Casi 1.000 agricultores de la región se manifiestan en Valencia contra la importación de productos

Casi un millar de agricultores y ganaderos castellano-manchegos, según ASAJA Castilla-La Mancha, se manifestaron hoy en el puerto de Valencia para impedir la entrada de barcos cargados de productos agrarios (cereal, girasol) procedentes de terceros países y que, además de no cumplir con las mismas exigencias comunitarias de seguridad alimentaria, provocan la inmovilidad del mercado cerealista nacional.

APAG de Guadalajara también ha participado en esta manifestación. La organización agraria señaló que la convocatoria de la Asociación Agraria-Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Castilla-La Mancha "ha superado las expectativas" y los manifestantes exigieron al Gobierno central un cambio en las reglas del juego.

"Y es que con el precio al que entran determinadas mercancías, los agricultores no pueden competir porque en España no se cubren ni los costes de producción", como afirmó el secretario general de ASAJA de Castilla-La Mancha, José María Fresneda.

A todo ello hay que añadir que, en los últimos dos años, los costes de producción han experimentado una importante subida, especialmente por el incremento del precio de los fertilizantes y los combustibles, al mismo tiempo que el precio pagado por las cosechas ha caído hasta situarse en un 57% respecto a la campaña interior, apuntaron.

Por ello, el presidente de la organización a nivel nacional, Pedro Barato, instó al Gobierno de España a que ponga en marcha una Ley de Márgenes Comerciales que asegure la rentabilidad del sector agrario.

 

Los agricultores de las cinco Organizaciones Provinciales que componen ASAJA de Castilla-La Mancha mostraron su tremendo malestar pertrechados de pitos, banderas, pancartas y megáfonos, dejando patente lo que consideran una situación insostenible.

Además de la problemática de los precios, el presidente de ASAJA de Castilla-La Mancha, Fernando Villena, aseguró que "la seguridad alimentaria no sólo revierte en los agricultores sino también en los consumidores"

Durante el acto, se vertieron simbólicamente sacos de avena y cebada en el mismo puerto de Valencia e incluso en el mar. Finalmente, los miembros del Comité Ejecutivo Regional y los dirigentes provinciales se dirigieron a los allí convocados para transmitirles que no dejarán de luchar hasta que la agricultura sea considerada un sector estratégico de la sociedad.