Notice: Undefined offset: 1 in /homepages/20/d386092330/htdocs/www/plugins/system/k2/k2.php on line 702
Guadaqué - Guadaqué

Enresa inicia el desmantelamiento radiológico de la Central José Cabrera y troceará el reactor

El desmantelamiento de la central nuclear José Cabrera, que comenzó en febrero de 2010, inicia ahora su tercera fase, la más crucial, con el desmantelamiento radiológico que consistirá básicamente en el corte de los elementos internos del reactor. 

Manuel Rodríguez, responsable de Enresa y director del desmantelamiento explicaba hoy al detalle todo este proceso que es la parte más complicada del proceso que borrará del mapa la que fuera la primera central nuclear de España, que dejó de operar en abril de 2006, después de 38 años en funcionamiento, dejando el territorio como si nunca hubiera existido.

Después de casi dos años de trabajos convencionales sobre materiales no radiológicos, ya se ha comenzado a desmontar todo el instrumental que permitía las mediciones del reactor y se va a empezar a segmentar la vasija del reactor, y luego su contenido, o lo que es lo mismo, el corazón de la central nuclear donde se encuentra el material más radioactivo. 

Trocear la vasija de un reactor y su contenido no es nada fácil. El corte se hará con herramientas mecánicas fabricadas ex proceso en Suecia, sierras de diamante, y se ejecuta bajo el agua, por considerarse el modo más seguro para contener la radioactividad en el proceso.

Los materiales pasan directamente del edificio de contención a la sala de calsificación por un túnel construido ahpra para comunicar las dos zonas en lo que se viene a llamar área de tarnsferencia.

Los trozos se embalan después en contenedores especiales, se clasifican tras medir la radioactividad, con un medidor de bajo fondo, y se preparan para su transporte y almacenamiento. 

En esta etapa también aprovecharán a trocear la otra tapa del reactor de la nuclear, aquella que fue retirada en 2004, tras detectar más de doscientas pequeñas grietas y por la que Zorita se ganó el apodo de "vieja cafetera", cuando se produjo aquella mítica imagen de los ecologistas escalando a la cúpula de la central.

Tres años de esta fase cumbre

Esta fase de desmantelamiento radioactivo durará aproximadamente tres años y dejará la central nuclear vacía, como la cáscara de un huevo, de modo que luego solo restará la demolición de los edificios y el tratamiento del terreno, para concluir con todo el proceso en 2016.

Serán 4.000 toneladas de elementos radioactivos los que se gestionarán en esta etapa, de ellos 400 toneladas pertenecen al circuito primario del reactor. La mayoría se trasladarán al almacén centralizado del Cabril, aunque se quedarán en el ATI 40 toneladas, por su alta radioactividad. Éstas se sumarán a las 100 toneladas de combustible gastado que hay en el ATI.

3.877 toneladas ya gestionadas

Desde que se inició el desmantelamiento de la central José Cabrera, en febrero de 2010, Enresa ya ha llevado a cabo diversos desmontajes en zonas no radiológicas de la central, como el derribo de las tprres de refrigeración, o la adpatación del edificio de turbina como edificio auxiliar para la gestión de todos los componentes a desmantelar.

Hasta ahora se han generado 3.877 toneladas de materiales convencionales, es decir no radioactivos, y solo 185 toneladas de material desclasificlable, que es como los técnicos llaman al material que procede de zonas radiológicas pero que puede ser tratado de manera convencional, una vez verificada la ausencia de contaminación.

En los distintos trabajos de desmantelamiento participan 296 trabajadores de 44 empresas , de ellos  173 son de la provincia de Guadalajara, un 58% de la plantilla.

Todo el proceso de desmantelamiento completo costará 135 millones de euros, y hasta ahora ya se han gastado 42 millones de euros.

El desmantelamiento en directo

Para dar a conocer a los vecinos de la zona y a todo el que quiera el proceso de desmantelamiento, Enresa acaba de inaugurar un espacio a modo de centro de interpretación, en la antigua sala de control de la central, donde por medio de pantallas táctiles, el visitante puede conocer el estado actual del proyecto, la evolución de cada una de sus fases, los trabajos que ya se han ejecutado, así como realizar un seguimiento visual de los que se están realizando en ese momento a través de las cámaras instaladas en el emplazamiento. Todo ello proyectado en una grandes pantallaa.

Las visitas abiertas a este espacio informativo empezaran a funcionar a partir de enero, aunque ya han acudido grupos concertados, como los vecinos de Almonacid o visitas extranjeras llegadas incluso desde Japón.