Miércoles, 13 Julio 2016 18:28

Otra carta abierta sobre los conciertos de Ferias

Escrito por Daniel Jiménez
Valora este artículo
(0 votos)

Estimado alcalde, espero que ni tú ni el responsable de Malvhadas os toméis a mal que te dirija a ti la respuesta a la carta abierta que se me ha dirigido. Siempre que he formulado críticas y pedido explicaciones han sido políticas y dirigidas al alcalde. Nunca he entrado en polémicas con ninguna empresa y no lo voy a hacer ahora. No es esa mi labor, sino intentar que el Ayuntamiento del que formo parte cumpla la legalidad en todos  sus contratos y cuando considero que puede haber alguna anomalía, la denuncio. Pero, lamentablemente, me he encontrado ya en varias ocasiones con idéntica forma de proceder: el alcalde de mi ciudad nunca da la cara cuando hay sospechas de anomalías en algunos contratos públicos del Ayuntamiento y son las empresas implicadas las que se encargan de intentar atacarme.

Eso sí que es utilizar a empresas como instrumento de confrontación política. Sería muy bueno que, por una vez, el alcalde deje de esconderse detrás de técnicos municipales y empresas y sea él quien dé toda la información que se va a solicitar en la Comisión de Transparencia sobre el contrato de los conciertos de las próximas Ferias de Guadalajara.

Antes de entrar en detalles concretos sobre cuestiones que se plantean en el escrito al que estoy respondiendo, me gustaría contextualizar cómo se ha llegado a las sospechas de anomalías en la adjudicación del contrato de los conciertos de las próximas Ferias. Desde que Antonio Román es alcalde de Guadalajara, los conciertos se han adjudicado siempre a la misma empresa, durante seis años por adjudicación directa y solo los dos últimos por concurso “abierto”. La misma empresa a la que se han adjudicado todas las ediciones del Festival Gigante, previo a las Ferias y fuera del contrato de los conciertos, pero curiosamente poniendo en el pliego de condiciones de este concurso que el escenario debe ser el mismo que ya ha montado esa empresa para el citado Festival Gigante. Paralelamente, hay un espacio público municipal –el TYCE- que sin ningún tipo de concesión, permiso ni tarifa explota una sola empresa. La misma de los conciertos.

Bien, llegados a este punto, nos encontramos con que el concurso “abierto” para contratar los conciertos de las próximas Ferias se convoca en el mes de abril de este año. A él se presenta una sola empresa, otra vez la misma, pero no se puede adjudicar por anomalías en la oferta económica y debe convocarse de nuevo. Entonces es cuando nos enteramos de que esa empresa ha reservado a varios artistas de los que luego se pondrían en el pliego de licitación, pagando por ello, dos meses antes de convocarse el concurso. Es decir, hasta abril ninguna empresa debía saber qué artistas quería traer tu equipo de Gobierno a las próximas Ferias, pero en febrero había una empresa, siempre la misma, que ya los conocía. O tal vez fuese al revés: la empresa tenía reservados unos artistas que luego se ponen en el pliego de licitación del concurso “abierto”.

Me llama la atención que, por ejemplo, se cite como normal el precontrato con 1.200 euros de adelanto a The Zombie Kids, que estaba en la oferta de esa empresa para el primer concurso, el que fue anulado. Pero que en el segundo concurso, ese artista haya desaparecido de la oferta de esa misma empresa. ¿Qué había pasado? Que en el tiempo transcurrido entre un concurso y otro ya se había conocido que ese artista estaba precontratado desde febrero. Si tan normal era tener ese precontrato con dos meses de antelación a la convocatoria del concurso “abierto”, ¿por qué se saca a ese artista de la segunda oferta?

Luego está el tema del concierto estrella de las próximas Ferias: el de Malú. Antes de abrir la oferta económica del primer concurso “abierto”, alguien filtra a los medios de comunicación que actuará el sábado de Ferias en Guadalajara. Nadie del equipo de Gobierno lo desmiente ni matiza siquiera que el contrato todavía no está adjudicado. ¿Cómo podía haber tal seguridad? Un mes después, el concurso se anula. Se convoca el segundo concurso “abierto” y Malú vuelve a aparecer en la única oferta presentada, otra vez de la misma empresa. Seguramente en la Comisión de Transparencia podrás, alcalde, explicar por qué había tanta seguridad de contar con esta cantante, que tiene un elevado caché, acorde con su prestigio artístico.

Quiero aclarar también que jamás he puesto en duda la profesionalidad de esta empresa. Así como que nunca he tratado ni trataré de perjudicar a ninguna empresa de Guadalajara, como se me está acusando. Al contrario, cuando este alcalde y su equipo de Gobierno han tratado de adjudicar contratos que impedían la concurrencia de empresas de Guadalajara, léase el famoso “megacontrato”, ha sido el Grupo Municipal Socialista el que más ha luchado para que semejante barbaridad no se llevase a cabo y para que las empresas de nuestra ciudad tuvieran las mismas oportunidades que otras para concursar por los contratos municipales.

Creo, estimado alcalde, que no debes dejar pasar la oportunidad de aclarar todo lo sucedido con el concurso “abierto” de los conciertos de Ferias en la Comisión de Transparencia Municipal. Lanzar a una empresa a intentar polemizar públicamente con la oposición no aporta nada al caso. La empresa está en lo suyo: tratar de defender su beneficio económico, en este caso a través de contratos municipales. Y nosotros, los representantes políticos de la ciudadanía, debemos estar en lo nuestro: disipar cualquier sombra de duda sobre posibles anomalías y velar por que el Ayuntamiento se conduzca dentro de la más estricta legalidad y decencia.

Ese es mi objetivo y me gustaría que fuese también el tuyo. Un cordial saludo.

Daniel Jiménez Díaz
Portavoz del Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Guadalajara

Visto 1293 veces Modificado por última vez en Miércoles, 13 Julio 2016 18:31

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.