Otra final para el Marchamalo

El Marchamalo disputa mañana su primera final hasta mayo. Una vez recuperada la confianza y la senda de la victoria con un gran partido ante el Torrijos, los de Sergio Rubio no quieren distraerse para seguir en la misma línea y salir cuanto antes de la zona baja de la clasificación. Los jugadores y cuerpo técnico “respiraron tranquilos” tras el choque en La Solana y el ambiente durante toda la semana en los entrenamientos no ha podido ser mejor pero quieren mantener los pies en el suelo para no descentrarse porque el peligro sigue estando ahí.

El Marchamalo sólo esta a cinco puntos por encima del descenso que lo marca el Torrijos con 21 puntos y cada partido es ya una final. Ellos lo saben y así han preparado el choque de este sábado en Hellín, más si cabe cuando el conjunto albaceteño es rival directo de los gallardos.

 

Tan sólo tres puntos separan a los dos conjuntos, a favor de los de Sergio Rubio, que ocupan la decimosegunda posición en la tabla con 26 puntos; mientras que el Hellín está en la decimoquinta con 23. Una derrota les llevaría a empatar en puntos y caer varios puestos en la tabla; el empate, no sería del todo malo porque es un partido fuera de casa y el Hellín irá a por todas porque el objetivo de unos y otros, a fin de cuentas, es el  mismo: huir del peligro; pero en la mente de todos está la victoria. El mister ha concienciado a sus jugadores de que hay que demostrar desde el minuto uno del choque que quieren los tres puntos. Máxima concentración e intensidad son las premisas de este Marchamalo que ha resurgido tras tres meses en ‘depresión’.

Las buenas noticias no sólo se centran en el ambiente y en la recuperación de la confianza tras los tres puntos del domingo ante el Torrijos, también están en la recuperación de Fran, que esta semana se ha entrenado con el grupo tras superar la rotura muscular que padecía y, también la disposición de los tres últimos fichajes realizados por el club; el mediocentro Borja Escoms, procedente de las categorías inferiores del Deportivo de la Coruña; el mediocentro  Mario Sotoca, por el CD Guadalajara y que jugaba en el Juvenil Nacional alcarreño y  Carlos Palomares, interior zurdo que jugó la pasada campaña en el Juvenil División de Honor del Alcorcón y que ahora comienza nueva etapa de 'promesa' en el cuadro gallardo. Para Sergio Rubio es una alegría poder tener donde elegir tras unos meses en los que no podía completar convocatoria por las lesiones.

En la enfermería todavía están Dani Martín y Kun con sus dolencias de pubis, Cabanillas que parece no recuperarse del todo de sus problemas musculares y Adrián Pajares, aquejado de un esguince de rodilla. Miguel Pérez, también es duda por un fuerte proceso gripal del que está aquejado en los últimos días.

Con este plantel, el cuadro gallardo viaja este sábado a Hellín para disputar el único partido adelantado de la vigésimo cuarta jornada de Liga. En la mente de todos un partido serio, sin nervios ni ansiedad, que les posibilite hacer su juego y traerse otros tres ansiados puntos.