Domingo, 08 Julio 2018 21:37

La agredida fui yo

Escrito por Pilar Osorio
Valora este artículo
(0 votos)
Imagen de las lesiones en manos y muñecas. Imagen de las lesiones en manos y muñecas.

Estimados señores:

Detenida una mujer de 56 años en Guadalajara tras morder a un policía local en la pierna...

Yo soy la mujer protagonista del articulo anterior que fue publicado por prácticamente toda la prensa escrita del país incluido en ABC. Así que aquí les relato mi versión de los hechos:

Mi nombre es Mª del Pilar Osorio Hérvias, tengo 56 años y cumplo 57 el próximo mes de agosto. Que yo no he mordido ni agredido físicamente a nadie, que la agredida he sido yo como muestro en las fotos que adjunto a esta declaración y que dispongo de un parte de daños que las avalan, espero que el agente que me agredió disponga como yo de dicho parte de daños, y que aporte material gráfico o por o menos de la supuesta cicatriz de mi mordida, una mordida es como un huella dactilar, cada uno tiene la suya.

También decir que mis antecedentes psiquiátricos son porque padezco de una grave trastorno de ansiedad diagnosticado en 2011 y por el que estoy siendo tratada desde esa misma fecha. Antes de 2011 por mucho tiempo estuve conviviendo con ese trastorno creyendo que tenia una enfermedad de tipo gástrico, padecía de anemia y síntomas de desnutrición hasta el punto de temer por mi propia vida. En el momento que empece a ser tratada por ansiedad empece a engordar, podía comer cualquier cosa y me sentaba bien, mi vida cambió como de la noche al día he tenido algunos ligeras recaídas provocadas por algunos momentos de estrés, pero ese día me tomo una pastilla mas y al día siguiente como nueva.

El día de autos yo me dirigí a la comisaría tranquilamente a recoger un informe policial que me habían solicitado en la empresa GUADALAGUA para abonarme el importe de la avería que se había producido en mi vehículo al pasar por una de sus obras que estaba mal señalizada y que fue atendida por el Agente 66. En esos momentos llevaba en mi poder la suficiente documentación para que localizasen el informe pues en esos momentos disponía de mi DNI la matricula de mi vehículo y les estaba indicando la fecha y hora aproximada del accidente que se produjo entre las 16:30 y 17:00 horas del día 4 de junio.

Yo soy técnico superior de informática desde hace más de 30 años y llevo trabajando con bases de datos desde el principio de mi carrera profesional, los últimos 18 años prestando mis servicios como Técnico en informática en la JCCM . Por lo tanto me cuesta creer que en su Base de Datos no se pueda localizar un parte de accidente de un vehículo con los datos que yo le estoy proporcionado.

Me quejé a la agente que me estaba atendiendo de lo ineficiente que era su programa, y en algún momento incluso me referí a el como “una mierda de Programa”, ellos se disculparon conmigo diciendo que eran los medios de que disponían, entonces sugerí a la agente que me estaba atendiendo en esos momentos que iba a rellenar una hoja de reclamaciones quejándome de las deficiencias del sistema informático con el con el objetivo de que se mejorase. La agente me proporciono el documento solicitado y cuando me disponía a redactarlo, el otro agente que estaba en la sala, que hasta ese momento había estado discutiendo muy acaloradamente con un señor mayor y que era un Agente grande y fuerte que pesaba más de 100Kg, yo peso 44kg en estos momentos, salio del mostrador se abalanzó sobre mi retorciendo mi brazo derecho hasta la nuca, me colocó unas esposas y empezó ha hacer palanca con la esposa de mi mano derecha haciendome un daño terrible sobre los huesos, yo en esos momentos pensaba que su objetivo era partirme la mano, estando de esta guisa, yo esposada y siendo maltratada de esta manera hice un amago de morderle una pierna por que en la posición en la que me tenia en ese momento era en único lugar que tenia alcance de mi boca. Pero mi intento se vio frustrado cuando el agente percatándose de mi maniobra exclamo ¡que me quiere morder! y me retiro la cabeza de su pierna dándome un un golpe sobre la cabeza con la mano abierta. Me metió en un ascensor con la ayuda de su compañera de la que tampoco se su nombre porque ambos se negaron a dármelo y yo sin las gafas era incapaz de leer su número.

Desde el ascensor me metieron en un coche de patrulla en el que los asientos son de plástico duro y no están tapizados y me trasladaron al centro de salud de la Rosaleda, donde me dejaron mas de un cuarto de hora sol en pleno medio día, con las ventanillas cerradas, esposada, llorando y con los mocos colgando, cuando por fin pasaron al centro de salud, el personal sanitario que trabaja allí me atendió, me limpiaron la cara y de dieron agua y no recuerdo si me dieron a algún medicamento, lo que si hicieron fue llamar a la ambulancia para que me desplazaran a Urgencias del Hospital General de Guadalajara.

Tengo que destacar en este punto que el personal médico que venia en la ambulancia le propuso al agente que subió conmigo, que era otro agente distinto del que me agredió y que se dirigía a mi con respeto intentando que me tranquilizase, se negó a que me quitaran las esposas y tuve que subir esposada en la camilla de la ambulancia tumbada y de costado y con un fuerte dolor de muñecas.

Una vez en el Hospital General y ya en manos de personal sanitario, accedieron a quitarme las esposas y a atarme a una camilla donde me encontré liberada de dolor y tenia movilidad al menos para limpiarme los mocos. No estoy segura, pero se que me pusieron una inyección intramuscular y me dieron medicación antes de quitarme las esposas, recuerdo lo de la inyección porque grité ¡No inyecciones no! ¡que soy alérgica a la penicilina y al nolotil1!. Cuando terminaron todas estas torturas y yo me encontraba como un guiñapo por todos los fármacos que me habían metido y la paliza y de más torturas a las que fui sometida, llamaron a mi marido para que bajase a buscarme, me devolvieron mi bolso, al que por cierto le faltaba el carnet de identidad que tuvo que ser recogido por mi marido en la misma comisaría la día siguiente.

Por último me que resaltar que ademas de mi extrema delgadez en el año 1991 padecí de un Neumotorax espontáneo y no tengo fuerzas ni para cargar con mi maleta cuando voy de viaje.

Por otra parte quiero romper una lanza por la Policía Municipal de Guadalajara y de toda España y por extensión a todas la fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, se que la mayoría de ellos no son como este señor que me agredió tan brutalmente, pero comprendo que cada cesto tiene su manzana podrida. Espero que esto sirva para que se puedan ir retirando dichas manzanas y no terminen contaminando todo el cesto.

Un saludo, y mis mejores deseos para todo aquel que comprenda lo que he tenido que pasar. Mienten e cuanto a lo de me han detenido, yo por lo menos no he estado en ninguna celda en ningún momento.

 

Pilar Osorio

Visto 1352 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.