Viernes, 15 Marzo 2013 10:44

LOS AMANTES DE LA MÚSICA TENEMOS ALGO QUE DECIR

Escrito por María Jesús Calvo García
Valora este artículo
(0 votos)

Señora doña Ana Guarinos, podría empezar esta carta diciendo que tengo el placer de dirigirme a usted, pero nada más lejos de la realidad, ya que la indignación que tenemos todos  los que amamos la música nos invade.

 

Intentaré exponer  mi malestar lo más educadamente posible, ya que es lo que he aprendido en la ESCUELA PÚBLICA, hace ya algunos años. Pero le tengo que decir que me va a ser muy difícil, dado que son muchos meses de indignación acumulada.

Estamos en el mes de marzo y para nosotros, los amantes de la música, es un mes especial, ya que con motivo de la festividad de San José, durante cincuenta años, la BANDA PROVINCIAL DE MÚSICA nos deleitaba con un concierto que nosotros esperábamos con ilusión. Este año no tendremos el gusto de escucharlo, como tampoco hemos escuchado los conciertos de verano en el Parque de la Concordia, el de Santa Cecilia, el de Navidad y muchas actuaciones que la BANDA DE MÚSICA nos ofrecía y nosotros teníamos el placer de escuchar. Y nos las ha quitado  usted, porque le ha dado la gana, ya que desde que se  inicio el conflicto con los músicos, la corporación que usted preside no ha tenido en ningún momento intención de que la  BANDA continuara, o dicho de otra manera querían deshacerse de LA BANDA DE MÚSICA, y lo han conseguido; estamos hartos de escuchar en los medios de comunicación que este conflicto lo iniciaron los músicos, y no es verdad, mejor dicho, es mentira, ya estamos hasta las narices, por no decir otra cosa; le quiero recordar que los músicos estuvieron tres meses sin cobrar, pero ustedes, en Diputación, siguieron programando actuaciones para todo el año 2012, sin dar explicaciones ni querer recibirles, eso no lo dicen ustedes en sus apariciones públicas. Ya está bien de mentiras y engaños.

Los músicos de la ex BANDA PROVINCIAL DE MÚSICA, como cualquier trabajador, tiene sus obligaciones, a las que nunca han faltado, pero también sus derechos y, sobre todo, mucha dignidad; si ellos se manifestaron en silencio, es porque ustedes  lo provocaron y creo que la protesta fue de lo más respetuosa, ya que la música está compuesta de sonidos y silencios, ellos, en esta ocasión, optaron por el silencio, para reivindicar sus derechos, y le repito, con mucho respeto, distinto es lo que hicieron ustedes privándoles, al día siguiente, de entrar a su puesto de trabajo, para ensayar; les desahuciaron, palabra que ahora, desgraciadamente, está muy de moda, sin mediar palabra. Eso no lo han dicho ustedes nunca. A eso lo llamo yo prepotencia y soberbia.

Ustedes han acabado con una trayectoria musical de muchos años y de muchos sacrificios, lo que pasa es que  usted no lo sabe, o no lo quiere saber. Esas personas que son los MÚSICOS con mayúsculas, han estado muchos, muchos años sin cobrar nada, incluso llevando el bocadillo en el bolsillo y comprando sus propios instrumentos, dejando a su familia para llevar la música a todos los rincones de la provincia. Usted misma, en el último concierto de Santa Cecilia (2011), un mes antes de dejarles sin cobrar, valoró muchísimo, en un discurso dirigido al público asistente (que está grabado y se puede demostrar), la trayectoria profesional de la BANDA DE MÚSICA y se sentía muy orgullosa de tenerla en esa casa, que es la Diputación.  No entendemos esa falsedad que usted ha demostrado. Cara al público dice una cosa y de puertas para dentro hace otra.

Para llegar a esa calidad musical se necesitan muchos ensayos y dedicarle muchas horas a lo largo de muchos años, y si no pregunte a la directora, doña Nuria Matamala; usted ha acabado con todo el esfuerzo realizado y las ilusiones que los músicos tenían depositadas en nuestra Banda, que no es solo de usted, que es de TODOS.

La invitamos a que escuche con tranquilidad, cualquiera de sus obras grabadas en cuatros CDs, que no tienen desperdicio, dudo que las haya escuchado alguna vez, porque no debe ser muy aficionada a la Música, ya que su presencia en los conciertos ha sido muy escasa o nula, solamente cuando tiene que figurar, o presumir de BANDA, pero ya se le ha terminado; pasarán muchos años en conseguir una Banda de Música tan completa como la que acaba de destruir.  Estoy segura de que, si le queda algo de sensibilidad, tendrá remordimientos de conciencia.

