Por cada agricultor menor de 35 años hay nueve que tienen más de 50

La crisis económica impulsa el retorno al campo en Guadalajara y APAG forma a los jóvenes agricultores

En Europa hay un 6% de agricultores y ganaderos menores de 30 años, pero España solo tiene un 4,5% de estos agricultores jóvenes y en Guadalajara aún menos, sobre un 2%. Con estas cifras el presidente de la Asociación Provincial de Agricultores y Ganaderos de Guadalajara, Antonio Zahonero, aseveraba hoy  que el relevo generacional en la actividad agrícola y ganadera, “no es que sea necesario, es del todo imprescindible si queremos un futuro”.

Zahonero hacía estas declaraciones en la presentación de una primera Jornada de Trabajo organizada por APAG, dedicada precisamente al joven agricultor que inicia ahora  su actividad, con el fin de resolver dudas sobre la gestión de su explotación. Y aunque parezca mentira, cerca de 60 jóvenes agricultores han acudido a esta jornada formativa, celebrada durante toda la mañana en los salones del restaurante Los Girasoles de la capital. Allí técnicos del Ministerio de Agricultura y de APAG, les han hablado del futuro de la PAC, de la fiscalización de una explotación agraria, de las subvenciones que existen para incorporarse a la actividad o del cooperativismo, entre otras cuestiones.

“En una época de crisis como la que vivimos el campo es un valor seguro”, aseguraba Zahonero,  para destacar que en la provincial ya se está registrando un incremento de este retorno a la actividad agraria de muchos jóvenes del entorno rural, ante la falta de otras salidas laborales.

En este sentido Zahonero valoraba de manera muy positiva que en Castilla-la Mancha se mantengan las ayudas para la incorporación a la actividad agraria, “porque es un impulso más para animar este relevo generacional”.

Por su parte Ignacio López, director de Relaciones Internacionales de ASAJA, destacaba que por cada agricultor menor  de 35 años hay nueve que tienen más de 50, en el conjunto de la Unión Europea, “y este nivel de envejecimiento hacen que las perspectivas de futuro sea poco halagüeñas, porque no hay una reposición. Tenemos que cambiar la tendencia sino queremos ver como se abandona el campo con unas consecuencias dramáticas”.

Ignacio López incidía en la necesidad de una formación y una capacitación para asumir con éxito la gestión de una explotación agraria, “con interés por ser profesionales y empresarios, agrícola”, más que plantear la actividad como un refugio de la crisis.

La dificultad de acceso a la tierra, y los derechos de pago, son una dificultad para el acceso a la agricultura por parte de los jóvenes, explicaba este técnico, advirtiendo que tanto los estados como la Unión Europea, están en criterio de austeridad respecto a las ayudas. “Las subvenciones seguirán existiendo, pero los criterios serán más rígidos”.

Ante la pregunta de si habrá colchón de las ayudas de la PAC para el futuro de estos jóvenes agricultores, López aseguró que su permanencia está garantizada hasta 2020 y puede que más allá si se van cumpliendo objetivos, “pero habrá reorientación en los pagos”.

“Las ayudas de la PAC, aunque puedan parecer mucho, en cifras absolutas 40.000 millones de euros, no es más que el 0,5% del PIB de la Unión Europeo, para dar soluciones a problemas que afectan al 80% del territorio”, explicaba.

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies