El portavoz socialista, Julio García, ha explicado que se reclamaba la reclamaba la suspensión de los trasvases hasta que los embalses recuperen un nivel próximo a los 1.000 hectómetros cúbicos. El portavoz socialista, Julio García, ha explicado que se reclamaba la reclamaba la suspensión de los trasvases hasta que los embalses recuperen un nivel próximo a los 1.000 hectómetros cúbicos.

No hubo apoyo para los municipios Ribereños en la Diputación

El Equipo de Gobierno del PP en la Diputación de Guadalajara y la diputada no adscrita han rechazado una moción de apoyo a los municipios ribereños de Entrepeñas y Buendía, en la que se reclamaba al Gobierno de Mariano Rajoy la suspensión de los trasvases hasta que los embalses recuperen un nivel próximo a los 1.000 hectómetros cúbicos, que representan aproximadamente un 40% de su capacidad total. Actualmente, ambos suman tan solo 366 hectómetros cúbicos, justo en el límite mínimo no trasvasable durante este año, cuando aún está pendiente una nueva derivación de 7,5 hectómetros cúbicos aprobada la semana pasada.

La moción recordaba que el memorándum suscrito durante la pasada legislatura, aprovechando la mayoría absoluta del PP tanto en el Gobierno de España como en todas las comunidades de Valencia, Murcia, Extremadura, Madrid y la propia Castilla-La Mancha, significó en la práctica “un blindaje del trasvase”. “Desde entonces, los intereses de los municipios ribereños y de la cuenca cedente han pasado a un segundo plano, dando prioridad, como nos temíamos, a los intereses de la cuenca receptora. Sin embargo, esta situación parece ser del agrado del PP de Guadalajara y también de la diputada tránsfuga, porque no han querido alzar la voz para pedir que acabe esta injusticia”, ha asegurado el portavoz socialista, Julio García.

De hecho, el memorándum establecía unos niveles trasvasables de hasta 650 hectómetros cúbicos anuales, muy por encima de la media de las aportaciones actuales de la cabecera del Tajo, y anulaba la disposición del Plan Hidrológico Nacional que ordenaba revisar los volúmenes trasvasables a medida que entraran en funcionamiento las desaladoras. Además, consideraba como excedentaria toda el agua embalsada que supere los niveles mínimos.

Por ello, la propuesta del PSOE, que estaba en sintonía con las reivindicaciones de la Asociación de Municipios Ribereños, reclamaba la derogación de estas medidas “y la puesta en marcha de medidas alternativas para asegurar las demandas de la cuenca receptora”, de manera los trasvases puedan disminuir progresivamente hasta su desaparición. También pedía unos caudales ecológicos mínimos en el río Tajo adecuados a las necesidades ambientales y socioeconómicas de cada tramo de la cuenca.

En estos años, se ha comprobado también que el anuncio de una reserva no trasvasable de 400 hectómetros cúbicos en los embalses de cabecera no fue más que “mera propaganda y un engaño manifiesto”. Prueba de ello es que Entrepeñas y Buendía se encuentran por debajo de esa cifra y el Gobierno sigue enviando agua al Levante.

Por último, el portavoz socialista ha subrayado que el Gobierno de Rajoy está incumpliendo los compromisos de inversión para contribuir al desarrollo de la comarca ribereña, como las obras de abastecimiento a los municipios de la futura Mancomunidad de Municipios Ribereños o un plan de fomento del uso público y adecuación medioambiental del los embalses, aprobado desde hace año, pero guardado en un cajón del Ministerio. 

Visto 478 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Guadaqué utiliza cookies para poder ofrecerle la mejor experiencia en nuestro sitio web. Política de cookies