Si no hay objetivo, no hay emoción

Tercera derrota consecutiva para un Quabit al que le está afectando el no jugarse nada desde que lograran la permanencia tres jornadas atrás en Torrevieja. El resultado que reflejaba el luminoso tras la bocina final era de 29-34, tras un partido fácil para los visitantes, con varios regalos locales en defensa y poca ilusión en ataque.

Desde el principio, el equipo aragonés impusó un ritmo rápido y extremadamente eficiente. En casi todos sus ataques conseguía finalizar la jugada, por no decir que terminaba en lanzamientos al arco, de los que la mayoría acababan en gol, además consiguieron hacer una férrea defensa, que desbarataba sin mayores problemas muchos de los ataques del Guadalajara, quien por su parte solo pudo ir a remolque durante el primer período, pues en el segundo se dejaron llevar.

Así pues, la afición alcarreña que esperaba un Quabit combativo, que saliera a la cancha con la intención de derrocar a uno de los pesos pesados de la liga, como es el CAI, no vio más que un equipo sin espiritu de lucha, sin ánimo de agradar, cuyo juego fue plano y previsible, además de lento e impreciso. Que podría haber sido vencido más estrepitosamente si los de Zaragoza hubiesen forzado la máquina. 

Blogs

Los rejoneadores mencionados que actuaron en Guadalajara el pasado 13/9/2018, ha...
118 Hits
Álvar Fáñez de Minaya es una de las figuras más relevantes de la historia de Gua...
223 Hits
Antes de que se iniciara la primavera algunos proveedores de información meteoro...
44 Hits