No siempre llueve a gusto de todos, y viene siendo así desde el principio de los tiempos. Esta máxima puede aplicarse a la política, el deporte, la salud y a todos los ámbitos de la vida, pública y privada.

Publicado en Tribuna Abierta