Bono critica que el PP dé crédito a quienes le calumnian

El presidente del Congreso, José Bono, se considera objeto de una "campaña de difamación verdaderamente increíble" por las informaciones que ponen en cuestión su patrimonio en relación con sus retribuciones públicas y criticó al PP por hacerse eco de ellas.

En ese sentido, invitó a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que este martes volvía a exigirle explicaciones, y al presidente del partido, Mariano Rajoy, a comparecer con él para hacer públicas sus respectivas declaraciones de bienes.

"No diré que estoy acostumbrado, pero no es la primera vez que inventan calumnias sobre mí, sobre mis bienes, sobre mis hijos --declaró a la entrada de la reunión de la Junta de Portavoces del Congreso--. Resulta doloroso y sobre todo indignante que pueda quedar gratuita la mentira".

El presidente de la Cámara Baja subrayó que "todo el mundo sabe" que a lo largo de su vida ha hecho de la transparencia y la honestidad "bandera pública". Es más, volvió a recordar que durante su etapa como presidente de Castilla-La Mancha promovió una ley para los bienes de los políticos no sólo se hiciera públicos, sino que se publicaran en el Boletín Oficial de la comunidad.

NO ME PUEDEN SUPERAR EN TRANSPARENCIA


"En materia de transparencia, me pueden igualar; no quiero ser soberbio, pero no me pueden superar", presumió Bono, quien explicó que  el lunes llevó "a un grupo de calumniadores" al fiscal general del Estado y copia detallada de sus bienes e ingresos porque "la campaña de difamación es verdaderamente increíble".

Bono dio un paso más al criticar a quienes dan crédito a "los calumniadores" haciéndose eco de esa "campaña", en alusión a la 'número dos' de los 'populares', que ha pedido públicas explicaciones sobre los posibles "desajustes" patrimoniales. "Yo las doy siempre --le replicó el presidente del Congreso--- Ahí está la declaración de bienes presentada por mi, que no tengo dificultad en que se conozca. Ni la mía ni de la ningún diputado".

 

Eso sí, a renglón seguido invitó a "todos los que dan crédito a los difamadores", a De Cospedal, a Rajoy y a "quien quiera", a comparecer con él ante los medios de comunicación, ante el fiscal o ante "quien quieran" con el fin de hacer públicas sus respectivas declaraciones de bienes, "las de sus padres, las de sus hijos e incluso las de sus hermanos". Hasta donde quieran --proclamó--. Yo no quiero poner límite porque soy partidario de que los bienes de los políticos se sepan".

LA CALUMNIA, UNA FORMA DE CORRUPCIÓN


A su juicio, una de las formas más graves de corrupción es "calumniar y querer quitar el honor de las personas decentes". "Ustedes, que son periodistas, saben que no se puede calumniar, pero también entre ustedes hay personas que se dedican a ello, son los menos, y por tanto también deben de alguna manera sentir esa preocupación", apostilló.

En este punto, Bono insistió en que ha dedicado "gran parte" de su vida a mostrar la "honorabilidad" de los cargos públicos y en defender la política, "aunque haya personas que tengan la corrupción económica o la corrupción de la maledicencia o de la calumnia", concluyó.