Los Brincos llenan Santo Domingo de nostálgicos

Los Brincos ofrecieron su concierto en la Plaza de Santo DomingoDice el bolero que 30 años no son nada, en este caso se amplía un poco el margen, hasta los 44. El paso del tiempo es inexorable, tanto para quienes estaban sobre el escenario, Los Brincos, como para el público que llenaba a reventar la plaza de Santo Domingo de Guadalajara (cruzaba el Paseo de las Cruces hasta San Ginés). El público se quejaba de que "no son los mismos" y de que las canciones "están retocadas". Lo mismo podrían pensar Miguel Morales (voz), Miguel Ángel Bullido (batería), José Anselmo Laína (guitarra) y José Vicente Losa (bajo): que el público no bailaba tanto como antes.

Lo que ha sucedido en el concierto ofrecido por Los Brincos en Guadalajara ha sido curioso. Aunque la mayoría de los asistentes superaban el medio siglo, también había un sector de público de jóvenes de entre 25 y 30 años que se sabían todas las canciones, unas más que otras claro. ¿Cómo es posible si el grupo se disolvió hace 30 años?

El karaoke tiene algo de culpa. "Un sorbito de champán", "Lola" o "Mejor" son auténticos hits en las salas de karaoke. Y además, otros de sus temas suenan más tarde o más temprano en alguna verbena festera, como "Borracho" o "La caza" (que aunque es de Juan y Junior también se escuchó en directo en Guadalajara). Así, los mayores los conocieron en directo y el resto, en diferido a través de su memoria.

La oportunidad de poder verlos de nuevo (o de nuevas) no la pudo resistir casi nadie y, la plaza, estaba abarrotada. El concierto comenzó como de rondón, "Sola", "El tren", "Lola"... Entre tema y tema, Morales haciendo una presentación en un tono de voz tan bajo que lo escuchaban tan sólo de la mitad para adelante.

Sin embargo, cuando ya llevaban unos 45 minutos tocando, el cariño que el público demostraba fue calentando a los intérpretes y se mostraron más interactivos. Presentaron a Fedra Lorente a quien dedicaron uno de sus temas más populares, "Mejor". Por cierto, que con Lorente también se da un caso curioso: los mayores decían "la Bombi del Un, Dos, Tres" y los más jóvenes "anda, es la de Sin tetas, no hay paraíso"...

A partir de aquí, se desmelenaron. Comenzaron pidiendo al público que cantase el estribillo de "Renacerá", con bastante éxito, que se repitió multiplicado al tocar "Un sorbito de champán". Entonces, comenzaron a hilar temas con bromas. "Vamos a brindar con este público tan simpático" decía uno, "pues lo haremos con champán" le contestaba el otro.

Tras el tema, la pregunta al público: "¿Qué pasa cuando se bebe mucho?" y la respuesta "Que te emborrachas". Los asistentes comenzaron a corear el tema antes que ellos. Los siguientes temas fueron los más movidos del repertorio, tocaron un rock y las canciones menos beat y más rockeras de su repertorio.

Tras hora y media, decían adiós con "El pasaporte", que consiguió que se movieran hasta los más mayores. Y se iban a ir, cuando sorprendidos descubrieron que les pedían bises. Encantados, interpretaron de nuevo las canciones que el público les pidió: "Lola", "Un sorbito de champán" y "Mejor", que puso la guinda a un concierto memorable... a pesar de que "no son los mismos".

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies