Martes, 17 Abril 2018 23:25

Don Atilano Rodríguez eres machista

Escrito por Plataforma Feminista Guadalajara
Valora este artículo
(0 votos)

Don Atilano Rodríguez eres machista. Conferencia Episcopal española eres machista.

Es importante explicar la situación en que se encuentra en este momento la religión en los centros educativos antes de responder al obispo Atilano Rodríguez.

Pues bien, saben que la LOMCE, ley de educación con un claro tinte neoliberal, ultraconservador y ultracatólico, concedió a la asignatura de religión el carácter de evaluable y computable para la nota media académica de ESO y Bachillerato.  Su objetivo era poder engordar la estadística de alumnos/as que estudian religión contándolas como creyentes, así como mantener una posición de poder desde el adoctrinamiento. No les ha preocupado ni la formación académica, ni pedagógica de su profesorado, ni de su alumnado.  Ese profesorado, al que nombran ustedes, tiene un estatus especial diferente al resto, que no se somete a eso de “igualdad, mérito y capacidad”. Además, cuando han intervenido con decisiones sobre el profesorado, no ha sido para garantizar una buena asignatura, sino para condenar la conducta moral, sobre todo, de sus profesoras. Nada tiene que ver lo que hacen con la fe, tiene que ver con el poder ¿qué más da si se es creyente o no?, lo importante es que como cuenta para nota, y como nadie sabe cómo se evalúa, pues todo el mundo aprueba y con altas notas que suben la media, así luego es más fácil autoconvencerse de que se merecen los másteres sin realizarlos.

Debemos decirles que no son ustedes precisamente autoridades pedagógicas, así que son miserables cuando hablan de segregación por sexo de las alumnas/os como si fuesen técnicos educativos. Qué irresponsables son sus palabras: “me han dicho que lo hacen por ahí y va muy bien” esas palabras que ha utilizado para avalar el fallo del Tribunal Constitucional respecto a la legitimidad de la subvención a colegios que discriminan por sexo.

La Plataforma Feminista de Guadalajara con la legitimidad que nos da ser un amplio y heterogéneo grupo de mujeres con experiencia y formación en varios campos, incluido el educativo, y estar trabajando por la Igualdad desde lo más básico, le decimos que se equivoca y le recriminamos su irresponsabilidad por utilizar su condición de autoridad religiosa y  hacerse cómplice de perpetuar el patriarcado.  Tiene la Iglesia que hacer una profunda autocrítica de cuál es y ha sido su participación en la construcción del patriarcado. Le recordamos lo que hicieron las Adoratrices con niñas en las cárceles a cargo del Patronato de Protección de La Mujer donde metían a niñas y jóvenes “caídas o en riesgo de caer…”  Antes de que hablen de educación, deben, insistimos, pararse y humildemente reconocer los errores cometidos para con las mujeres, sin embargo se lanzan a los brazos de una vieja modernizada estrategia patriarcal, la de la segregación por sexo en las aulas, envueltos en el halo de “lo educativo”. 

No nos engañan, no les interesa la fe, ni les interesan las mujeres, solo les interesa perpetuar su patriarcado privilegiado.

Por eso nos temen, a las mujeres feministas, solo el miedo justifica ese odio sin sentido por el feminismo, el feminismo es la igualdad y la desaparición de los privilegios ¿qué va a ser de ustedes sin sus privilegios?

La discriminación de las mujeres es una realidad, la violencia contra las mujeres es una realidad, las asesinadas son un espejo en el que deberían ustedes mirarse, los abusos, el sometimiento… y es una realidad social pero también una realidad en su estructura. El diario vaticano no hace mucho denunció lo que ya muchas mujeres religiosas venían denunciando, que los hombres religiosos, ustedes sí, ustedes explotan a las mujeres religiosas.

No solo son cómplices, son responsables directos de perpetuar un reparto de roles que es el pilar de la desigualdad. Es una sinvergonzonería defender la escuela que discrimina a niñas de niños, enseñando a los niños deportes, ciencias y tecnología, y su posición de privilegio y poder, mientras a nosotras nos enseñan a ser “buenas niñas”, a “comportarnos como señoritas” y, por tanto, a obedecer y a asumir la opresión como nuestro destino en la vida. Ya sabemos en qué consiste esto de la enseñanza que segrega por sexos, ya lo habéis hecho antes, y ahora encima os lo tenemos que pagar con nuestros impuestos. Es una vergüenza, y por supuesto es adoctrinamiento. No hay ningún estudio científico que avale semejante estupidez, lo normal es que los niños y las niñas crezcan juntas, que se conozcan y que aprendan a respetarse desde que son pequeñas. A cambio, el modelo de escuela que discrimina por sexo asume al hombre, en este caso al niño como un animal que no puede controlar sus impulsos. Pobres, es que las niñas les hacen distraerse. Ya sabemos que hay un amplio número de los de sus filas que no saben controlar sus impulsos sexuales y se desconcentran de sus tareas de hacer el bien, para hacer justo lo contrario. Nos referimos a la pederastia implantada en la Iglesia Católica. Pero les aseguramos que es una cosa suya, suponemos que la represión sexual a la que someten a sus numerarios no ayuda a tener una buena salud afectivo-sexual y asumen el sexo como violencia en lugar de como deseo, amor, placer… de dos, nunca solo de uno. En cualquier caso, no se haga líos, esto que hacen no es libertad de educación sino utilizar los recursos públicos, los que todas y todos pagamos para montarse su chiringuito. Tampoco se pongan dignos, que a estas alturas no cuela lo de que sean gente de defender derechos y libertades, son más de prohibirlos.

Se atreven, otra vez movidos por el miedo a opinar sobre la asignatura de “Educación para la igualdad, la tolerancia y la diversidad” porque “adoctrina”, señoros les decimos con un saber popular “se cree el ladrón que todos son de su condición”. Preocúpense ustedes de resolver su casa de toda la discriminación. Nosotras apostamos por la coeducación en igualdad, nada más y nada menos. Por supuesto que la coeducación debe atender al desarrollo integral de la personalidad del alumnado. Es imposible trabajar a nivel académico con el alumnado sin establecer una relación con el desarrollo de sus emociones, de su personalidad y de su desarrollo social y adaptativo. De hecho, es una mejora sustancial que la educación empiece a trabajar de forma explícita las cuestiones emocionales y el desarrollo del juicio moral a lo largo de las distintas etapas evolutivas. Y aquí, los niños tienen mucho más que ganar, ya que el machismo priva a los hombres de la satisfacción de entender y sentir las emociones, ocultándolas y avergonzándose de ellas. En esto nosotras os llevamos la delantera. 

Le invitamos a ser valiente, desdígase señor Obispo, sea humilde, reconozca la responsabilidad de la Iglesia en el patriarcado, trabaje con nosotras por la igualdad, abandone lo reaccionario y a los reaccionarios y su estupidez y venga con nosotras, abandone el patriarcado, deje de ser machista, piense en esas niñas y esos niños a los que se les impide ser personas iguales y de un paso adelante. En la coeducación en igualdad nos encontraremos, pero si desde la miserable cobardía se queda en la educación discriminatoria e injusta nos tendrá siempre enfrente.

 

Plataforma feminista Guadalajara

Visto 792 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Abril 2018 23:34

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.