Los médicos tendrán un “botón del pánico” para evitar agresiones de pacientes

Era una de las reivindicaciones del sindicato médico CESM Castilla-La Mancha para prevenir las agresiones al personal sanitario y, por eso, están satisfechos de que se vaya a poner en marcha el “botón del pánico”; pero siguen reclamando la presencia de vigilancia en los centros, sobre todo, en los hospitales.

El denominado ‘botón del pánico’ es un sencillo programa informático que permitirá a los médicos lanzar una llamada de socorro a sus compañeros ante una posible amenaza o agresión, con sólo pulsar un icono existente en la pantalla de su ordenador.

El secretario general de CESM Castilla-La Mancha, José Luis Grau, señalaba que ésta era una vieja reivindicación del sindicato médico y agradecía al SESCAM que, en la última mesa sectorial, accediera a estudiar la puesta en marcha de esta medida que “servirá para aumentar la seguridad de los profesionales sanitarios y como medida preventiva y disuasoria ante posibles agresiones”. Además, desde el sindicato médico se vigilará su correcto funcionamiento desde los órganos de representación en salud laboral.

Grau recordaba que son muchos los profesionales que han sufrido amenazas y agresiones verbales o físicas de pacientes y familiares y apuntaba que, desde CESM Castilla-La Mancha se continúa reclamando la presencia de personal de vigilancia en todos los centros de salud de la región.

“Cualquier persona en cualquier momento puede responder de forma violenta ante la sobrecarga asistencial, el estrés que se genera en Urgencias, o por el descontento con la Sanidad, de ahí que sea importante aumentar la seguridad de los médicos, enfermeras o personal sanitario para evitar que se conviertan en víctimas de una agresión, por el mero hecho de desempeñar su trabajo”, señalaba José Luis Grau.

Añadía que la instalación de cámaras en los pasillos de los Centros de Salud conectadas por fibra óptica con la Policía Local y con la Guardia Civil, además de ser un sistema carísimo, “sólo sirve para identificar al agresor cuando ya ha cometido el delito, pero no para prevenirlo porque no se puede grabar lo que sucede en el interior de la consulta”.

Por ello, CESM Castilla-La Mancha llevaba años pidiendo el ‘botón del pánico’, “una herramienta más para incrementar la seguridad de los profesionales sanitarios”.   

Otra de las reivindicaciones de CESM Castilla-La Mancha es que la Administración se persone como acusación en los casos de agresiones y que no se limite sólo a ofrecer ayuda legal o psicológica al profesional sanitario que ha sido agredido. El sindicato médico de Castilla-La Mancha también exige que las agresiones a sanitarios se tipifiquen como delito de atentado a la autoridad.

“Si con todas las medidas propuestas, se logra mejorar el sentimiento de seguridad personal de los facultativos en el desempeño de su labor asistencial, conseguiremos que no se practique una medicina ‘a la defensiva’, lo que beneficiará tanto al usuario como al profesional”, indicaba José Luis Grau.

Desde CESM Castilla-La Mancha se recuerda que las agresiones más frecuentes son las verbales y se cometen sobre todo en el Servicio de Urgencias y en los Centros de Salud, aunque matizan que en los últimos años, han aumentado en todos los departamentos.

El ‘botón del pánico’ es una medida preventiva. Cuando un profesional sanitario detecta una situación violenta por parte del paciente o de un familiar de éste, podrá activarlo. Inmediatamente, sus compañeros recibirán un flash centelleante en su pantalla de ordenador que indicará en qué consulta se está dando el caso y podrán acudir en su ayuda para disuadir y calmar al presunto agresor.