Domingo, 17 Mayo 2015 09:57

Votar por correo, una odisea

Escrito por Jacinto Solanas
Valora este artículo
(3 votos)

Buenos días:

Me llamo Jacinto Solanas, actualmente vivo en Metz (Francia) con mi mujer y mi hija, y votar por correo no ha sido tan fácil como uno se hubiera imaginado.

Desde el pasado 1 de septiembre trabajo (en el extranjero, dónde si no) como profesor de español en un país vecino como Francia pero en la mismísima frontera Alemana, y es en Metz donde vivo con mi mujer y mi hija.

Este enero, cuando empezaba el año más electoralista de España, decidí informarme para solicitar el voto por correo (eso que desde niño te asombra más que las propias elecciones porque los anuncios parecen más cercanos y lejanos a la vez, y que tantas veces se dedicaban a repetir voto por correo voto por correo...).

Y así fui al consulado de Estrasburgo con el fin de inscribirnos como no residente (lo cierto es que en cuanto termine mi contrato el próximo mes, volveremos a España, el motivo de estar viviendo en Francia es temporal), a fin de poder votar yo y mi mujer en las elecciones de Mayo. Era a principios de febrero, fueron 330 kilómetros, y pensé todo estaba hecho (eran los trámites que se exigían el la web del consulado).

Llegamos al mes de abril decidimos interesarnos en saber si estábamos bien inscritos, y claro, la respuesta fue: “No, no lo está”. Al ser no residente se me quita el derecho a voto y tengo que reclamarlo*. Y así, en una semana en la que desde luego trabajaba, me vi obligado a volver a acudir a Estrasburgo y realizar dicho tramite ya que “sólo en persona se puede solicitar la certificación del voto”. Y fue en ese himpás de otros 330 km, cuando nos explicaron que en la mayor urgencia llegarán las papeletas de voto y las instrucciones, al domicilio en Francia, antes del 7 de mayo.

Así pasaron los días desde aquel 9 de abril hasta... el pasado 11 de mayo, cuando por fin recibimos las papeletas y las instrucciones pertinentes: en las que se nos emplazaba a que antes del día 20 debíamos haber enviado el voto por correo certificado a la mesa electoral.

Y un día como cualquier otro, un 15 de marzo fuimos a La Poste, digo, correos, con las instrucciones bien aprendidas y los sobres bien cerrados, cuando varios empleados nos insistieron en que las instrucciones que tenían por parte de la embajada Española era que esos sobres se enviaban a Estrasburgo. Tuve que explicar que no soy residente, me encuentro temporalmente en el extranjero, y así el consulado me lo ha hecho recordar 2 veces, y por ello debía hacer el envío a España.

Después de un largo debate, aceptaron nuestras instrucciones bajo las dudas de cómo era posible que no tuvieran toda la información sobre los dos tipos de voto por correo**, y sólo tuvieran una circular para tramitar todos los tipos y variantes de voto electoral.

Finalmente parece que lo hayamos conseguido mi mujer y yo, después de este vaivén al consulado, de estos días de espera sin saber que ocurriría, y de finalmente ver que aún y así querían enviar mi voto al Consulado (donde lo descartarían por ser como he dicho por enésima vez: no pertinente, digo, residente. Pero no sé si los demás y las demás lo habrán conseguido, si habrán tenido el tiempo necesario para ser tan cabezones, y poder hacer cábalas para hacer la ruta Metz-Estrasburgo.

Al menos me tranquiliza no haber votado en Melilla***

* Solicitud de certificado para el voto por correo de electores temporalmente en el extranjero
** Un residente vota a través del consulado y su voto llega a la ciudad que tenga asignada. Un no residente, conserva su colegio electoral y debe destinar allí su voto (como utópicamente aparece en el anuncio)
*** http://www.diariosur.es/agencias/andalucia/201505/15/denuncia-burda-manipulacion-voto-391461.html

Jacinto Solanas

{module Robapaginas Google}

Visto 1050 veces Modificado por última vez en Domingo, 17 Mayo 2015 10:03

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.