Señora Guarinos, ahora, después de muchos conflictos, se ha terminado la BANDA DE MÚSICA, ¿Quién ha ganado? Nadie. Pero sí hemos perdido todos los ciudadanos, la cultura y la educación, de lo que tanto nos están privando últimamente, y es usted, señora Guarinos, la que se la ha cargado, mirando con lupa las  legalidades  y compatibilidades, ¡pero eso sí!, solo a los músicos de la BANDA, pues mire señora presidenta, debería echar una miradita a sus colaboradores más cercanos y a los trabajadores de su partido, que creo que ganan algo más que los cuatrocientos euros que ganaban los músicos y, seguramente, también encontrará alguno incompatible con su puesto de funcionario. Usted misma es presidenta de la Diputación y presidenta del PP en Guadalajara. Seguramente esos dos puestos sí son compatibles, y los de su jefa, Dolores de Cospedal, que creo que tampoco puede vivir con un solo sueldo. ¡Ya está bien de tanta hipocresía!

¿Cómo puede pensar que con cuatrocientos euros escasos puede vivir una familia? Tendrán que tener otro trabajo, vamos, digo yo. Y si no, póngales un sueldo como el que tienen ustedes y todos tendrían dedicación exclusiva. Nos ha privado de la música de nuestra BANDA, a la que muchos personas recurríamos para llenar nuestra vida de alegría, porque eso es la música, alegría y felicidad, y estará de acuerdo que, con lo que nos está cayendo, es de lo poquito que nos quedaba en Guadalajara, ya que su partido está acabando con todo lo que huele a cultura, sanidad y educación.

Los ciudadanos de Guadalajara amantes de la música estamos enfadados, muy enfadados, ante tanta injusticia. Por un momento me gustaría pensar que, a pesar de su aspecto de seca, adusta y cortante (como la han definido algunas personas), en su corazón quede un huequecito para la música y para comprender la indignación de muchos ciudadanos.

He leído que usted se define como una persona cabezona y exigente; pues en este caso sí que creo que ha sido una cabezonería de usted la que ha llevado a esta falta de entendimiento. Señora presidenta, muchas veces hay que dejar la arrogancia y ser más humilde. El conflicto se le ha ido de las manos. En el pecado llevará la penitencia.

No creo que le haga mucha gracia que su nombre aparezca en las hemerotecas como doña Ana Guarinos, presidenta de la Diputación de Guadalajara, acabó, por falta de sentido común, con la BANDA PROVINCIAL DE MÚSICA, después de cincuenta y dos años en activo. Desde luego, no es el mejor titular para su currículo político. Usted ha acabado con la BANDA PROVINCIAL, pero su MÚSICA permanecerá siempre en nuestros oídos y nuestros corazones. Afortunadamente nos han dejado un buen legado, sus discos, que podremos seguir escuchando. Muy distinto al legado que nos va a dejar usted.

Quiero hacer una mención especial, a modo de homenaje, de dos directores (ya fallecidos), que tanto lucharon por la BANDA PROVINCIAL, don Julián Pinilla, como fundador, y don José Simón, que continuó su labor enseñando a muchos niños, integrándoles en la Banda. Estoy convencida que si ellos hubieran estado presentes la banda nunca se habría deshecho.

Seguramente esta carta o comentario no le hará a usted mucho daño, ya que los políticos están acostumbrados a la crítica y tienen las espaldas muy anchas, pero le digo, con honestidad, que escuche al pueblo, que se baje del sillón que tanto le gusta y sea más empática. Le deseo, por el bien de todos, que de este conflicto haya aprendido algo.

Señora presidenta, le diré que estoy muy cabreada. La BANDA DE MÚSICA ha formado  parte de mi vida, pero desde este momento me siento mucho mejor, porque le he dicho lo que pienso y no es una rabieta, es un sentimiento muy profundo. Se lo digo por escrito, pero no hubiera tenido ningún inconveniente de decírselo personalmente, eso sí, con mucha educación, ya la dije al comienzo de esta carta que lo aprendí en la ESCUELA PÚBLICA, y usted sabe que todo lo que he escrito es verdad, aunque no lo quiera reconocer.

Para terminar, le voy a decir una frase que a mí me gusta mucho.” QUIEN AMA LA MÚSICA AMA LA VIDA”. Piense y reflexione. Rectificar es de sabios.

 

María Jesús CALVO GARCIA

Visto 1108 veces Modificado por última vez en Viernes, 15 Marzo 2013 13:48

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.