Las vaquillas más avispadas que los peñistas en el Gran Prix

Los peñistas han estado picándose entre ellos toda la tarde.El equipo Verde y el Amarillo han empatado a 21 puntos y se han proclamado vencedores del Gran Prix 2011 que, de nuevo, ha enfrentado a peñistas en diversas pruebas de agilidad. Algunas de ellas, incluían enfrentarse a vaquillas, que han estado más espabiladas que la organización y los peñistas. Todas se han escapado de la mini plaza que les habían 'construido' para poder realizar las pruebas en una parte del Coso. El público ha celebrado cada una de las huídas con aplausos y vítores.

Los peñistas se han vuelto a enfrentar en el Gran Prix, a través de ocho pruebas se ha elegido al ganador, que en esta edición, han sido dos, puesto que dos de los grupos han empatado a puntos. El segundo clasificado ha sido el equipo rojo con 18 puntos y el tercero, el azul con 16 puntos.

Las pruebas han sido las clásicas del Gran Prix. Primero, transportar agua en unos cubos superando el inconveniente de tener que trepar por varios hinchables. El público se reía cada vez que uno de los esforzados peñistas se caía al intentar subir o bajar sin manos (iban sosteniendo los cubos) por los hinchables que estaban embadurnados de agua jabonosa.

La prueba de sortear las cuerdas ha sido divertida.Al final, el equipo amarillo se ha llevado el gato al agua con sus 4 litros recogidos y eso que los rojos han intentado por todos los medios de aumentar la cantidad de agua recogida, una de las concursantes hasta ha escurrido su camiseta, pero se han quedado con unos esmirriados 100 dl. Mayor cantidad, en cualquier caso, que los 0 litros de los otros dos grupos.

El segundo juego ya incluía la participación de una vaquilla. El animal, muy listo, ha tratado de colarse bajo las vallas desde que salió de toriles y, al final, claro se salió con la suya. El público lo celebró con aplausos y ánimos para la vaquilla y abucheos para los organizadores y peñistas que la han capturado y devuelto "al redil".

El juego, que consistía en sacar pelotas de una cesta en el interior del mini-coso, lo han ganado los chavales del grupo Verde, que han cogido 14 bolas; 11 el Rojo; y 9 tanto el Azul como el Amarillo.

El tercer juego, otro clásico, pasar sobre los rodillos. La gracia es ver las caídas que no han sido tantas como el público hubiese deseado, a tenor de la gracia que le hacían las pocas que se han visto, sobre todo la de un peñista del equipo Verde que se ha dejado el coxis en el intento. Menos mal que logró la carrera. Esta prueba se la anotaron los Amarillos con 22 carreras, seguidos de Verde con 16; Rojo con 11 y Azul con 10.

Después de todo el esfuerzo, algunos ni siquiera han hecho canasta.De nuevo participaba una vaquilla en el cuarto juego. Dos peñistas de cada grupo debía sostener una cesta en el interior del mini-coso, evitando que le pillase la vaquilla, mientras desde fuera sus compañeros trataban de encestar pelotas de tenis. Igual que su compañera, ésta vaquilla no hizo sino buscar el modo de salir y lo consiguió con el consiguiente alegrón del público.

Han aprovechado el lío para tratar de hacer trampas los participantes, pero el animador se ha dado cuenta y han tenido que comenzar de nuevo el juego. Al final, ganaron muy sobrados los vedes que lograban encestar 44 bolas, el doble que Azules y Amarillos. El equipo Rojo sólo encestó 7.

La quinta prueba se hizo con niños, para permitir que los mayores descansaran un rato, que falta les hacía, y para entretener a los peques, que acudieron en buen número al Coso de las Cruces a ver el espectáculo acompañados por sus padres. La plaza estaba ocupada en todos los tendidos, salvo los de sol (hoy de nuevo, mucho calor).

Todas las vaquillas que han participado se han escapado por el albero.Se lo pasaron pipa porque, además, conocieron a su más querido personaje animado, Bob Esponja, y se llevaron una bolsa de chuches por participar. La prueba consistía en coger pelotas de tenis de una cesta, pero claro, igual que los mayores tenían que sortear un "peligro", un carretón. El pequeño Ángel representando al equipo Amarillo ha sido el más torero. La más rápida Mª Mar por el Azul; Cristina del grupo Rojo le siguió muy de cerca y Asier, por el Verde, el más pequeñito, no tuvo miedo al toro-ecológico.

Terminada la prueba, volvieron a salir los mayores en una prueba que consistía en sortear varios obstáculos, el más difícil consistía en pasar a través de cuerdas; con una pelota en la mano y terminar encestando en una canasta. El equipo Azul fue el máximo anotador con 4 canastas.

En el séptimo juego, contaban de nuevo con la participación de otra vaquilla, que claro, también logró salir de su "redil", aunque la capturaron con mucha presteza. Los peñistas tuvieron difícil esta prueba que consistía en formar una especie de puerta con bloques de espuma por la que tenía que pasar la vaquilla. Así que, además de conseguir poner la estructura en pie sin que la vaquilla la tirase, tenían que citarla para que pasara bajo el "dintel".

La prueba de los palos borrachos ha sido la última. Algunos peñistas se han pareado un montón.Los mejores "recortadores" fueron los del equipo Rojo que lograron que atravesara su puerta hasta en seis ocasiones. La última prueba fue bastante graciosa también, porque consistía en hacer girar sobre sí mismos a los participantes para marearlos antes de salir corriendo a agarrar un pañuelo. En ésta, han ganado los peñistas del equipo Verde.

Al final, el público se lo pasado bien, pero se ha hecho un poco largo y al final, había más gente desalojando la plaza que sentada esperando a ver quién era el ganador. Quizá tenían que ir a cenar o al otorrino, porque entre las charangas y la megafonía del espectáculo el ruido en la plaza era atronador. A lo mejor por eso las vaquillas no querían sino escaparse. Risas y diversión un año más en el Gran Prix.

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies