Niños que necesitan familias voluntarias

Las responsables del proyecto Talesma en la presentación del mismo.Talesma es una palabra proveniente del griego que significa completo, y que hacía referencia a cualquier objeto o idea que complementaba a otro y lo convertía en un todo.Talesma es el nombre del nuevo proyecto de la Asociación Vasija y que tiene la finalidad de proporcionar a los menores  que se encuentran en acogimiento residencial, una atención complementaria por parte de una familia de acogida, que le sirva como referente a lo largo de su experiencia de vida.

El proyecto lo han presentado esta mañana María Trinidad Sánchez, presidenta de la Asociación Vasija y terapeuta familiar en el Proyecto Talesma, Belén García, coordinadora de la casa de protección de adolescentes y educadora del Proyecto Talesma; Ana Esteban, coordinadora del Proyecto Talesma y Paloma Perezagua, directora del Departamento de Integración Social de la Obra Social de Caja Madrid, pues el proyecto está financiado íntegramente por dicha entidad.

La asociación Vasija, que lleva ya 15 años trabajando  en la integración social del menos en Guadalajara, ha creado este nuevo proyecto para conseguir una atención más individualizada de los menores, pues ellos en la asociación hacen todas las actividades de forma colectiva.

Lo que pretenden es que los menores de entre 6 y 18 años, sientan que alguien ajeno a la institución se interesa por ellos, se preocupa por su bienestar y le ofrece su cariño y comprensión. De esa manera la familia voluntaria se convierte en una especia de “talismán” que, no sólo les da seguridad, sino que se convierte en el único referente real con el que ellos pueden configurar su propio concepto de familia.

De esta manera los chavales pasarían tiempo de ocio con sus familias de acogida, haciéndoles partícipes de comidas, celebraciones, salidas culturales, cine, tardes en el parque,… y acabada la actividad vuelven a sus respectivas casas de acogida hasta el siguiente encuentro con la familia.


Voluntarios

Para hacerte voluntario en este proyecto lo primero es ponerte en contacto con la asociación por teléfono o email (949 21 70 35/Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.). Después se citaría a la persona interesada en la asociación, dónde se le haría una primera entrevista por escrito, para después hacer otra con el equipo técnico. Por último el voluntario participaría en un curso de formación, “pues es muy importante que sepan donde se están metiendo, pues hay q comprometerse”, aseguraba la coordinadora del proyecto, “también en este curso resolvemos los posibles miedos a los que se enfrente el voluntario”.

Ana Esteban contaba que hay mucha gente que le gustaría participar en proyectos como estos, pero que no lo hacen por miedo, de ahí que se tenga que realizar este curso.

Las familias de acogida no tienen que tener un perfil concreto, puede participar cualquier tipo de familia sin ser relevante si se ajustan al modelo tradicional o no (familias mono parentales, divorciados, compañeros de piso, con hijos o sin hijos…) siempre y cuando los voluntarios sean mayores de 25 años.

“No es tan importante la frecuencia con la que la familia se encuentra con el menor, pero sí es muy importante que exista una continuidad a lo largo del tiempo, pues se trata de menores que ya han tenido situaciones de fracaso en sus respectivas familias y puede ser muy malo para ellos que su ´nueva familia´ les vuelva a fallar”, afirmaba Ana Esteban.

Además las familias voluntarias tendrán un seguimiento durante el tiempo que dure la relación voluntario-menos, una orientación y asesoramiento continuo por parte de un equipo de profesionales y la posibilidad de asistir a reuniones y salidas de ocio organizadas por la asociación, para poder compartir la experiencia con otros voluntarios.

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies