Viernes, 27 Agosto 2021 12:11

GUADALAJARA ANTITAURINA

Escrito por Guadalajara Antitaurina
Valora este artículo
(1 Voto)

Los últimos acontecimientos, como el atropello y ejecución de un toro por las calles de Brihuega o el tira y afloja por la miniferia tauricida en Guadalajara (que finalmente se ha cancelado), nos obligan a convocar una manifestación el sábado 4 de septiembre a las 18h.

Vemos que cada vez existe mayor rechazo social a la anacrónica tauromaquia, con ejemplos como el de Gijón, que se ha negado a darle cabida en su ciudad, dejando así Asturias por fin libre de tauromaquias.

Sin embargo el Ayuntamiento de Guadalajara ha querido organizar una triste miniferia por su cuenta, excusándose en que genera beneficios. Por eso será que ningún promotor tauricida ha querido realizarla.

El punto de generar beneficios es el que más incógnitas nos suscita.

Si la miniferia de septiembre estaba abierta a concurso para que alguien la organizara, y la única empresa mexicana que mostró interés, finalmente lo rechazó porque auguraba enormes pérdidas, ¿dónde está la supuesta ganancia para las arcas públicas? Afirmativamente, son inexistentes. Por el contrario, los gastos para dar una tarde de corrida suponen: pagar seguros, alquilar la plaza, compra, transporte y manutención de los animales, veterinarios, maquinaria y vehículos para transportar sus cuerpos una vez han sido ejecutados, cuadrillas, caballos, publicidad, taquilleros, limpieza, sanitarios, ambulancias, policía... y podemos seguir sumando: talanqueras para recorrido de encierros o el caché millonario de los toreros de turno.

Negocio redondo para unos pocos. Nuestro alcalde, Alberto Rojo, del PSOE, quiso pagarlo íntegramete, pero no con su dinero, sino con el de todos. Mala jugada, Alberto Rojo.

Desde G.A. nos reafirmamos: no se pueden seguir despilfarrando nuestros impuestos teniendo una ciudad y provincia carentes de tantas cosas. Si quieren fiesta de sangre donde se masacran animales, que la paguen ellos. Ipsto facto recogen cable. Cada vez más consistorios dejan clara su postura a favor de la protección de los animales y en rechazo de la vil tauromaquia. Nos horroriza que en nuestra provincia tengan nicho: Loranca de Tajuña, Sacedón, Almoguera, Sigüenza, Uceda...

La plaza de toros (ya veremos como la rebautizamos) puede y debe albergar solo espectáculos verdaderamente culturales y dejar atrás esta etapa negra de sufrimiento animal. El fin está cerca, aunque Guadalajara pretenda ser la última.

Guadalajara Antitaurina

Visto 295 veces
Más en esta categoría: « En el Día Mundial de la Fotografía