Inaugurado el curso de verano "Mujer, inmigración y religión"

Esta tarde ha tenido lugar la inauguración del Curso de Verano de la UNED: Mujer, inmigración y religión, en el acto han intervenido Ángel Villarino Vivas, director del Centro Asociado, Mª Esther Souto Galván, catedrática de Derecho de la UNED y directora del Curso; Araceli Muñoz de Pedro, subdelegada del Gobierno en Guadalajara y Cesar J. Viana López, codirector del curso, Director del Aula de Inmigración de la UNED y Profesor-tutor del Centro Asociado. El catedrático de Derecho, José Antonio Souto Paz, ha sido el encargado de realizar la ponencia inaugural, titulada: Tradiciones culturales y derecho a la integridad física.

Angel Villarino  ha señalado el éxito en el número de alumnos matriculados en todos los cursos que se están impartiendo en Guadalajara, pero sin duda el que hoy comenzaba ha alcanzado la cifra de más de treinta y cinco alumnos matriculados, siendo por ello el más numeroso.
Ha felicitado a los organizadores del curso, y ha hecho hincapié en el buen hacer que se viene realizando desde hace cuatro años en el Aula de Inmigración del Centro Asociado, tanto en la atención a aquellos personas que requieren de sus servicios como la labor formativa que está llevando a cabo (cursos on line, conferencias, jornadas etc) recalcando la labor de César Viana llevada a cabo en la dirección del Aula.

Igualmente ha agradecido la presencia de Araceli Muñoz, subdelegada del Gobierno, tanto en la inauguración del Curso, como su participación activa  como ponente, en la Mesa Redonda que con el título Coordinación institucional en la protección a la mujer” que se desarrollará tendrá el próximo miércoles  28 a partir de las 11 horas.
Por su parte  Mª Esther Souto Galván, directora del curso, ha hecho una presentación general del curso, en él se realizará un estudio detallado sobre los derechos de las mujeres inmigrantes cuando llegan al país de destino y cómo afectan las prácticas religiosas que ellas profesan, “cuyo resultado no es otro que la aparición de viejos debates que ya habían desaparecido en Europa y que vuelven a ponerse para su estudio sobre la mesa”

Ha continuado señalando que este curso se complementará en septiembre con un Programa Erasmus intensivo en el que participan varias Universidades europeas y con la creación de un Curso de Experto, con el mismo nombre genérico al ser Curso de Verano, a partir del próximo curso académico.
Araceli Muñoz de Pedro, subdelegada del Gobierno, ha agradecido que se haya contado con ella tanto para la inauguración  del curso como para participar en la Mesa Redonda. Ha incidido en la importancia del tema que tiene para la Institución que ella representa, tanto por la gestión que en ella se lleva a cabo, como por ser un tema de gran actualidad.

Ha citado a Juan José Tamayo, ha señalado  “ la situación de inferioridad de la mujer con que ha sido tratada por la religión a lo largo de la historia de la humanidad,  y pese al trato recibido por la religión, la mujer siempre ha sido su público más fiel,  al introducirla en el ámbito de doméstico en el que  la mujer ha estado confinada”, o incluso como dijera Emma Bonino, “la misma religión está sirviendo como pretexto a determinados sistemas políticos para seguir manteniendo unos roles tradicionales o determinados poderes fácticos”.

Por último, ha aportado datos actuales sobre la inmigración actual en Guadalajara, con cerca de 35.000 extranjeros, de 19 nacionalidades en las que las mujeres 16. 000 mujeres viven una realidad muy diferente a los  hombres  tanto en los procesos de integración como en su incorporación al mercado laboral.

No ha ocultado el problema de violencia de género que afecta a la mujer inmigrante y pese a que la última reforma de 2004 ha supuesto un avance con relación a la protección de las mujeres extranjeras, éstas siempre se van a encontrar con mayores dificultades.

El acto de inauguración se ha completado con unas palabras de  bienvenida a todos los alumnos por parte de Cesar J. Viana López, coordinador del curso, “a los que en parte ya conocía, al ser fieles en casi todas las actividades realizadas sobre la materia que se han realizado en el Centro Asociado”.

Conferencia inaugural

Seguidamente ha tenido lugar la conferencia inaugural a cargo del Catedrático de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio Suoto Paz, en su conferencia  titulada “Tradiciones culturales y derecho a la integridad física” donde ha manifestado la estrecha relación entre tradición y progreso e innovación.  

Ha recalcado la extraordinaria pervivencia de las tradiciones culturales a lo largo de la historia, y como el orden social y la primacía de la Comunidad estaban por encima el individuo, donde los roles estaban muy bien marcados,  y el papel de la mujer quedaba reducido al ámbito doméstico mientras que el hombre tenía asignado una labor externa y pública.

Si bien ha hecho hincapié que los roles de procreación, cría y educación de la prole asignados a la mujer, en un principio no tendrían la connotación negativa que hoy podríamos ver: “a la mujer se le encargó la función principal de la supervivencia del grupo, ella era la encargada de garantizar su continuidad”.

Este pensamiento que a los occidentales pudiera parecernos como algo primitivo, pervivió en Occidente hasta la Ilustración, ha seguido diciendo el profesor Souto, por lo tanto hasta hace cuatro días.

Finalmente, se ha detenido en la importancia de la religión como instrumento cultural muy grande para fortalecer ciertos roles, y ha calificado la importancia de la Biblia como el gran libro  cultural de las tres principales religiones monoteistas: la judía, la cristiana y la islámica.  “Ya al principio de la Biblia, señalaba el profesor Souto, se dice como Dios crea al hombre y no a la mujer, y de una costilla de Adán crea a la mujer, lo que implica que la mujer ya nace como alguien dependiente del hombre; e incluso después de disfrutar del Paraíso Terrenal, son expulsados por culpa de la mujer”

Todo ello ha implicado siempre una situación de inferioridad de la mujer con respecto al hombre, incluso autores de la talla de Rousseau, artífice del igualitarismo y de la abolición de la esclavitud, seguía confinando a la mujer al ámbito doméstico.

Pese a la declaración de los derechos del Ciudadano con la Revolución Francesa y la Revolución americana, ha seguido señalando el profesor Souto,  a lo largo de los siglos XIX y XX existieron una serie de carencias que merced a la labor de las mujeres se han conseguido afianzar una serie de derechos y libertades, que en la actualidad en un mundo tan globalizado como éste, con una inmigración masiva de los países de la periferia a los países centrales, está suponiendo un choque y una fricción entre los derechos aquí conseguidos y las tradiciones culturales de los que llegan.

Ha finalizado exponiendo ejemplos como la mutilación genital femenina o el uso de burka, son aspectos y tradiciones culturales, muchas veces achacados a la religión, y ha asegurado que ni el uso del burka ni  la mutilación genital femenina aparece en el Corán, sí en cambio la circuncisión masculina, que serían tradiciones sociales y culturales, pero que determinados poderes utilizan de la  religión para darles más fuerza y autoridad.