Las cartas del lector deben indicar nombre, apellidos y DNI los autores (este último no se publicará) y se deben enviar indicando que van para esta sección. La extensión es libre. No se corregirá la gramática, ni la ortografía de las mismas. Guadaqué no se hace responsable del contenido de al opinión de los lectores.

Me dirijo a usted como alcalde de Castejón de Henares, un pequeño pueblo de la provincia de Guadalajara, para poner en su conocimiento la situación que vivimos los municipios de la zona rural de Guadalajara en relación a la asistencia sanitaria a la atención primaria.

A las cinco de la mañana, cinco y media,  María y Ascensión de Blas levantaban la persiana y recogían los periódicos para que los guadalajareños más madrugadores empezarán el día informados. Sí, les estoy hablando de las 'hermanas' de la librería Alcarreña. 

Jueves, 30 Abril 2020 14:55

Dedicado a nuestros héroes de verdad

Escrito por

Un día más me acuerdo de todos como tú. Te conformas con la luz de una lámpara de hospital que ves cuando irremediablemente miras al techo desde tu cama.

Miércoles, 29 Abril 2020 11:32

Carta al alcalde de Atienza

Escrito por

Al alcalde de Atienza:

Estimado señor Pedro Loranca:

Empiezo esta carta dándole la enhorabuena por el buen estado de salud de sus convecinos en estos tiempos difíciles y deseando que sigan así hasta el final y por supuesto, después de esta pandemia que ya se nos está haciendo más que larga.

Mi motivo para escribirle es expresarle mi disconformidad por cómo ha tratado usted el tema del realojo de treinta turistas argentinos en un hotel de su localidad. Señor alcalde, el miedo es un sentimiento lógico y natural pero no podemos dejar que nos domine; opino que cuando nos sobreponemos a él es cuando damos lo mejor de nosotros mismos como personas.

¿Se imagina usted que los cajeros y reponedores de los supermercados no hubieran ido a trabajar por miedo al contagio?, ¿cree usted que los médicos y personal sanitario que están luchando por curarnos, no tienen miedo?. Por supuesto, estoy seguro de que sí, y eso hace su labor mucho más meritoria.

Y podría hablar de los carteros, de los camioneros, de los repartidores, farmacéuticos... todo el mundo (yo también, se lo confieso, tengo miedo cuando voy al supermercado, pero tengo que sobreponerme.). Si dejamos que el miedo nos domine caeremos en situaciones de insolidaridad (por no decir otra cosa) como, desgraciadamente, hemos podido ver de vecinos acusándose unos a otros. Sin ir más lejos, un guardia jurado de Azuqueca ha recibido ya dos  amenazas de sus vecinos. No podemos llegar a eso. Debemos sobreponernos al miedo, señor alcalde, por encima de nuestros intereses particulares; eso nos hará mejores a todos.

Por eso creo que ha perdido usted una gran oportunidad de mostrarnos a todos la solidaridad de los atenzinos. Según las informaciones aparecidas en los medios de comunicación se trataba de un grupo de turistas que se había quedado “colgados” en España, sin posibilidad de volver a su país y, sobre todo, estaban sanos. La intención era albergarlos en el establecimiento de su localidad en régimen de cuarentena. Con las medidas de precaución ¿cual era entonces el problema?. ¿Acaso se yo si mi vecino está infectado?, ¿sabe él si lo estoy yo? Creo que para eso estamos confinados...¿no?.

Por último, me gustaría destacar otro dato, aunque hubiera escrito la carta independientemente de la nacionalidad del grupo. Sí, efectivamente, el hecho de tratarse de turistas argentinos es quizá un punto, sólo un punto más insolidario, por lo que tiene de falta de memoria. Yo le recuerdo. Entre finales del siglo XIX y finales del XX más de tres millones de españoles emigraron a Argentina, muchos de ellos por causas políticas pero otro, quizá la mayoría, por algo tan simple y tan crudo como el hambre. Algunos llegaron legales, otros de forma ilegal, pero todos terminaron integrándose y contribuyendo a la sociedad que les albergó.

En la actualidad Argentina es el país con la comunidad de españoles más numerosa del mundo, con casi medio millón de nuestros conciudadanos. En fin, hubiera sido un buen momento para devolver esa solidaridad y esos “brazos abiertos” con el que siempre nos han  recibido al otro lado del Atlántico.

Termino ya, señor alcalde, deseándole lo mejor para usted y, por supuesto, para su maravilloso pueblo de Atienza.

Esteban Provencio Hernando

Sábado, 11 Abril 2020 18:16

Una muerte y muchas incertidumbres

Escrito por

Escribo estas líneas, para contar un caso que he vivido en mis carnes, se trata de un familiar directo de 43 años,  que falleció el pasado jueves. Francisco Montero, tenía mujer, mi hermana Elena y dos hijos pequeños, Álvaro y Nayara, trabajador de una empresa de distribución de  cervezas en Guadalajara Hermanos Bravo de Lucas.  Hace algo más de 20 días, llegó del trabajo y se encontraba cansado, con fiebre, fatigado, ante la sospecha manifiesta de haberse contagiado de  la terrible pandemia que nos asola  el Covid -19. Atendiendo al protocolo dictado por Sanidad, su mujer llamó a su médico de cabecera, explicando la situación te tenía su marido en casa, fiebre continua que no remitía y así durante siete interminables días de incertidumbre, a medida que pasaba el tiempo el maldito virus se apoderaba de un hombre fuerte.

Página 1 de 30