Hiendelaencina defiende su museo de la plata

El pasado 24 de noviembre, un grupo de vecinos de Hiendelaencina se reunían con el fin constituir una comisión para defender el proyecto del museo de la plata, que se está construyendo en la localidad. La iniciativa surgió después de que, desde el gobierno regional de María Dolores de Cospedal, se derogase unilateralmente el convenio suscrito entre el Ayuntamiento de Hiendelaencina y la Consejería de Educación y Cultura en mayo de 2011 –estando en el ejecutivo autonómico José María Barreda–, y por el que se dotaba a la mencionada infraestructura de mobiliario.

Tras esta medida tomada por el departamento comandado por el consejero Marcial Marín, el museo de Hiendelaencina quedaría completamente acabado, pero sin uso, ya que al faltar los muebles no se podría dotar de contenido al complejo. Por ello, “la comisión ha surgido como consecuencia de la negativa de la Junta a concedernos la subvención que ya estaba firmada desde hace más de un año. Por lo que un grupo de personas, apoyadas por el Ayuntamiento, hemos decidido que el museo no se podía quedar cerrado y vacío, porque eso supondría su deterioro y su abandono” indica uno de los integrantes de la iniciativa, Joaquín Latova.

De esta forma, el objetivo de la recién constituía coordinadora sería “la de procurar conseguir todo aquello que pueda ayudar a concluir la consecución del museo como edificio visitable, es decir, buscar financiación, mobiliario, aportaciones de entidades o apoyos de estamentos no oficiales”. “Esta comisión está formada por una decena de personas, vecinos y amigos, y se mantendrá activa hasta conseguir que la mencionada infraestructura pueda ser visitada”, explican las personas encargadas de su constitución. “Aunque todavía no hay un calendario de actuación y faltan muchas cosas por concretar, porque sólo se ha celebrado una reunión, se han iniciado ya contactos con La Caixa, se han conseguido ya algunos expositores procedentes de una empresa que nos los regala y estamos pendientes de alguna reunión más”, anuncia Latova.

El museo de la plata forma parte de un proyecto turístico mayor, centrado en la apuesta por la potenciación del patrimonio minero – industrial existente en Hiendelaencina. Así, además de la mencionada exposición permanente, se están diseñando unas rutas geomineras por el término municipal y se está impulsando la conversión en visitable de uno de los pozos extractivos existentes en la localidad. Todo ello elaborado desde un punto de vista turístico, con el fin de conseguir una imagen de marca y, así, alcanzar un mayor número de visitas a la localidad.

Gran importancia de la plata

En este sentido, la historia de Hiendelaencina se encuentra vinculada a la de sus minas de plata. Unas explotaciones que comenzaron su andadura a mediados del siglo XIX, cuando Pedro Esteban Górriz descubrió el primer filón del mineral, y que mantuvieron su actividad hasta las primeras décadas del siglo XX. Esta industria extractiva hizo que la localidad llegase a contar con miles de habitantes y servicios propios de grandes ciudades, como teatros y casinos. De aquello queda actualmente un muy interesante patrimonio industrial, que es lo que hoy se pretende poner en valor.