Imprimir esta página
Una corrida monstruo...sa, de 3h:12´:16´

Una corrida monstruo...sa, de 3h:12´:16´

Esa fue la larga duración, de la que pomposamente se anunció por la empresa, como el no va más en la historia taurina de Guadalajara; o sea una corrida Monstruo de, 8 Toros 8, para el 13/9 del año de gracia del 2019. Y efectivamente acertaron; y en su haber que se apunten el tanto del martirio que infligieron a sus clientes, que ya tomaron nota de como esta empresa elabora la historia taurina de Guadalajara. En fin, que no le deseo a nadie tan dura experiencia.

Ni tampoco el intentar repetir la asistencia a un espectáculo de semejante diseño, que tiene por única justificación el acople en el cartel de profesionales metidos en el ferial con calzador, para así cumplir con compromisos y otras exigencias impuestas, que lo desfiguran artísticamente.

Porque el portugués Diego Ventura, está claro que ya no admite entrar en un festejo de Guadalajara donde el aforo, para este tipo de espectáculo, ya lo sabe de sobra, es una amenaza a su caché. La prueba es que estuvo ayer en el callejón de Las Cruces, viendo el panorama...

Y por otro lado la repetición, porque sí, de Ponce y Castella, dejaba sin plaza a Ángel Téllez, que no se podía quedar fuera por estar apoderado por la empresa y, además, después de hacer lo que hizo.., en su alternativa. O sea.., como para pasarlo al día 15. Esa jugarreta dejaba fuera a Curro de la Casa y así se reflejó en la primera entrega de los carteles. Tal desatino se arregló en la segunda entrega con esta corrida monstruo, que efectivamente lo era y... lo ha sido.

Así que para compensar los 11.536 latidos del reloj, es preceptivo recurrir al dicho ese que no conocen los taurinos de: lo breve si bueno, dos veces bueno y hagamos una corta historia del suceso, que es tan corta que no tiene historia...

Para empezar.., Diego Ventura ha de saber que Guadalajara no la llena él ni con Ponce, Castella y Téllez; y se puede prorratear la conclusión a Ponce y Castella. A Téllez no se le puede exigir nada de eso. Algo más de media plaza que con el avance del festejo terminó en un tercio. O sea para que se lo piensen bien.

El caballero portugués, con su zambombo primero, no estuvo entonado al inicio y le tocaron varias veces la montura por una falta de acople que estuvo apunto de derribo. El animal fue noble y mereció más y mejor muerte. En su segundo, un novillo con algo de guasa le dio un trabajo que tuvo el auxilio frecuente de sus ayudas y claro..; viendo que aquello se iba como vino, acudió al espectáculo y eso entonó algo al público. Un rejón superior le dio un generoso rédito.

 

Enrique Ponce no atraviesa un buen momento y lo demostró en el cinqueño pasado que con su trapío impuso respeto, aunque tuvo piadosa condición. En el amuermao segundo suyo, simplemente se aburrió. Entrar en detalles de su actuación no respetaría su buena trayectoria, por lo que sí debe reconvenir su situación actual para que precisamente no se tenga que apelar a su historial.

Castella da la sensación de que le pesa la temporada y en su soso primero se contagió de semejante condición lo que para los aficionados que creen en él pareció: circunspecto, flemático, ecléctico y si me apuran taciturno..; y sin venir a cuento, terminada su faena y ante la no concesión de trofeo pedido de forma no mayoritaria, se dirigió al palco pidiendo autorización para dar la vuelta al ruedo. O sea, además, irrespetuoso. En su segundo no se ajustó con un toro destartalado y bizco sospechoso. Tampoco se le pedía más.

Téllez, está intentando hacerse un hueco en el escalafón de los mayores y si quiere lograrlo, debería aparcar cuanto antes el toreo en línea, recuperar el buen temple que posee, abandonar la voluntad para hacerla coraje, mantener y profundizar en ese buen toreo por bajo y comenzar a saber vender lo bueno que hace con los engaños cuando, aunque sea con escasez de momentos, se cruza al pitón contrario y torea con gusto bajo los cánones que no debe abandonar.

Y poco más de un aburrido festejo que terminó sus dos últimos toros sin señalización de las rayas para el primer tercio. Lo cual da una idea del trajín de los eficaces areneros que ya no podían los pobres ni con el rastrillo.

OTROSÍ DIGO: que por orden del Delegado Gubernativo y de los veterinarios de servicio en el festejo, se han tomado muestras de los pitones de los toros lidiados en 7º y 8º lugar para su análisis por sospechas de manipulación.

Ficha del festejo: plaza de Guadalajara 13/9/2019 corrida mixta. Poco más de ½ plaza.  2 toros despuntados de Luís Terrón lidiados en 1º y 4º lugar de noble y sosa condición.

Diego Ventura: 3 pinchazos, 8 descabellos, 2 avisos; silencio. Rejón efectivo, oreja de ley y otra alcarreña. Salió en hombros.

6 toros de Miranda y Moreno de aceptable trapío salvo el 3º; descastados y sin recorrido

Enrique Ponce: estocada caída, descabello; silencio. Pinchazo, media atravesada, 4 descabellos; silencio.

Sebastián Castella: trasera desprendida; vuelta. Pinchazo, estocada desprendida; silencio

Ángel Téllez: pinchazo, media estocada, 2 descabellos, 2 avisos; silencio. Estocada atravesada, 3 descabellos, aviso; silencio.

GALERÍA GRÁFICA SEGUNDA DE LA FERIA DE LA ANTIGUA

Visto 505 veces

Artículos relacionados