Una de las cosas más gratificantes que existen, sea de manera individual o colectiva, es levantarse cada mañana, mirarse al espejo y reconocer en la imagen que nos devuelve a la persona y a la sociedad que queremos ser y por la que trabajamos cada día.

Publicado en Tribuna Abierta