Los tres toreros, se fueron donde el viento les llevó, por la puerta grande,  un huracán sopló con fuerza desde el palco presidencial, y la terna  aprovechó el viento sin cambiar la dirección de sus velas.

Publicado en Local

A veces la suerte te es esquiva y quieres morirte.., no hay duda de que sería un suicidio, éticamente planteado, pero yo creo que no habría penitencia insoportable por ello, dada la magnanimidad que creemos del juzgador. Y con mayor motivo, si éste es, un buen aficionado a La Tauromaquia...

Publicado en Local