación en cuanto la hemos conocido y hemos tenido acceso a los planos, nos sorprende que el equipo de gobierno apenas haya explicado en qué iban a consistir las obras cuando las anunciaban. No se trata sólo de contar el dinero que se va a invertir, los vecinos queremos conocer el alcance de las obras para evitar encontrarnos con situaciones irreversibles. Cualquier persona con sensibilidad por el patrimonio y por nuestro Alcázar, en cuanto conoce el proyecto, coincide en afirmar que es un despropósito”.

Susana Martínez, persona muy vinculada a movimientos sociales desde hace años, ha concluido la intervención del colectivo recordando que lo que buscan es que el dinero se emplee en el Alcázar, “pero dentro y en sus muros”. Ha recordado la importancia de cumplir con lo que dicen las bases de la convocatoria de ayudas, y ha recordado que aunque este proyecto viene del anterior equipo de gobierno, aún hay posibilidad de reformularlo y adaptarlo a lo que realmente necesita la ciudad y nuestro Alcázar. “Mañana martes hay Junta de Gobierno Local en la que se lleva la adjudicación de las obras, por lo que aún estamos a tiempo. El actual Alcalde y su equipo tienen la posibilidad de revertir la situación, y en vez de agredir al Alcázar con unas obras tan invasivas, pueden reformular el proyecto para que realmente se apueste por recalzar la cimentación, consolidar los muros que se encuentran en muy mal estado y continuar con las investigaciones arqueológicas dentro del monumento”.

El Colectivo Alcázar ha difundido un manifiesto que está firmándose por personas de reconocido prestigio a nivel nacional, y también han abierto una campaña de recogida de firmas en defensa del Alcázar para evitar estas obras en la plataforma change.org (https://www.change.org/p/alberto-rojo-conservaci%C3%B3n-y-restauraci%C3%B3n-del-alc%C3%A1zar-de-guadalajara?utm_content=cl_sharecopy_27488359_es-ES%3A4&recruiter=1182144697&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink&utm_campaign=share_petition)

Visto 182 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.