Recuerdo a las refugiadas en el 8 de Marzo

Recuerdo a las refugiadas en el 8 de Marzo

Alrededor de un centenar de personas se congregaron frente al Palacio del Infantado, a pesar del frío, para participar en la manifestación convocada por la asamblea feminista Mujeres Libres de Guadalajara, que se celebraba ayer tarde en la capital como última convocatoria de la celebración del 8 de Marzo.

Una de las participantes del colectivo explica que la convocatoria responde a "la máxima importancia de reflejar la opresión y visibilizar las luchas que enfrenta la mujer en los diferentes ámbitos sociales y cotidianos, también fuera de los actos institucionales".

Es el tercer año que Mujeres Libres de Guadalajara convoca esta manifestación y señalan que cada año gira en torno a una temática concreta: "El primer año fue la reforma de la ley del aborto, el año pasado la brecha salarial, el techo de cristal y la doble jornada y este año hemos elegido a las migrantes y refugiadas porque, si ya de por sí es un colectivo muy oprimido, al ser mujeres sufren una doble represión. Por otro lado queremos denunciar que se está utilizando el feminismo como herramienta para fomentar el racismo, como ocurrió a raíz de las agresiones en Colonia en Nochevieja".

La marcha iba encabezada por una pancarta donde se leía "8-M Día de la Mujer migrante, refugiada, explotada, presa, discriminada" y llevaba por subtítulo, "Tus argumentos racistas nunca serán feministas". La comitiva cubrió el recorrido que va desde la C/ Mayor hasta la Subdelegación de Gobierno, en el Paseo de las Cruces, coreando diversas consignas en las que quedaba patente la doble jornada laboral de las mujeres, la diversidad sexual, la violencia de género... además de otras consignas a favor de la lucha feminista y contra el patriarcado y el capital.

La manifestación culminó con la lectura de un comunicado en el que se recordaba el carácter de reivindicación y los orígenes del Día Internacional de la Mujer Trabajadora y señalaba las experiencias de persecución de las mujeres migrantes como "la violación, la explotación sexual, el matrimonio forzoso, la mutilación genital... haciendo su camino inseguro y lleno de problemas", recalcando así la necesidad de un feminismo internacionalista que no olvide "la solidaridad y la unión entre pueblos".

También hubo palabras para la reivindicar la diversidad de mujeres dentro del colectivo LGTBI y que sufren una doble discriminación por su orientación o identificación sexual, tal y como recordó a los congregados una persona miembro de la Asociación Wadoo.

Visto 1916 veces