Martes, 09 Agosto 2022 09:38

La tradición suele ser la excusa

Escrito por Luz Hidalgo
Valora este artículo
(0 votos)
Manifestación antitaurina en Guadalajara. Manifestación antitaurina en Guadalajara.

En nombre de la tradición se cometen las más crueles vejaciones, abusos y maltratos a todo tipo de especies de animales. Ya sea para lucrarnos y servirnos de ellos, como por pura diversión, la tradición suele ser la excusa perfecta para que una masa excitada, arrope con vítores y aplausos espectáculos tan sanguinarios como las corridas de toros, las becerradas, los rallys por el campo en nuestra provincia o el toro Júbilo de Medinaceli…

Detenerse en describir cada uno de los espectáculos es absurdo. Todos, tanto ellos como nosotros, conocemos los abusos y las violencias que se cometen. Usar animales como divertimento y someterlos a humillaciones, agresiones y trágicas ejecuciones, nos produce dolor, rabia, impotencia y vergüenza. Pero también fortaleza e inteligencia para con mis compañeros y compañeras de la asociación antitaurina.

Encontrar gente cuerda como yo, es lo que me aporta un rayo de esperanza, que año tras año se va haciendo más grande. La gran familia antitaurina comparte y alimenta mis ideas de respeto, justicia y cuidados, y vemos todo esto como lo que es: un vestigio violento de épocas pasadas que pervive gracias a las subvenciones públicas con el fin único y exclusivo de tener a la gente embrutecida y a la Naturaleza esclavizada, en este caso, cosificando la vida animal. 

Es solo una pequeña muestra de cómo se divierten algunos españolitos. Muchos de ellos sólo bajan una vez al año a nuestros pueblos, y aquí esperan dar rienda suelta a lo que les enseñaron de niños. Pero por fortuna nuestra e infortunio suyo, las personas decentes vamos encontrándonos en el camino, y con el apoyo mutuo estamos elaborando la forma de seguir adelante. Tampoco es que tengamos que hacer gran cosa, entre ellos mismos comienzan a pelearse: entre ganaderías, entre banderilleros y toreros, entre aficionados que filtran sus barbaridades en redes

Y todo ello va calando en otra porción de la ciudadanía que se mostraba equidistante. Con las acciones de un lado y de otro, va quedando un poso de rechazo creciente hacia estas prácticas. Vemos que las disputas entre taurópatas han aumentado al percibir cada vez menos ingresos públicos, ya que son estos los que mantienen activa la tauromaquia y su entramado sádico va perdiendo músculo. El rechazo social tiene que obligar a los políticos a retirar las subvenciones, y ello pasa por sacar la tauromaquia de donde nunca debió entrar: el Ministerio de Cultura.

Fue este movimiento en 2011 entre el fin de la legislatura del PSOE con Zapatero y la ministra Ángeles González-Sinde, ratificada al inicio de la legislatura del PP con Mariano Rajoy y su ministro José Ignacio Wert, lo que hizo que aunque fuera una actividad deficitaria y generara pérdidas, quedaba blindada su financiación pública por la Constitución.

Estamos en el punto justo de iniciar una ILP (Iniciativa Legislativa Popular) consistente en la recolecta de firmas por parte de la ciudadanía para llevar a trámite parlamentario la necesidad de hacer que vuelva la vil tauromafia y todas sus prácticas al Ministerio de Interior, y que como una industria más, se autofinancie. Veremos así si esa boyante economía que dicen ostentar, es tan cierta como dicen. Spoiler: no. 

Por ultimo mi agradecimiento a todas y todos los que desde la empatía y el amor tratan a los animales como seres sintientes, como iguales en derechos y distintos en necesidades. No me malinterpreten, no estoy loca, nadie dice que deban ir al colegio o pidan cita en el médico, seamos adultos, pero sí que su dignidad e integridad sea garantizada por Ley en todos los ámbitos. Tenemos que compensar tanto sufrimiento gratuito e injusto. Evolucionemos dejando atrás estas cadenas de tradición, y demos valor a nuestra cultura, nuestro medioambiente, nuestra historia y nuestras gentes, que tenemos por ofrecer mucho más que toros exhaustos y vaquillas asustadas. La tauromaquia sólo ensombrece la riqueza de nuestra región. Somos muchas y muchos más quienes estamos por la labor de cuidar lo nuestro. 

Luz Hidalgo, miembro de Guadalajara Antitaurina.

Visto 503 veces